El fraude de la "intromisión rusa"

Tulsi Gabbard denuncia la interferencia electoral de las agencias de inteligencia estadounidenses

por Patrick Martin
4 marzo 2020

En una declaración notable que prácticamente no ha sido reportada en los medios estadounidenses, la representante Tulsi Gabbard de Hawai, candidata a la nominación presidencial demócrata, denunció públicamente a las agencias de inteligencia estadounidenses por interferir en la contienda presidencial e intentar sabotear la campaña del líder demócrata Bernie Sanders.

En una columna de opinión publicada el 27 de febrero por the Hill, Gabbard atacó el artículo publicado por el Washington Post el 21 de febrero, la víspera de las asambleas de Nevada, que afirmaba que Rusia estaba interviniendo en las elecciones estadounidenses para apoyar a Sanders. También criticó la decisión del multimillonario Michael Bloomberg, exalcalde de la ciudad de Nueva York, de repetir la calumnia contra Rusia contra Sanders durante el debate presidencial demócrata del 25 de febrero en Carolina del Sur.

Gabbard es un oficial militar en una unidad médica de la Guardia Nacional que se ha desplegado en Irak y Kuwait y tiene contacto continuo y cercano con el Pentágono. Obviamente está familiarizada con las maquinaciones del aparato de inteligencia militar de los Estados Unidos y sabe de qué habla. Su lenguaje duro e intransigente es mucho más significativo.

Ella escribió:

Suficiente es suficiente. Pido a todos los candidatos presidenciales que dejen de jugar estos peligrosos juegos políticos y que condenen de inmediato cualquier interferencia en nuestras elecciones por parte de agencias de inteligencia fuera de control. Un "artículo de noticias" publicado la semana pasada en el Washington Post, que desencadenó otra tormenta de fuego fabricada por los medios, alega que el objetivo de Rusia es engañar a la gente para que critique a los demócratas establecidos. Esta es una estratagema ridículamente obvia para sofocar las críticas legítimas y criticar a los estadounidenses que son escépticos de las poderosas fuerzas que ejercen el control sobre el proceso electoral primario.

Se nos dice que el objetivo de Rusia es "sembrar la división", pero el objetivo de los medios corporativos y los políticos egoístas que impulsan esta narrativa es claramente sembrar la división propia, generando sospechas infundadas contra la campaña de Sanders. Es extremadamente falso para los "periodistas" y los candidatos rivales publicar un artículo de noticias que simplemente afirma, sin presentar ninguna evidencia, que Rusia está "ayudando" a Bernie Sanders, pero no proporciona información sobre en qué consiste supuestamente esa "ayuda".

Gabbard continuó:

Si la CIA, el FBI o cualquier otra agencia de inteligencia les va a decir a los votantes que los "rusos" están interfiriendo en esta elección para ayudar a ciertos candidatos —o simplemente "sembrar la discordia"—entonces debe proporcionarnos inmediatamente los detalles de lo que está exactamente alegando.

Después de señalar que el establecimiento del Partido Demócrata y los medios corporativos han tenido poco interés en las medidas para mejorar realmente la seguridad electoral, como exigir papeletas u otra forma de registro permanente de cómo vota la gente, Gabbard exigió:

El FBI, la CIA o cualquier otra agencia de inteligencia deberían dejar de difamar a los candidatos presidenciales con insinuaciones y afirmaciones vagas y sin pruebas. Eso es antitético al papel que desempeñan esas agencias en una democracia libre. El pueblo estadounidense no puede tener fe en nuestras agencias de inteligencia si están presionando una agenda para dañar a los candidatos que no les gustan.

Como socialistas, no compartimos la creencia de Gabbard de que las agencias de inteligencia tienen un papel positivo que desempeñar o que el pueblo estadounidense necesita tener fe en ellas. Como lo demuestra su carrera militar, es partidaria del imperialismo estadounidense y del estado capitalista. Sin embargo, su oposición a la campaña de "trucos sucios" contra Sanders es totalmente legítima y pone de relieve una operación profundamente antidemocrática del aparato de inteligencia militar.

Gabbard denuncia este "nuevo mccarthismo" y pide a su compañero candidato que rechace las manchas de la CIA y "defienda las libertades consagradas en nuestra Constitución". Ninguno de los candidatos restantes para la nominación presidencial demócrata —incluido el propio Sanders— ha respondido a su apelación.

Su declaración concluye que el objetivo de los "principales medios corporativos y el establecimiento político belicista" era impedir que Sanders ganara la nominación o, si se convierte en el candidato, "obligarlo a participar en una retórica incendiaria anti-Rusia y perpetuar la nueva Guerra Fría y la carrera armamentista nuclear, que son amenazas existenciales para nuestro país y el mundo".

A pesar del llamamiento de Gabbard para que los candidatos demócratas no sean "manipulados y forzados a arrinconarse por agencias de inteligencia extralimitadas", el establishment del Partido Demócrata ha estado trabajando en sintonía con las agencias de inteligencia en la campaña contra Rusia contra Trump, que comenzó incluso antes del día de las elecciones de 2016, hizo metástasis en la investigación de Mueller y luego en el esfuerzo por acusar a Trump por su retraso en el envío de ayuda militar a Ucrania para su guerra con las fuerzas separatistas respaldadas por Rusia.

Sus comentarios son una vindicación completa de lo que el World Socialist Web Site ha escrito sobre la campaña y el juicio político contra Rusia: estos fueron los esfuerzos del Partido Demócrata, que actúa como representante del aparato de inteligencia/militar, para bloquear el surgimiento de una verdadera oposición izquierda popular a Trump y canalizar la hostilidad popular hacia esta administración en una dirección derechista y proimperialista.

Gabbard fue la única demócrata de la Cámara que se abstuvo de la acusación, aunque no expresó ninguna base de principios para su voto, como la oposición a las agencias de inteligencia. Ella basó su campaña para la nominación presidencial demócrata en gran medida en una apelación al sentimiento contra la guerra, particularmente en oposición a la intervención de Estados Unidos en Siria. También ha dicho que, si es elegida, retiraría todos los cargos contra Julian Assange y perdona a Edward Snowden.

Estos puntos de vista llevaron a un cruel ataque de Hillary Clinton, la candidata presidencial demócrata derrotada en 2016, quien en octubre pasado calificó a Gabbard como "un activo ruso", alegando que Rusia la estaba preparando para servir como una tercera candidata en 2020, que lo haría quitarle votos al candidato demócrata y ayudar a reelegir al presidente Trump. "Ella es la favorita de los rusos", afirmó Clinton.

Desde el ataque de Clinton, el Comité Nacional Demócrata ha excluido a Gabbard de sus debates mensuales, manipulando los requisitos de elegibilidad para que el milmillonario Michael Bloomberg calificara incluso para debates celebrados en estados donde no estaba en la boleta electoral, pero Gabbard sí, como Nevada y Carolina del Sur.

(Publicado originalmente en inglés el 3 de marzo de 2020)