Ataques aéreos israelíes contra Siria amenazan con ampliar guerras en Oriente Próximo

por Bill Van Auken
22 noviembre 2019

La Fuerza Aérea israelí llevó a cabo un asalto importante contra Siria en la madrugada del miércoles, atacando a más de 20 objetivos en las afueras de Damasco y dejando al menos 23 muertos.

Según los informes, los muertos en los ataques aéreos incluyeron soldados del gobierno sirio, milicianos aliados y miembros de la misión de asesoramiento de la Fuerza Quds iraní enviada para ayudar al gobierno del presidente Bashar al-Asad en su guerra de ocho años contra las milicias islamistas respaldadas por Occidente.

Al menos dos civiles murieron en los ataques, un sastre, Hayoub Safad y su esposa, cuando un misil israelí destruyó su hogar. Varios otros civiles resultaron heridos por ametralladoras, incluida una niña, cuya casa en el suburbio de Qudsaya, al oeste de la capital siria, fue golpeada, informó la agencia de noticias del Gobierno sirio SANA.

El Gobierno israelí lanzó el ataque como represalia por el lanzamiento de cuatro misiles de Siria al territorio sirio ocupado por Israel de los Altos del Golán el martes. Sin embargo, esos misiles habían sido lanzados en respuesta a un ataque israelí el día anterior contra un convoy de vehículos pertenecientes a una milicia chiita alineada con Irán en el este de Siria.

Un paramédico trata a una mujer herida por un misil israelí en Damasco, Siria, miércoles 20 de noviembre de 2019 (SANA via AP)

La agresión israelí en Siria se produjo en medio de signos de una escalada de la campaña de Estados Unidos contra Irán, a la que Washington ha apuntado como un obstáculo principal para su intento de afirmar la hegemonía imperialista estadounidense sin obstáculos sobre la región rica en petróleo de Oriente Próximo.

Un grupo de ataque de portaaviones liderado por el USS Abraham Lincoln navegó a través del estrecho de Ormuz, estratégicamente vital, hasta el golfo Pérsico el martes. La vía fluvial de 34 km de ancho se encuentra casi por completo en las aguas territoriales de Irán y es un punto de estrangulamiento para el tránsito de una quinta parte del comercio mundial de petróleo y un tercio de su gas natural líquido.

Una serie de incidentes recientes en las proximidades del estrecho, que incluyen ataques contra buques, así como el derribo de un avión no tripulado estadounidense en junio y la orden de ataques aéreos de represalia estadounidenses cancelados por el presidente estadounidense Donald Trump en el último minuto, han agudizado las tensiones en el área. Esto fue seguido por ataques devastadores a instalaciones petroleras clave de Arabia Saudita en septiembre, de las cuales los rebeldes hutíes de Yemen se atribuyeron la responsabilidad, mientras que Washington culpó a Teherán.

El martes, Trump dirigió una carta a la Cámara de Representantes y al Senado de los EE. UU. informándoles, supuestamente bajo el cumplimiento de la Ley de Poderes de Guerra, que otros 3.000 soldados estadounidenses están siendo enviados a Arabia Saudita. El propósito de su despliegue escribió, es "asegurar a nuestros socios, disuadir aún más el comportamiento provocador iraní y reforzar las capacidades defensivas regionales". Las tropas permanecerán en Arabia Saudita "mientras se requiera su presencia", agregó. El último despliegue militar de Estados Unidos en Oriente Próximo es parte de una escalada continua de Washington desde mayo pasado, cuando envió un grupo de combate de portaaviones, un grupo de ataque aéreo dirigido por bombarderos B-52 con capacidad nuclear y tropas estadounidenses adicionales a la región, supuestamente en respuesta a las amenazas de Irán.

El nuevo despliegue es una exposición más del cinismo de las afirmaciones demagógicas de Trump de sacar a las tropas estadounidenses de Oriente Próximo y poner fin a las "guerras interminables" de Washington. Su orden el mes pasado de retirar las tropas estadounidenses de Siria, tras dar luz verde a la invasión turca destinada a expulsar a los antiguos aliados del Pentágono de la milicia kurda-siria, YPG, de la frontera sirio-turca, fue revertida después de una tormenta de críticas dentro de la élite política de Estados Unidos, tanto demócratas como republicanos, así como al mando militar estadounidense.

Varios centenares de tropas estadounidenses están ahora desplegadas en la provincia siria de Deir ez-Zor con el propósito declarado de controlar los principales campos petroleros del país. Además de evitar que el Gobierno de Damasco recupere los activos petroleros de Siria y los utilice para la reconstrucción de un país diezmado por la guerra, el despliegue tiene como objetivo evitar que Irán consolide su influencia en la región y asegure el acceso a la tierra a través de Irak tanto en Siria como en el Líbano.

En el contexto de estas crecientes tensiones militares, no hay duda de que los ataques israelíes contra objetivos iraníes dentro de Siria se llevaron a cabo en estrecha consulta con los Estados Unidos.

Sin duda, tanto Washington como Tel Aviv están intentando explotar la creciente crisis que enfrenta Irán como resultado de la campaña de "presión máxima" de Estados Unidos de sanciones unilaterales que equivale a un bloqueo económico destinado a reducir las exportaciones de petróleo del país a cero, mientras le niegan acceso al sistema bancario mundial. El aumento repentino de los precios de la gasolina por parte del Gobierno iraní la semana pasada provocó protestas y enfrentamientos violentos que, según los informes, dejaron más de 100 muertos.

Los ataques aéreos también fueron, sin embargo, una manifestación de la profundización de la crisis dentro del propio Israel. Si bien el ejército israelí ha llevado a cabo cientos de tales ataques en Siria, tanto para atacar objetivos asociados con Irán como para brindar apoyo a las milicias vinculadas a Al Qaeda, el Gobierno generalmente se ha negado a confirmar o negar su responsabilidad.

Esta vez, sin embargo, los ataques se celebraron con un estallido de bravuconería militarista. El nuevo ministro de Defensa de extrema derecha de Israel, Naftali Bennett, dijo que los ataques fueron un mensaje para Irán de que "donde sea que envíes tus tentáculos, los cortaremos".

Los ataques contra Siria se producen solo una semana después del bombardeo israelí de la Franja de Gaza, que comenzó con el asesinato selectivo del miembro líder de la Yihad Islámica Palestina y provocó la muerte de al menos 34 personas. Una familia completa de ocho, incluidos cinco niños, que van desde los tres meses hasta los 13 años, fue asesinada por un misil israelí. Esa ronda de bombardeos también incluyó un ataque en el centro de Damasco en un intento fallido de matar a otro líder de la Yihad Islámica.

La explosiva escalada de violencia militar de Israel está impulsada en gran parte por su crisis política sin precedentes, con la incapacidad de formar un Gobierno que aparentemente llevará a una tercera elección en menos de un año. Benny Gantz, exjefe de gabinete militar y líder del Partido Azul y Blanco, anunció el miércoles que no había podido formar una coalición con el bloque Likud del primer ministro Benjamin Netanyahu, que anteriormente no había logrado formar un Gobierno tras las elecciones celebradas en abril y septiembre.

Gantz culpó a Netanyahu por el impasse, acusándolo de "insistir solo en el mejor interés de una persona" y de usar "insultos, calumnias y videos infantiles" para sabotear sus esfuerzos.

Netanyahu, quien enfrenta múltiples acusaciones y posibles sentencias de prisión por cargos de corrupción, ha insistido en seguir siendo primer ministro, ya que esto impediría su enjuiciamiento y le daría el poder de presionar por inmunidad. También ha emprendido una campaña viciosa contra cualquier intento de formar un Gobierno de coalición con la Lista Conjunta Árabe, una coalición de partidos políticos liderados por ciudadanos palestinos de Israel, alegando que fortalecerá el "terrorismo".

Inmersa en una crisis política, la burguesía israelí busca desviar hacia afuera las inmensas tensiones sociales dentro de la sociedad israelí, a través de una explosión de violencia militar. Las mismas condiciones esenciales existen dentro de los propios Estados Unidos, que aumentan constantemente sus amenazas de guerra en Oriente Próximo.

Esta combinación venenosa del impulso del imperialismo estadounidense para afirmar militarmente su hegemonía sobre Oriente Próximo y la implacable agresión y crisis de su principal aliado regional, Israel, amenaza con desatar una guerra en toda la región con consecuencias globales potencialmente catastróficas.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 21 de noviembre de 2019)