Sindicatos buscan imponer a la fuerza contrato a trabajadores de tiendas de víveres en Sur de California

por Jake Dean
9 septiembre 2014

Este artículo apareció en ingles el 2 de septiembre del 2014

Trabajadores de tiendas de víveres (supermercados) en Sur de California votan hoy por (o en contra de) un contrato tentativo acordado entre el Sindicato Unido de Trabajadores Comerciales y de Comida (UFCW, siglas en inglés) y Food 4 Less, una división de Kroger Company. El contrato incluye a 6,500 trabajadores de 95 tiendas de la cadena Food 4 Less.

El sindicato, de manera descaradamente antidemocrática, mantiene en secreto todos los detalles del tentativo nuevo acuerdo, el cual fue elaborado a puertas cerradas con la administración.

Trabajadores de Food 4 Less no han tenido un contrato desde el 8 de junio. Kroger, con sede en Cincinnati y listado en las lista de grandes empresas Fortune 500, obtuvo más de $500 millones en ganancias el primer semestre de este año. La compañía ha exigido continuamente concesiones por parte de los trabajadores en forma de recortes de salarios y beneficios y el mayor uso de trabajo a tiempo parcial.

El ataque a los trabajadores de tiendas de víveres de Food 4 Less es parte de un ataque más amplio a los trabajadores del sector servicios. Trabajadores de tiendas de víveres en toda la nación han visto sus sueldos reales estancarse o declinar hasta llegar a niveles de pobreza, junto con el surgimiento del empleo inseguro e irregular.

Este tipo de trabajo de bajos salarios es típico de las condiciones que confrontan la entera clase trabajadora. La administración Obama elogia una "recuperación económica" cuya realización se encuentra por completo en la forma de enormes ganancias corporativas, un mercado de valores en auge y una desigualdad récord. El desempleo masivo persiste y la amplia mayoría de empleos "creados" desde el colapso económico son insuficientes para satisfacer las necesidades básicas.

Los sindicatos, incluyendo al UFCW, han jugado un rol importantísimo en llevar a cabo los dictados de las corporaciones y los grupos políticos. Si bien existe un enojo creciente entre los trabajadores de tiendas de comestibles, los sindicatos han buscado de manera sistemática aislar a los trabajadores, prevenir cualquier lucha y forzar contratos de concesiones tras contratos de concesiones.

Las acciones del UFCW en relación a los trabajadores de Food 4 Less son particularmente reveladoras. El sindicato, que también incluye trabajadores de otros supermercados en California (Vons, Albertsons y Ralphs), ha mantenido contratos por separado este año para así aislar y hacer enfrentar unos trabajadores contra otros.

El sindicato permitió que el viejo contrato expirara en junio sin tomar ninguna acción formal. En julio, los trabajadores votaron abrumadoramente para autorizar una huelga como una expresión del deseo entre ellos de una lucha. La respuesta del sindicato fue convocar un boicot de consumo por una semana en agosto, esto tenía como objetivo aparentar ser de oposición mientras el sindicato conspiraba con la administración a espaldas de los trabajadores.

El sindicato ha rechazado comentar en cualquier aspecto del nuevo acuerdo hasta el 2 de setiembre, esto es, luego de que los miembros hayan votado. El objetivo es pasar a la fuerza un contrato tan pronto como sea posible antes de que los trabajadores examinen en lo que están votando.

La única información disponible sobre el nuevo contrato es una declaración de Bryan Kaltenbach, presidente de Food 4 Less, en la cual ensalza al contrato como un "paquete de compensaciones sólido y competitivo”. En el lenguaje corporativo de EE.UU, "competitivo" significa "bajos salarios".

Cuando miembros consternados expresaron en Facebook un interés de revisar el acuerdo antes del voto la respuesta del Local 135 del UFCW fue evasiva, declarando: "Creemos que estará extremadamente complacido con los detalles del acuerdo tentativo... Sin embargo, no podemos permitir que el contrato sea revisado previamente a la fecha de ratificación. Líderes de la Local de Sur de California quieren proteger la legalidad de los documentos". Estos comentarios fueron eventualmente sacados de Facebook para silenciar cualquier discusión adicional.

Tácticas similares fueron usadas en el 2011 para un contrato en Ralphs, Albertsons and Vons que incluía un incremento en contribuciones de los obreros al seguro médico. En aquel tiempo, Rick Icaza, el Presidente del Local 770 UFCW declaró su solidaridad con las compañías y que su objetivo era "preservar su posición competitiva para ser capaz de obtener rentabilidad".

En el 2012, un acuerdo del UFCW que cubría a los trabajadores de Food 4 Less incluyó un incremento similar sobre los costos médicos (el trabajador paga más).

El rol de los sindicatos fue dejado en claro por el presidente del UFCW Joe Hansen, después de la venta de Safeway al fondo “buitre” de inversión Cerberus, el cual ya posee Albertsons. "entre arribas y abajos, el UFCW ha mantenido buenas relaciones con Safeway y Cerberus", declaró Hansen. "El UFCW trabajará de manera cercana [con ellos] a través de este proceso de traspase y más allá de ello para que estas compañías líder de supermercados puedan mantener una fuerte participación de mercado".

En otras palabras, el rol del UFCW es asegurar las ganancias de las compañías. Este rol está siendo demostrado en el voto apresurado en Food 4 Less.