La economía china se contrajo un 6,8 por ciento en el primer trimestre

por Nick Beams
20 abril 2020

En un anticipo de lo que vendrá en el resto del mundo cuando se publiquen datos oficiales, China, la segunda economía más grande, ha registrado una disminución interanual del 6,8 por ciento en el producto interno bruto durante el primer trimestre del año.

En comparación con el último trimestre de 2019, la producción se redujo un 9,8%. Fue la primera contracción interanual desde que Beijing comenzó a informar de datos trimestrales en 1992.

La caída fue mayor de lo que se había predicho, con la media de pronóstico de los economistas encuestados por Bloomberg poniendo la contracción en el 6 por ciento.

El anuncio de la caída de la economía china se produce pocos días después de que el Fondo Monetario Internacional pronosticó que la economía mundial se reduciría un 3 por ciento este año y experimentaría una pérdida de producción durante 2020 y 2021 de 9 billones de dólares.

Ha pronosticado que China mantendrá una tasa de crecimiento positivo del 1,2 por ciento para el año a medida que los efectos de la pandemia del coronavirus comiencen a desaparecer y la producción se reanude.

Pero la economía china depende mucho de lo que suceda en el resto del mundo. Se enfrenta al peligro de una segunda oleada de infecciones si la pandemia no se controla en otro lugar y su economía se verá afectada por una caída mundial.

Al informar sobre su perspectivas a principios de esta semana, la economista jefe del FMI, Gita Gopinath, dijo: "El resto de la economía mundial está ahora en manos de la pandemia y hay severas medidas de contención en todo el mundo para que eso tenga un gran impacto negativo en términos de demanda externa en el crecimiento de China".

En condiciones en las que la economía ya estaba experimentando una desaceleración significativa (el crecimiento del año pasado fue de apenas el 6,1 por ciento, su nivel más bajo en casi tres décadas), la pandemia ha dado un gran golpe al objetivo del régimen de Xi Jinping de que la economía se duplique en tamaño en la década 2010-2020.

Esto todavía puede ser posible si el crecimiento aumenta al 6 por ciento en el resto del año, pero esto parece altamente improbable dadas las condiciones globales y la contracción interna significativa.

Otros datos, publicados con el resultado del PIB, mostraron que la inversión en activos fijos disminuyó un 16 por ciento en el primer trimestre en comparación con el año pasado, mientras que el gasto en infraestructura, que constituye un componente clave de la economía china, disminuyó un 20 por ciento.

En el período reciente, el gobierno chino y las autoridades financieras han tratado de hacer que la economía esté más basada en el consumidor. Sin embargo, las ventas minoristas cayeron un 16 por ciento en marzo.

Las exportaciones también cayeron en marzo un 6,6 por ciento después de desplomarse un 17,2 por ciento en enero y febrero.

Según una empresa de investigación económica, Trivium China, citada por el Wall Street Journal, la actividad empresarial china ha vuelto a aproximadamente el 83 por ciento de su capacidad, en comparación con el nivel de aproximadamente el 70 por ciento de hace un mes, pero ahora parece haberse aplanado a un nivel del 80 por ciento.

"Ese último 20 por ciento va a ser más difícil que todos los progresos realizados hasta ahora", dijo Trivium en una nota a sus clientes esta semana.

El Journal describió la economía como todavía en un "estado frágil". Si bien muchas de las restricciones se han levantado también se han promulgado otras nuevas, incluso en vuelos internacionales, con el fin de tratar de prevenir una segunda ola de infecciones.

Los empleos precisos y los datos de desempleo para China siempre son algo difíciles de obtener porque una parte considerable de su fuerza laboral comprende trabajadores migrantes del país.

Según estimaciones de economistas de UBS, el empleo no agrícola disminuyó en 78 millones en el primer trimestre, lo que representa entre 50 y 60 millones en el sector servicios y 20 millones en los sectores industrial y de la construcción. Esto es de una fuerza laboral total de 900 millones de personas en edad de trabajar.

La tasa oficial de desempleo urbano, ampliamente considerada como un eufemismo, se situó en un máximo histórico del 6,2 por ciento a finales de febrero, y cabe esperar que aumente aún más en los próximos meses, incluso si la economía vuelve a un crecimiento positivo.

Frente a su hostilidad política debido a sus políticas represivas y al crecimiento de la desigualdad social, el régimen de Xi Jinping se basa en su capacidad para promover la expansión económica y mantener lo que llama "estabilidad social". El gobierno se fija el objetivo de proporcionar al menos 10 millones de empleos urbanos más cada año.

Pero según Wang Tao, economista de UBS, incluso cuando el mercado laboral se recupere, el empleo no agrícola caerá en 14 millones este año, suponiendo las ganancias de empleo de los últimos dos años.

Fue significativo que a medida que Xi recorrió las zonas afectadas por las medidas de encierro del condado a principios de febrero insistió en que no debería haber "ningún retraso a gran escala".

El gobierno se enfrenta a un problema importante en la búsqueda de empleo para el número récord de graduados universitarios que ahora llegan al mercado laboral.

A principios de esta semana, en una reunión del Consejo de Estado, el primer ministro Li Keqiang dijo que el gobierno se preocupaba más por la creación de empleo que por el objetivo de crecimiento del PIB y señaló que "la situación del empleo es grave para los graduados universitarios este año".

En 2009, el gobierno respondió a la crisis financiera mundial y a la pérdida de 23 millones de puestos de trabajo con un enorme paquete de estímulo, que comprendía un gasto público de alrededor de medio billón de dólares y una expansión del crédito. En general, se estima que las medidas de estímulo ascendieron a alrededor del 16 por ciento del PIB en ese momento.

Pero esa opción no está abierta a ella en la crisis actual debido a las consecuencias de sus medidas anteriores. El crecimiento repuntó después de 2009. Pero el resultado fueron burbujas del mercado inmobiliario, la construcción de ciudades fantasma y deudas masivas. Según el Instituto de Finanzas Internacionales, la relación entre la deuda total y el PIB se expandió del 173 por ciento en 2008 a alrededor del 300 por ciento en 2019.

En consecuencia, el gobierno y el Banco Popular de China (PBoC) han evitado el tipo de medidas que se ven en otras economías importantes. El gobierno ha dado algunas exenciones fiscales para las empresas y ha proporcionado fondos adicionales para que los bancos presten a las empresas en dificultades. El PBoC se ha trasladado a una política monetaria algo más flexible al reducir uno de sus tipos de interés de interés de los préstamos.

Pero dado el estado de la economía mundial y los martillazos que China ya ha sufrido, es dudoso que tales medidas sean capaces de detener la tendencia hacia abajo y mantener la "estabilidad social" de la que depende el régimen de Xi, que gobierna en interés de una oligarquía ultrarrica.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 18 de abril de 2020)