Autoridades estadounidenses en desorden y parálisis ante la emergencia del Covid-19

por Benjamin Mateus
16 marzo 2020

El número de casos confirmados de COVID-19 en todo el mundo ha aumentado a 135,000, con fuertes aumentos reportados en los principales países europeos y los Estados Unidos. El número de muertos pronto pasará de 5,000. Los expertos en salud a nivel internacional advierten que, a menos que se tomen medidas urgentes, podrían producirse infecciones masivas y el virus podría cobrar millones de vidas. Italia ha reportado más de 15,000 infecciones y más de 1,000 muertes, una tasa de mortalidad impactante de más del 6 por ciento, casi el triple de la tasa registrada en China, donde el brote viral comenzó en diciembre pasado.

El miércoles, la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó formalmente la epidemia COVID-19 como una pandemia mundial. Explicaron, en los términos más concisos, que su justificación para la evaluación se derivaba de su frustración de que los gobiernos nacionales habían demostrado una falta de determinación para reunir los recursos necesarios para prevenir la propagación del virus. Su exasperación estaba presente en sus voces y comportamiento cuando intentaban transmitir a los periodistas las graves consecuencias de esta inacción.

Los funcionarios de la OMS declararon, "sin nombrar nombres", que los funcionarios del gobierno no estaban tomando medidas básicas para detener el brote viral, a pesar de las experiencias contrastantes de China, Corea del Sur, Irán e Italia que demuestran la necesidad de pruebas y cuarentenas generalizadas.

Las acciones tardías tomadas por el gobierno chino el 23 de enero para bloquear efectivamente el epicentro de las infecciones en la provincia de Hubei detuvieron la transmisión comunitaria del virus durante el mes siguiente. El número de casos nuevos ahora se ha reducido a solo unos pocos por día, con las infecciones generales en China alcanzando un pico de poco más de 80,900, con 3,172 muertes registradas. La mayoría de los nuevos casos reportados son personas que contrajeron COVID-19 fuera de China.

Un trabajador de un equipo de recuperación ante desastres de Servpro con un traje protector y respirador se asoma por una ventana mientras espera para salir del Centro de Cuidado de la Vida en Kirkland, Wash. para un descanso de la limpieza de la instalación, el miércoles 11 de marzo de 2020. La residencia de ancianos está en el centro del brote de coronavirus en el estado de Washington. (AP Photo/Ted S. Warren)

No se están implementando medidas comparables con los pasos tomados en China en los Estados Unidos, a pesar de que existe una amplia evidencia de que el virus se está propagando rápidamente y sin control. En cambio, se están haciendo intentos para ocultar el alcance de la crisis. Reuters informó esta semana que la Casa Blanca había ordenado a todos los funcionarios federales de salud "tratar las reuniones de coronavirus de alto nivel como clasificadas". Dichas discusiones clasificadas han tenido lugar desde mediados de enero, cuando se reconoció el brote en China como un riesgo global emergente. Se ha impedido a los funcionarios de nivel inferior y al personal sin autorización de seguridad asistir a estas reuniones o participar en llamadas de conferencia.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) tiene autoridad sobre todas las agencias de salud, incluidos los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Una de sus principales responsabilidades es rastrear el desarrollo de la epidemia de COVID-19 y proporcionar orientación a nivel nacional sobre el brote. Estas reuniones del HHS se han llevado a cabo en áreas seguras llamadas Instalaciones de información compartimentadas sensibles (SCIF, sigla en inglés), que son utilizadas principalmente por la inteligencia y la comunidad militar. Los teléfonos celulares y las computadoras personales están excluidos de estos espacios.

Según Reuters, un exfuncionario de alto nivel que trabajó en la administración de George W. Bush dijo: "No es normal clasificar la discusión sobre una respuesta a una crisis de salud pública". Según se informa, las conversaciones se han centrado en China y el alcance de las infecciones, cuarentenas y restricciones, no en cómo responder a la propagación del virus dentro de los Estados Unidos.

Dentro de la administración Trump, la crisis de salud que asola a China fue inicialmente bienvenida como una oportunidad para aumentar las medidas de guerra comercial y aumentar la participación en el mercado y las ganancias de las corporaciones con sede en Estados Unidos. A fines de enero, cuando la provincia de Hubei se vio sometida a un bloqueo sin precedentes, el secretario de Comercio Wilbur Ross se regodeó con Fox Business de que el brote "aceleraría el regreso de los empleos a América del Norte, algunos a los Estados Unidos, probablemente también a México".

Cada acción que la administración Trump ha tomado con respecto a la pandemia COVID-19 se ha orientado a los intereses de los mercados financieros y las corporaciones. El absoluto desprecio por la seguridad pública ha sido evidente. El presidente Donald Trump declaró que el riesgo del virus era "muy bajo y que los trabajadores podían seguir trabajando, incluso si estaban enfermos".

A pesar del hecho de que el virus se había propagado durante varias semanas en el estado de Washington y otras partes de los EE. UU., los funcionarios del gobierno no han respondido directamente por qué las pruebas nacionales masivas aún no se están llevando a cabo. A los funcionarios de salud se les ha negado la capacidad de evaluar con precisión el alcance de las infecciones por COVID-19 y, sobre la base de dicha información, recomendar la respuesta adecuada.

Mike Ryan, jefe de emergencias de la Organización Mundial de la Salud, advirtió: “La esperanza no es una estrategia. Todavía estamos en el ciclo ascendente de esta epidemia ... Existe claramente una indicación de que un enfoque sistemático dirigido por el gobierno que utiliza todas las tácticas y todos los elementos disponibles parece ser capaz de revertir esta enfermedad".

Tal consejo ha sido ignorado. Asish Jha, director del Instituto de Salud Global de Harvard, comentó esta semana: "Nuestra respuesta, en los EE. UU. ss mucho, mucho peor que la de cualquier otro país que se haya visto afectado".

El Dr. Jha ha estado evaluando la preparación del hospital en Massachusetts, donde el recuento de casos ha llegado a 108, con 13 más confirmados ayer. Él declaró: “Algunos de los mejores epidemiólogos del mundo estiman que entre el 40 y el 70 por ciento de los adultos terminarán contagiando una infección. Incluso si comenzamos con ese bajo nivel del 40 por ciento de los adultos en Massachusetts, eso significa que 2 millones de personas se infectan". Proporcionó una estimación conservadora de 200,000 hospitalizaciones solo en Massachusetts, cuando solo hay 4,000 camas de hospital disponibles en cualquier momento en el estado.

Ayer, Amy Acton, directora del Departamento de Salud de Ohio, explicó que la evidencia de propagación comunitaria indicaba que el uno por ciento de los habitantes de Ohio probablemente está infectado con COVID-19. La oficina del gobernador de Ohio, Mike DeWine, declaró: "Siempre que sepa de dos personas que lo tienen debido a la propagación de la comunidad, puede suponer que el uno por ciento de su población lo tiene". Esto sugeriría que hay más de 100,000 casos en el estado. La base para la evaluación estadística fue un Informe de Morbilidad y Mortalidad de 2017 de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

El alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, declaró el estado de emergencia ya que el número de personas infectadas en la ciudad se ha más que duplicado en 24 horas a 95. Los funcionarios de salud esperan ver más de 1,000 casos la próxima semana. En Chicago, los desfiles masivos del Día de San Patricio de la ciudad han sido cancelados por temor a que la enfermedad se propague entre las densas multitudes. El gobernador Pritzker anunció que se prohibirían todas las reuniones públicas con más de 250 personas. Se espera un anuncio de cierre de escuelas en todo el estado en Illinois pronto.

Michael Osterholm, de la Universidad de Minnesota, un experto en enfermedades infecciosas que ha estado advirtiendo durante más de una década que el mundo enfrentaría una pandemia, declaró esta semana: "Estamos peor hoy que en 2017 porque el sistema de atención médica es estirado más delgado ahora que nunca. Y los fondos de salud pública se han reducido bajo esta administración".

El sistema de atención médica de los Estados Unidos carece de la capacidad para tratar la cantidad de casos que llenarán los departamentos de emergencias de una ciudad tras otra. Se espera que los trabajadores continúen trabajando, a pesar de enfrentar la amenaza del virus y una situación en la que cada amigo o colega puede portar la enfermedad, que luego se transmitirá a sus familias y más profundamente en sus comunidades.

Solo esta semana, un trabajador en Indiana en una planta de automóviles Fiat Chrysler dio positivo por COVID-19 y fue puesto en cuarentena en su hogar. Sin embargo, la planta, ubicada a solo 50 millas al norte de Indianápolis y que emplea a más de 4,000 trabajadores, anunció que continuaría la producción después de limpiar la estación del trabajador. No se han tomado medidas para evaluar a toda la fuerza laboral.

La negligencia criminal de la administración Trump, que solo sirve a los intereses de la oligarquía corporativa, ha garantizado que habrá una infección masiva de COVID-19 en los Estados Unidos y una terrible cifra de muertos. La clase obrera debe tomar el asunto en sus propias manos.

(Publicado originalmente en inglés el 13 de marzo de 2020)