Comienza la ejecución de la ordenanza contra las personas sin techo en Las Vegas

por Jacob Crosse
20 febrero 2020

El Departamento de la Policía Metropolitana de Las Vegas (LVMPD) ha comenzado a hacer cumplir las medidas de la ordenanza contra las personas sin techo, aprobadas por el consejo municipal de Las Vegas en noviembre y enero pasados. El “Proyecto de ley 2019–36” fue aprobado por un margen de 5–2, por encima de las objeciones de los cientos de trabajadores, estudiantes y activistas que abarrotaron la reunión del consejo el 6 de noviembre de 2019. La ordenanza penaliza aún más la pobreza, por lo tanto es ilegal dormir o acampar en las aceras o en espacios públicos, “si hay espacio disponible en el Courtyard Homeless Resource Center”.

La ley es un nuevo ataque contra los más vulnerables de la sociedad, con medidas punitivas que van desde multas monetarias de hasta $1,000, y/o la posibilidad de una sentencia de prisión de seis meses.

Hombre sin hogar detenido por la policía [Crédito: Foto de la Fuerza Aérea de los EE. UU. por Airman 1st Class Timothy Young

Una ordenanza similar aprobada por el ayuntamiento de Boise, Idaho, fue revocada por el Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito en diciembre del año pasado. El tribunal dictaminó que es un “castigo cruel e inusual”, imponer multas a las personas por dormir al aire libre sin proporcionar el espacio adecuado para aquellos que lo necesitan.

Los defensores de la ley, incluido el LVMPD, han enfatizado que la ordenanza es una “nueva herramienta” crítica para ser usada por la policía contra las personas sin techo. Incapaces de organizar a la sociedad para satisfacer las necesidades humanas, los dictados del capital exigen que se mantengan los valores de las propiedades removiendo la “monstruosidad” de las personas carentes de hogar, que no tienen un lugar para dormir que no sean las aceras, las puertas o los bancos de los parques.

“Sin City” está desprovista de servicios sociales y viviendas asequibles, sin embargo, la policía pudo aumentar su presupuesto en $30,892,504 o 5.6 por ciento durante el año fiscal 2018/19 gracias a un aumento en los impuestos regresivos a las ventas, aprobado por un ayuntamiento que cumple con las normas. El presupuesto total para el departamento ahora excede los $631 millones para 2020. Los nuevos fondos permitirán que la ciudad contrate a 82 policías más para mantener una proporción de dos policías por cada 1,000 residentes.

La nueva ordenanza contra las personas sin hogar entró en vigencia por primera vez sin las disposiciones sobre sanciones el 10 de noviembre, sin embargo, menos de dos semanas antes que los mecanismos de aplicación entraran en vigencia el 1 de febrero, el ayuntamiento aprobó una “ordenanza de limpieza de calles” adicional que amplía aún más alcance de la policía, lo cual les permite multar o encarcelar a cualquiera que esté sentado o durmiendo en las aceras o calles “durante los horarios de limpieza designados”. La ordenanza de limpieza de calles de un mes de antigüedad no tiene la misma estipulación que la Ley 2019–36 con respecto a la disponibilidad en el refugio del Courtyard, lo cual significa que incluso si no hay espacio disponible, una persona puede ser citada o encarcelada.

El Courtyard Homeless Resource Center, financiado por la ciudad—el único albergue de 24 horas, 7 días a la semana en la ciudad—tiene una capacidad actual de 450 y es un gueto encadenado dentro del sardónicamente llamado “Corredor de la Esperanza”. Al lado del Courtyard se encuentra el Complejo CARE, un centro sin fines de lucro que brinda casilleros seguros y diversos servicios a aquellos que se quedan en el Courtyard, como ayudarlos a adquirir un documento de identificación.

El presidente del complejo CARE, Michael Swecker, recientemente habló con NBC3 sobre el estado actual del Courtyard. “Es un lugar aterrador y no es un lugar en el que traigas a un niño”, señaló Swecker. Aconsejó que “las mujeres solteras no deberían pasar la noche allí”. Concluyó la entrevista con la esperanza que con fondos adicionales el Courtyard “se convertiría en un lugar más humano”. La ciudad de Las Vegas se encuentra actualmente en medio de una “actualización” de las instalaciones de $20 millones con el objetivo declarado de aumentar la capacidad a 800 para 2021. En este momento, en total, la ciudad solo ofrece 1.300 camas de refugio para aquellos sin una casa donde dormir.

Aquellos que se quedan en las instalaciones reciben un colchón de hule de aproximadamente 15 centímetros de espesor sobre el cual acostarse. El área para dormir es una losa de concreto forjado sobre el cual las esteras azules están dispuestas en columnas y filas compactas con aproximadamente 30 centímetros de separación, similar a un centro de detención de ICE o campo de concentración. Si bien hay un techo encima, el Courtyard no es un espacio cerrado.

No se proporciona ropa de cama y las personas con mascotas deben mantenerlas encerradas en corrales separados. A los “residentes” se les proporciona una bolsa de plástico negra para almacenar todas sus pertenencias y una botella de agua al día para beber. Doce baños portátiles se encuentran dentro del Courtyard para cerca de las 300 a 500 personas que entran y salen de las instalaciones diariamente.

La alcaldesa Carolyn Goodman se ha enfrentado a las crecientes críticas de los residentes sobre la legislación Dickensiana implementada bajo su dirección y a instancias de la comunidad empresarial local que está dominada por grandes operadores de casinos. En su discurso sobre el estado de la ciudad, Goodman defendió la ley, declarando: “No permitiré que la ciudad de Las Vegas se convierta en un barrio bajo de crímenes desenfrenados y posibles enfermedades pandémicas”. En entrevistas que siguieron a su discurso, Goodman expresó su deseo que las nuevas ordenanzas se conviertan en “un modelo que se pueda replicar en otros lugares de Nevada y, con optimismo, en otros lugares del país”.

Ha habido varias protestas y manifestaciones contra la ley desde su aprobación y hasta el comienzo de su aplicación. El día de Martin Luther King Jr., aproximadamente 50 personas organizaron una marcha desde el Ayuntamiento al distrito turístico de la calle Fremont en una manifestación denominada “Occupy Fremont”.

Los manifestantes llevaban carteles que decían “Hogares sin grilletes, no a la prohibición de acampar”. Una vez que llegaron al distrito turístico, fueron rápidamente rodeados por policías a caballo. Algunos manifestantes levantaron pequeñas tiendas de campaña mientras que el resto formó un círculo alrededor de las tiendas. Después de ordenar al grupo que se dispersara, la policía precipitadamente, se fue en contra de las pocas docenas restantes y en veinte minutos doce manifestantes fueron arrestados y uno reportó una lesión.

Después de la manifestación, el ex demócrata y ahora alcaldesa independiente Goodman se lanzó a las emisoras radiales para denunciar a los manifestantes como agitadores externos y “manifestantes pagados”, que estaban “leyendo un guión desde un teléfono celular”. Esto fue rápidamente refutado por Katie Krikorian, defensora de las personas sin hogar, del grupo sin fines de lucro llamado “Food not Bombs” (Comida no Bombas), quien fue una de los doce arrestados. Tras refutar la calumnia infundada de la alcaldesa en una entrevista telefónica, Krikorian declaró: “Fui arrestada durante la protesta contra la carencia de vivienda en el evento Occupy Fremont Street. Soy residente. Soy propietaria de una casa, y si quieres verme, estaré allí esta noche”.

La alcaldesa ha tratado de enmarcar las nuevas leyes como su “hacer algo” mientras demuestra “compasión”, argumentando que las leyes están ahí para “ayudar a aquellos que quieren ayudarse a sí mismos” y al mismo tiempo proporcionar una vía “para brindar servicios a aquellos que lo necesitan.” La verdad es que ninguna de las nuevas ordenanzas proporciona nuevos fondos para saneamiento, vivienda o transporte a las casi 14,000 personas crónicamente sin techo en el suroeste de Nevada o a las más de 6,500 sin vivienda permanente dentro de los límites de la ciudad.

Si bien la ley ha estado en vigencia durante dos semanas, la policía y el Ayuntamiento han sostenido que nadie ha sido multado o arrestado aún bajo las nuevas pautas, y de acuerdo con varios informes de prensa, se les ha dado instrucciones para no aplicar las medidas punitivas por otra semana.

Sin embargo, un video de teléfono celular filmado el 11 de febrero por Krikorian arroja serias dudas sobre la afirmación de la policía y del Ayuntamiento que no habían comenzado aún a imponer multas y detener a “violadores”. En el video tomado en la madrugada, se puede ver a una mujer inclinada sobre el capó de un vehículo utilitario deportivo de la policía de Las Vegas con las manos esposadas a la espalda. Cuando Krikorian se acercó al vehículo, filmando todo el tiempo e indagando sobre el motivo de la detención de la mujer, la policía la liberó rápidamente.

La mujer, detenida brevemente, le entregó a Krikorian un recibo rosado que decía que era por violar la ordenanza de limpieza de calles, con una multa de $1,000.

Según Krikorian, no había vehículos de limpieza de calles presentes ni señalización que indicara cuándo se suponía que los equipos de limpieza de calles debían estar presentes, según lo ordena la nueva ley. La policía disputó esta multa, sin decir por qué se citó a la persona ni para cuándo era la citación. La policía continuó explicando que la razón por la cual la mujer fue esposada fue porque ella “se negó a firmar la citación”.

En anticipación del Caucus de Nevada el 22 de febrero, el sábado pasado el Partido Demócrata del Condado de Clark organizó una gala de “Kick off the Caucus” la cual contó con discursos de los candidatos en el Tropicana Casino and Resort en Las Vegas. El evento alardeó con una recepción VIP, junto con una cena y discursos de los candidatos, incluidos el multimillonario Tom Steyer, el ex vicepresidente Joe Biden, los senadores Bernie Sanders, Elizabeth Warren y Amy Klobuchar, y el ex alcalde de South Bend, Indiana, Pete Buttigieg. Los boletos para el evento comenzaron en $125 y alcanzaron hasta $2,500.

(Publicado originalmente en inglés el 17 de febrero de 2020)