Los trabajadores de Amazon en Detroit hacen huelga para exigir protección ante COVID-19

por Jerry White
3 abril 2020

La Voz Internacional de los Trabajadores de Amazon quiere saber de ti. ¿Cómo le afecta la crisis de COVID-19 a usted y a su lugar de trabajo? Póngase en contacto con nosotros para contar su historia.

Los trabajadores de Amazon cerca de Detroit salieron hoy al mediodía para exigir equipo de protección y condiciones de trabajo seguras después de que al menos tres de sus compañeros de trabajo dieron positivo por COVID-19. Los trabajadores del centro de distribución conocido como DTW1, que se encuentra justo al norte del Aeropuerto Metropolitano de Detroit en Romulus, Michigan, dicen que la gerencia ha ocultado el alcance de la infección en el centro y están exigiendo su cierre inmediato y desinfección.

Trabajadora de Amazon en Detroit en huelga el miércoles por la tarde (Fuente: Facebook)

El número de casos de COVID-19 ha aumentado considerablemente en Detroit, que, junto con la ciudad de Nueva York, se ha convertido en uno de los epicentros de la pandemia en los Estados Unidos. "Mi seguridad significa mucho más para mí y mi familia que $17 por hora", dijo Mario Crippen, un trabajador en huelga en una transmisión en vivo de la huelga. “No puedes reemplazar una vida. Puedes cerrar y limpiar este lugar”.

Tonya Ramsay dijo: "Entiendo que somos esenciales, pero nuestras vidas también son esenciales". Otro trabajador llevaba un letrero hecho en casa que enumeraba el patrimonio neto del CEO de Amazon Jeff Bezos y las ganancias de la compañía en 2019. “Jeff Bezos vale $119 mil millones. Amazon obtuvo $239.9 mil millones en ingresos y $10.1 mil millones en ganancias el año pasado. Pueden darse el lujo de cerrar DTW1 para su limpieza".

Con los informes de que los trabajadores de Amazon en al menos 20 instalaciones de EE. UU. han dado positivo por coronavirus, hay un movimiento creciente para exigir el cierre y la desinfección de las instalaciones y la provisión de equipo de protección, licencia por enfermedad y pago de riesgos a los trabajadores.

La huelga de Detroit sigue acciones similares de los trabajadores de Amazon en los distritos de Staten Island y Queens en Nueva York, una instalación en Chicago y otros lugares. Los trabajadores de Amazon también han salido en huelga en Italia y España. Esta semana, los trabajadores de Instacart y Whole Foods, propiedad de Amazon, también hicieron huelga para exigir equipos de protección, pago de riesgos y la extensión de la licencia por enfermedad y las pruebas a los trabajadores.

Los trabajadores de Detroit enumeraron sus demandas en un folleto. Incluyen:

* El cierre de la instalación para una limpieza profesional con compensación total para los trabajadores.

* La implementación de medidas de seguridad y el almacenamiento de los suministros de limpieza necesarios.

* Detener el procesamiento de todos los elementos no esenciales en DTW1

* La cobertura de todas las facturas médicas de los trabajadores que contraen el virus, junto con sus familias.

* La suspensión de todos los informes por no alcanzar las cuotas, conocidos como "tarifas", y la reducción de las tarifas por pieza "para que el trabajo se pueda hacer de manera segura mientras se distancia socialmente a 6 pies"

El pago total de los trabajadores que deben ponerse en cuarentena debido a mandatos gubernamentales, problemas médicos o para cuidar a sus seres queridos.

* Comunique "transparentemente" a los trabajadores todos los problemas relacionados con el coronavirus tan pronto como se conozca la información

Con más de 250 millones de personas en los Estados Unidos bajo algún tipo de cierre, la entrega de alimentos y otros artículos críticos a las personas que no pueden o no deben ir a las tiendas se ha convertido en un servicio esencial. Pero Amazon y otras corporaciones gigantes han insistido en que los trabajadores continúen trabajando en almacenes abarrotados, supermercados y otros lugares de trabajo sin equipo de protección.

En una carta a los trabajadores de Amazon el mes pasado, Bezos dijo que tendrían que "esperar nuestro turno" para recibir máscaras protectoras debido a la escasez en todo el país. Por supuesto, Bezos y otros oligarcas corporativos tienen acceso a las mejores protecciones y atención médica. Lejos de proporcionar a estos trabajadores esenciales la protección y otros recursos que necesitan, Bezos ha victimizado a los líderes de huelga en un intento de aterrorizar a otros trabajadores para que se sometan.

La compañía despidió a Chris Smalls, el organizador de la huelga de Staten Island, basándose en la falsa afirmación de que violó la restricción de cuarentena después de entrar en contacto con una víctima de COVID-19. Respondiendo a la victimización, el líder de la huelga de Detroit, Mario Crippen, le dijo al Verge: "Si tengo miedo de una pequeña represalia, entonces no pelearé por nadie. Tiene que haber una persona para ponerse de pie y luchar por lo que es correcto, y ese soy yo. ... despidieron a Smalls porque estaba defendiendo lo que es correcto. Entonces, una vez que defiendo lo correcto, me despides, y luego digamos que otro edificio hace una huelga, los despide. ¿Qué intenta esconder, Amazon? ¿Que trata de esconder?"

Las huelgas de los trabajadores de Amazon, Instacart y Whole Foods merecen el apoyo de toda la clase trabajadora en los Estados Unidos e internacionalmente. Hay millones de trabajadores, incluidos los de atención médica, logística, trabajadores de entrega de comestibles y otros, que están dispuestos y pueden proporcionar un servicio social crítico en medio de esta crisis. Pero a estos trabajadores se les debe garantizar salarios dignos y un ambiente de trabajo seguro.

El Partido Socialista por la Igualdad (PSI, o SEP en inglés= insta a los trabajadores a formar comités de base de trabajo, controlados democráticamente por los propios trabajadores, para supervisar las condiciones de trabajo y garantizar la defensa de los intereses de los trabajadores. No se puede confiar en los sindicatos, que son brazos de la gestión empresarial que no han hecho nada para garantizar la seguridad de los trabajadores. Los comités de base, trabajando con profesionales médicos en cada lugar de trabajo, deben garantizar la seguridad de todos los trabajadores.

El PSI insiste en que, en lugar de ser rescatados, los bancos y corporaciones gigantes como Amazon se conviertan en empresas de servicios públicos, controladas democráticamente por la clase trabajadora, sin compensación para los accionistas y ejecutivos corporativos multimillonarios.

No hay ninguna razón por la cual la distribución de alimentos y otros artículos esenciales deba ser realizada por Instacart, Amazon y otras corporaciones privadas. Este servicio social vital debería, en cambio, ser parte de una economía socialista planificada centralmente, basada en abordar las necesidades sociales, no generar ganancias privadas.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 1 de abril de 2020)