El legado de 1905 y la estrategia de la Revolución Rusa

La segunda conferencia sobre la Revolución Rusa tendrá lugar este sábado

22 marzo 2017

Este sábado, 25 de marzo, el Comité Internacional de la Cuarta Internacional estará presentando la segunda de una serie de conferencias en conmemoración al centenario de la Revolución Rusa.

Fred Williams, traductor de numerosas obras rusas, miembro del Partido Socialista por la Igualdad y experto en historia rusa, hablará sobre “El legado de 1905 y la estrategia de la Revolución Rusa”.

La Conferencia será transmitida en vivo a las 5:00 pm, hora de verano del este (EDT; Eastern Daylight Time). Para inscribirse para la serie y obtener más información sobre la zona horaria correspondiente, puede visitar wsws.org/1917.

Una gran audiencia de más de mil oyentes de más de sesenta países participaron en la primera charla, “¿Por qué estudiar la revolución rusa?”, entregada por el presidente del Consejo Editorial del WSWS, David North.

La revolución rusa de 1905, llamada “el ensayo general” o “el magnífico preludio” de 1917, contuvo todos los elementos esenciales que marcaron el inicio de una nueva era histórica — la época de la revolución proletaria. Las clases involucradas — la despótica aristocracia, la burguesía, el campesinado y la clase obrera — terminaron combatiendo los problemas no resueltos de 1905 doce años más tarde, en lo que sería la primera revolución socialista exitosa.

La autocracia zarista no fue derrocada en 1905, pero sus días estaban contados. La incipiente clase capitalista y sus aliados “liberales” resultaron incapaces de derrocar al Zar y abrir paso a una república parlamentaria. Cuando la clase obrera comenzó a hacer sus propias demandas, la burguesía liberal demostró que temía más al proletariado de lo que le molestaba el despotismo del Zar.

Los acontecimientos revolucionarios de 1905 son sumamente dramáticos: el Domingo Sangriento; la expansión de las huelgas industriales; una huelga general en el otoño; la sublevación de la flota; la formación del primer Consejo de Diputados de Obreros en la capital; el engañoso manifiesto de octubre del zar que prometía reformas limitadas; la insurrección armada en Moscú y su represión sangrienta; la venganza brutal de las expediciones zaristas, particularmente contra los trabajadores.

Todos los partidos políticos que existían fueron puestos a prueba. Las divisiones entre las dos alas principales del Partido Obrero Socialdemócrata Ruso, los bolcheviques y mencheviques, empezaron a desentrañarse más claramente. En los amplios debates sobre los aspectos de la revolución, una voz nueva comenzó a tomar protagonismo: la del joven León Trotsky, quien dirigió brevemente el Sóviet de Petersburgo y luego elaboró la Teoría de la Revolución Permanente a raíz de las lecciones esenciales que extrajo de 1905.

Doce años más tarde, sólo el Partido Bolchevique, encabezado por Lenin y Trotsky, fue capaz de armar y organizar a las masas obreras para la toma del poder en octubre. La victoria de 1917 no habría sido alcanzada sin la colosal experiencia revolucionaria de 1905.

Entre las obras traducidas por Williams, se encuentra una serie de ensayos escritos por Trotsky a partir de marzo de 1917 que el WSWS está publicando; muchos están siendo traducidos al inglés por primera vez.

El WSWS insta a todos sus lectores a registrarse a la serie de conferencias en wsws.org/1917.