Informe revela que las corporaciones estadounidenses pagaron una tasa "cero a negativa" de impuesto sobre la renta

por Jessica Goldstein
19 diciembre 2019

Trescientas setenta y nueve corporaciones Fortune 500 altamente rentables en los Estados Unidos pagaron un impuesto federal efectivo promedio de solo 11.3 por ciento en 2018 como resultado de la Tax Cuts and Jobs Act (Ley de Reducción de Impuestos y Empleos) promulgada por el presidente Donald Trump en diciembre de 2017. Este fue uno de los hallazgos clave de un informe publicado el lunes por la organización sin fines de lucro de política tributaria, el Instituto de Fiscalidad y Política Económica (ITEP, sigla en inglés).

El informe también encontró que más de la mitad de las 379 compañías, o 195, pagaron menos de la mitad de la nueva tasa impositiva corporativa del 21 por ciento. Cincuenta y seis empresas pagaron tasas impositivas efectivas de entre cero y 5 por ciento en 2018. Noventa y una corporaciones altamente rentables pagaron cero o menos impuestos sobre la renta (negativos) en 2018.

El informe explica que las tasas impositivas corporativas negativas pueden ocurrir "porque una corporación devuelve deducciones y/o créditos impositivos en exceso a un año o años anteriores y recibe un cheque de reembolso de impuestos del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos". En total, estas corporaciones altamente rentables recibieron $6.29 mil millones en devoluciones de impuestos.

El plan de Trump se aprobó sin una oposición seria de los legisladores demócratas, que votaron en contra del proyecto de ley, pero se negaron a apelar o movilizar a la oposición popular, sabiendo que la medida se aprobaría tanto en la Cámara como en el Senado, que en ese momento estaban bajo Control republicano. Los demócratas apoyaron abiertamente una ganancia fiscal algo menor para las corporaciones, en la línea de un proyecto de ley presentado bajo la administración de Obama.

El recorte en la tasa del impuesto corporativo al 21 por ciento fue una disminución del 40 por ciento de la tasa anterior del 35 por ciento. Según el informe, algunas de las corporaciones más rentables que pagaron mucho menos que esta tasa ya reducida fue "por diseño", un resultado de lagunas en la ley tributaria de 2017 que afectó la tasa impositiva general.

Según ITEP, solo 25 compañías representaron más de la mitad de los subsidios fiscales federales distribuidos a expensas de la clase trabajadora. Muchos de esos 25 incluyen gigantes financieros como JPMorgan Chase y Bank of America, y otros monopolios como Wal-Mart, Comcast y AT&T.

Las lagunas incluyen la depreciación acelerada, que permite a las compañías tomar amortizaciones iniciales más grandes sobre el desgaste esperado del equipo recién comprado, y deducciones especiales para las opciones sobre acciones incluidas en los paquetes de compensación ejecutiva.

Las corporaciones a las que se les permitió salirse con el pago de tasas de impuestos federales negativas o cero incluyen:

* Starbucks Corporation, que obtuvo $4,774 mil millones en ganancias en 2018 y recibió una devolución de impuestos de $75 millones, pagando efectivamente -1.6 por ciento en impuestos. La corporación es conocida por pagar salarios bajos a los trabajadores, obligándolos a trabajar en horarios poco saludables y fomentando un clima laboral abusivo y hostil.

Un trabajador escribió recientemente sobre su experiencia en Starbucks en el sitio web de revisión de empleo Indeed.com: “Una empresa terrible con un liderazgo terrible, no puede pagar un salario digno a sus empleados, todo lo que hacen es amenazar a sus gerentes, impedirles que hagan su trabajo y ganar tanto dinero como sea posible por la seguridad y el bienestar de sus empleados y clientes. En realidad, no les importa la experiencia, solo quieren dinero".

* Amazon.com, que obtuvo $10.84 mil millones en ganancias y recibió un impuesto de -1.2 por ciento en 2018. El gigante corporativo recibió un reembolso de $29 millones principalmente debido a una laguna en el código tributario para el tratamiento de las opciones sobre acciones para ejecutivos.

El CEO de Amazon, Jeff Bezos, es actualmente el hombre más rico del mundo con un patrimonio neto personal de más de $113 mil millones. La corporación monopolista obtiene gran parte de sus ganancias a través de una red de almacenes en todo el mundo donde los trabajadores altamente explotados están bajo vigilancia constante. La compañía espía a los empleados y rastrea cada uno de sus movimientos. En condiciones físicamente exigentes, a los trabajadores se les paga apenas lo suficiente para sobrevivir. Muchos trabajadores de Amazon no tienen hogar.

* FedEx, con $2.31 mil millones en ganancias en 2018, fue gravado con una tasa efectiva de -4.6 por ciento y recibió un reembolso de $107 millones. FedEx obtiene sus ganancias de una fuerza laboral global altamente explotada que enfrenta muchas de las mismas condiciones laborales precarias y peligrosas que los trabajadores de UPS. El sindicato Teamsters aisló a los trabajadores de UPS de los trabajadores de FedEx y se apresuró a través de un contrato de venta en 2018 a pesar de un voto por parte de los miembros de Teamsters en contra del contrato.

* General Motors, que registró ganancias por $4,32 mil millones en 2018, recibió una devolución de impuestos de $104 millones, una tasa impositiva efectiva de -2.4 por ciento. Con la asistencia indispensable del sindicato United Auto Workers, la compañía logró un contrato de venta en octubre de este año después de una huelga de 40 días.

Sede de General Motors en Detroit, Michigan

* United States Steel, que obtuvo una ganancia de $432 millones, recibió un reembolso de $ 40 millones y tuvo una tasa impositiva efectiva de -9.3 por ciento. A principios de este año, US Steel anunció varios cientos de despidos en sus plantas en los EE. UU. y el cierre de la producción en todo el mundo después de impulsar un contrato de concesiones en 2018 con la ayuda del sindicato United Steelworkers (USW) que despojó a los trabajadores de las protecciones laborales.

* Delta Airlines, que obtuvo $5.07 mil millones en ganancias durante 2018, recibió $187 millones en reembolsos de impuestos, beneficiándose de una tasa impositiva efectiva de -3.7 por ciento. Las azafatas han sufrido lesiones graves en el trabajo y la compañía de reclamos Sedgwick, que Delta utiliza para procesar los reclamos de seguro de los trabajadores, les niega atención médica.

Si las 379 corporaciones identificadas en el estudio ITEP hubieran pagado el 21 por ciento en impuestos federales sobre la renta, habrían adeudado $73.9 mil millones al gobierno federal. Para poner en perspectiva esos $73.9 mil millones, es más que la cantidad necesaria para hacer que la matrícula sea gratuita en las universidades públicas de los Estados Unidos ($70 mil millones por año) y el doble de lo que costaría por año para acabar con el hambre en el mundo ($30 mil millones).

(Publicado originalmente en inglés el 18 de diciembre de 2019)