Macron advierte a la revista Economist sobre la guerra mundial, el colapso de la alianza de la OTAN

por Alex Lantier
11 noviembre 2019

Las divisiones intratables entre las potencias imperialistas que dos veces en el siglo XX estallaron en guerras mundiales están minando nuevamente las alianzas internacionales clave para los asuntos del capitalismo mundial. Este fue el contenido de una larga y profundamente pesimista entrevista que el presidente francés Emmanuel Macron concedió al Economist de Gran Bretaña, declarando que la alianza de la OTAN entre Estados Unidos y Europa está muerta. La entrevista contenía declaraciones prácticamente sin precedentes para un presidente francés de que se tenga memoria.

Macron expresó por primera vez su desconcierto por la situación mundial y su frustración por la política estadounidense. “Estoy tratando de ser lúcido, pero mire lo que está sucediendo en todo el mundo”, dijo. “Hubiera sido impensable hace cinco años. Agotándonos con el Brexit de esta manera, Europa tiene tantas dificultades para avanzar, un aliado estadounidense que nos da la espalda tan rápidamente en cuestiones estratégicas, nadie lo hubiera pensado posible”.

Al enfatizar el peligro de una guerra mundial, Macron indicó que ve la política de los Estados Unidos en una amplia gama de temas desde Medio Oriente, Rusia, China y las finanzas globales como amenazas a los intereses vitales franceses. Atacó la retirada de Trump de las tropas estadounidenses de Siria, dando luz verde a un ataque turco contra las milicias kurdas que servían como representantes de la guerra de la OTAN en Siria.

“Creo que lo que estamos viendo es que la OTAN tiene muerte cerebral”, dijo Macron. Indicó su preocupación de que el Artículo 5 sobre la autodefensa colectiva de la OTAN podría arrastrar a Francia a una guerra lanzada por su aliado nominal de la OTAN, Turquía, contra Siria y el principal aliado de Siria, Rusia: “¿Qué significa el Artículo 5 mañana? Si el régimen (del presidente sirio) Bashar al-Ásad decide contraatacar contra Turquía, ¿nos comprometeremos militarmente? ... Desde un punto de vista estratégico y político, lo que ha sucedido es un problema enorme para la OTAN”.

Macron también atacó la política estadounidense hacia Rusia, una potencia importante con armas nucleares: “Cuando Estados Unidos es muy duro con Rusia, es una forma de histeria gubernamental, política e histórica”.

Macron enfatizó que la política de Estados Unidos podría provocar una guerra total con Rusia, y pidió en cambio desarrollar una alianza con Moscú: “Si queremos construir la paz en Europa y reconstruir la autonomía estratégica europea, debemos reconsiderar nuestra posición hacia Rusia”. Agregó que Francia puede “hablar con todos y así construir relaciones para evitar que el mundo suba en una conflagración”.

Macron también advirtió sobre “la aparición, en los últimos 15 años, de una potencia china que plantea un peligro de bipolarización y claramente margina a Europa. El peligro de un ‘G2’ estadounidense-chino se suma al del retorno de los poderes autoritarios cerca de Europa”, como Rusia y Turquía. Acabando de regresar de un viaje a China, donde firmó contratos por $15 mil millones y denunció los aranceles de la guerra comercial de Estados Unidos contra China y Europa, Macron dijo que era “neutral” respecto a Huawei, una compañía que Washington ha tratado de evitar que instale arquitectura de internet europeo y global.

Macron destacó las amargas luchas por los mercados entre los principales Estados capitalistas. Señalando los temores de un colapso financiero de los Estados Unidos que arrastraría a Europa con él, atacó las políticas de guerra comercial de los Estados Unidos y declaró: “Europa es un continente con muchos ahorros. Gran parte de estos ahorros se destina a comprar deuda estadounidense. Por lo tanto, nuestros ahorros financian el futuro de los Estados Unidos y estamos expuestos a su fragilidad. Esto es absurdo”.

Subrayando que considera que las políticas de guerra comercial de Estados Unidos son inaceptables, Macron agregó: “Trump ... plantea la cuestión de la OTAN como un problema comercial. Para él, es un plan en el que Estados Unidos proporciona una especie de cobertura geopolítica, pero a cambio, existe una relación comercial exclusiva. Es una razón para comprar lo estadounidense. Pero Francia no se apuntó para tal alianza”.

Macron enfatizó repetidamente que él y otros jefes de Estado europeos están sacando conclusiones de gran alcance sobre la viabilidad no solo de los lazos con Trump, sino también de la alianza de la OTAN de 70 años con Estados Unidos.

Citando las desestimaciones de Trump de sus preocupaciones sobre el Medio Oriente con comentarios privados de que “Este es su vecindario, no el mío”, agregó Macron: “Cuando el presidente de los Estados Unidos dice eso, para actuar de manera responsable no podemos dejar de sacar conclusiones de ello o, en cualquier caso, comenzar a reflexionar, aunque no queramos hacerlo. … Algunas alianzas o la confiabilidad de ciertos lazos están en duda. Creo que muchos de nuestros socios han visto esto y que las cosas están comenzando a moverse en este tema”.

Aunque el Economist ocultó su traducción al inglés de la entrevista de Macron detrás de un muro de pago, causó consternación entre los funcionarios de la OTAN. El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, en Europa por el 30 aniversario de la caída del Muro de Berlín, respondió a Macron: “Creo que la OTAN sigue siendo una asociación importante, crítica, quizás históricamente una de las más estratégicas y críticas en toda la historia registrada”.

La canciller alemana, Angela Merkel, calificó los comentarios de Macron como “palabras drásticas” y agregó: “No creo que sean necesarios juicios tan radicales, aunque tengamos problemas y necesitemos aunar esfuerzos”.

De hecho, sin embargo, amplios sectores de la burguesía europea están de acuerdo con Macron. En una columna titulada “Macron tiene razón”, la revista alemana Der Spiegel escribió: “El presidente francés ha declarado a la OTAN con muerte cerebral, y hay mucha indignación. Pero esencialmente, el análisis de Macron es correcto”.

Continuó: “El cuerpo de una persona con muerte cerebral parece vivir, pero de hecho está muerto y cualquier forma de terapia no tiene sentido. Esto es lo que el presidente de Francia piensa de la OTAN”. Descartando las críticas de Merkel al “juicio radical” de Macron sobre la OTAN, Der Spiegel declaró: “En realidad, esta es una defensa bastante tibia de la OTAN. Merkel también tiene claro que el paciente realmente se encuentra en tal situación”.

La discusión en los círculos gobernantes sobre el colapso de una alianza de 70 años entre potencias imperialistas que dos veces en el siglo XX llevaron a la guerra mundial apunta a una crisis muy peligrosa. El sistema capitalista vuelve a amenazar a la humanidad con una conflagración global, esta vez librada con armas nucleares. Significativamente, el propio Macron enfatizó que lo que está surgiendo no es una disputa pasajera dentro de la OTAN, sino un colapso profundo de las relaciones internacionales preparado durante décadas de guerras imperialistas desde la disolución estalinista de la Unión Soviética en 1991.

El Comité Internacional de la Cuarta Internacional (CICI) explicó que la liquidación de la Unión Soviética no fue producto de la bancarrota del marxismo, sino del programa económico nacionalista, autárquico y antitrotskista del estalinismo. Los regímenes estalinistas fueron superados por Estados capitalistas capaces de comprometerse directamente con los recursos del mercado mundial, gracias a la globalización capitalista. Ante la creciente militancia de la clase trabajadora en la década de 1980, la burocracia estalinista restauró la propiedad capitalista y estableció estrechos vínculos con el imperialismo.

Después de la disolución de la Unión Soviética en 1991, el CICI se opuso a los propagandistas burgueses como Francis Fukuyama, quienes afirmaron que eso significaba el “Fin de la Historia”, la muerte del marxismo y el triunfo final de la democracia capitalista. De hecho, la disolución de la Unión Soviética fue un reflejo de una crisis cada vez más intensa del sistema del Estado-nación en el que está arraigado el capitalismo. Sin embargo, esta crisis también estaba minando a los Estados capitalistas, particularmente en medio de la ola de guerras imperialistas de la OTAN en Medio Oriente y África.

Macron, el presidente-banquero, es sin duda un feroz oponente del socialismo, pero este análisis se discute claramente dentro de su gobierno. Le dijo al Economist: “Hubo una concepción generalizada que se desarrolló en los años '90 y 2000 en torno a la idea del Fin de la Historia, una expansión interminable de la democracia, que el campo occidental había ganado y se universalizaría. Era la historia en la que vivíamos hasta la década de 2000, cuando una serie de crisis demostró que no era cierto”.

Macron admitió: “A veces cometimos errores al tratar de imponer nuestros valores y cambiar los regímenes sin obtener el apoyo popular. Es lo que vimos en Irak o Libia ... y tal vez lo que se planeó para Siria, pero eso falló. Es un elemento del enfoque occidental, diría yo en términos genéricos, que ha sido un error desde el comienzo de este siglo, quizás un error, debido a la convergencia de dos tendencias: el derecho de intervención extranjera y el neoconservadurismo. Los dos se enredaron, con resultados dramáticos”.

Macron admite que las políticas de los principales gobiernos de la OTAN en los últimos 30 años fueron políticamente criminales. Macron no lo recordó, pero Trump declaró en un tuit que solo Estados Unidos gastó “8 billones de dólares” en guerras en las que “millones de personas han muerto” y “basado en una premisa falsa y refutada”. En cuanto a Macron, él mismo está profundamente implicado, como exministro en el gobierno francés que presionó para bombardear Siria en 2013.

Las declaraciones de Macron son una indicación de la urgente necesidad de construir un movimiento contra la guerra en la clase trabajadora internacional basado en una perspectiva revolucionaria y socialista. El sistema capitalista no solo está en bancarrota y es criminal. Sus conflictos crecientes sobre los mercados y su ventaja estratégica son, como admiten los principales funcionarios capitalistas, colocar al mundo al borde de una conflagración total.

La perspectiva reaccionaria que Macron describió para abordar esta situación, es decir, una mayor colaboración internacional entre las agencias de espionaje contra el terrorismo islamista no resolverá los conflictos interimperialistas subyacentes sobre los mercados y la ventaja estratégica. De hecho, es bastante obvio que la solución que Macron propone sobre una base capitalista solo intensificará los conflictos.

“Debemos repensar claramente la relación estratégica ... cómo reconstruir lo que he llamado una arquitectura de confianza y seguridad”, dijo Macron, y agregó: “Haremos que nuestras agencias de inteligencia trabajen juntas, compartamos una visión de la amenaza, intervengamos tal vez de manera más coordinada contra el terrorismo islamista en todo nuestro vecindario”.

Al contrastar el islamismo con “nuestro modelo construido en el siglo XVIII con la Ilustración europea”, Macron calificó al islamismo como “el peor enemigo de los valores humanistas europeos que se basan en individuos libres y razonadores, la igualdad entre mujeres y hombres y la emancipación”.

Esto es absurdo. Macron no es un defensor de la Ilustración, sino un banquero de derechas y un político que, como parte de su represión policial contra la creciente oposición a sus políticas de austeridad y desigualdad social, ha lamentado la revolución francesa y ha declarado que Francia necesita un rey. En cuanto a su invocación repetida de los “valores humanistas”, son desmentidos por sus constantes llamamientos al odio neofascista hacia el islam, que abunda y crece en las fuerzas de seguridad francesas.

Lo que propone Macron es una política no para detener el impulso hacia la guerra, sino para fortalecer aún más las agencias de represión estatal que se movilizarían contra un movimiento contra la guerra.

(Publicado originalmente en inglés el 9 noviembre 2019)