Cuando Estados Unidos supera las 50.000 muertes, los trabajadores hacen huelga contra la campaña de regreso al trabajo

por Shannon Jones y Andre Damon
27 abril 2020

El número de muertos en EEUU por COVID-19 superó el sombrío hito de los 50.000 el viernes. A pesar de tener solo el cinco por ciento de la población mundial, Estados Unidos ahora representa una cuarta parte de las muertes de COVID-19 en el mundo.

Hace solo un mes, el número total de muertes en los Estados Unidos era inferior a los 1.000. En las últimas dos semanas, un promedio de aproximadamente 2.000 personas han estado muriendo cada día. El número de muertos en Estados Unidos se ha duplicado en diez días.

El número de personas muertas por el coronavirus, según cifras oficiales, ahora es mayor que el número de muertes por combate durante la Guerra Revolucionaria Americana, la Guerra de Vietnam y la Guerra de Corea. En cuestión de días, eclipsará la cantidad de muertes estadounidenses en la Primera Guerra Mundial.

No hay indicios de que la pandemia esté contenida en los Estados Unidos. El viernes, el país tuvo el mayor número de casos nuevos, con 38.000, a pesar de las constantes afirmaciones de que Estados Unidos está "doblando la curva".

A pesar del hecho de que Estados Unidos carece de tests, rastreo de contactos y sistemas de cuarentena necesarios para combatir la propagación de la pandemia, los gobernadores, con el estímulo de la administración Trump, están reabriendo temerariamente las empresas en Estados de todo el país.

Georgia permitió que ayer se reabrieran peluquerías, gimnasios, salones de manicura y salones de tatuajes. El Estado permitirá que los restaurantes abran para el servicio de mesas el lunes.

Florida comenzó a reabrir sus playas el viernes pasado, y Carolina del Sur comenzó a reabrir negocios el lunes. Oklahoma permitió que algunos minoristas reabrieran el viernes. Texas y Tennessee también anunciaron que aliviarían las restricciones en los negocios, y el vicegobernador de Texas Dan Patrick declaró que hay "cosas más importantes que la vida".

Ninguno de estos Estados cumple con las pautas federales para la reapertura, que especifican dos semanas de disminución en el número de pruebas positivas para la enfermedad. Pero las medidas de los gobernadores son coherentes con la campaña emprendida por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, para que las empresas vuelvan a abrir con una "gran explosión", independientemente del grado en que la enfermedad esté realmente contenida.

Los lugares de trabajo han sido una fuente importante de transmisión del COVID-19. Una planta de Tyson Foods en Iowa ha enfermado a cientos de trabajadores. Cien más se han enfermado en una planta de Tyson en Washington, y otros cien en una planta en Georgia.

En los Estados Unidos, las compañías automotrices con sede en Detroit se han escogido a principios de mayo para reiniciar la producción, con Fiat-Chrysler y Toyota pidiendo a los trabajadores que estén preparados para comparecer el 4 de mayo. General Motors ha pedido a los trabajadores que se presenten el 27 de abril de forma voluntaria y que se preparen a reiniciar la producción ya el 4 de mayo.

Con más de 26 millones de trabajadores desempleados en el transcurso del mes pasado, las empresas están utilizando la amenaza de despedir trabajadores, lo que les quitaría el derecho a los beneficios de desempleo, para obligarlos a volver a la producción.

"Los trabajadores estadounidenses que se niegan a regresar a su trabajo porque están preocupados por contraer el coronavirus no deberían contar con obtener beneficios de desempleo", informó ayer Reuters.

Los expertos laboralistas señalaron que el negarles el desempleo a los trabajadores es uno de los principales factores impulsores de las órdenes de regreso al trabajo en todo el Estado. "Creo que uno de los grandes impulsores de esta decisión del gobernador de Georgia Tom Kemp es el sacar a la gente de las listas de desempleo y hacer que el sector privado mantenga a estas personas a flote", dijo a Reuters el abogado laboralista James Radford.

El Wall Street Journal, que ha estado a la vanguardia de las demandas de sacrificar vidas por el bien del mercado de valores, ha exigido que las empresas sean indemnizadas por demandas de los empleados que contraen el COVID-19 en el trabajo.

"Las empresas demandantes también escogen a los empleadores si vuelven a abrir y los trabajadores o clientes se enferman", dijo el periódico. "El virus puede propagarse fácilmente entre los trabajadores en espacios reducidos, y las infecciones han obligado a cerrar algunas plantas empacadoras de carne e instalaciones de alimentos ... Los Estados deben otorgarles protección legal".

En respuesta a las demandas de los empleadores de que regresen a trabajar en condiciones inseguras, los trabajadores en los Estados Unidos y en todo el mundo están exigiendo sus derechos a un lugar de trabajo seguro.

El viernes, al menos 300 trabajadores en 50 instalaciones de Amazon pidieron la baja médica para protestar por la falta de protecciones de seguridad en los almacenes. La compañía ha mantenido sus operaciones durante toda la pandemia. En las últimas semanas, Amazon despidió a seis trabajadores que pidieron mejores protecciones de seguridad para los empleados.

Cientos de estudiantes de posgrado de la Universidad de Columbia se declararon en huelga para exigir la moratoria del alquiler y la remisión de la matrícula para todos los estudiantes durante la pandemia.

También el viernes, 130 trabajadores del hogar de ancianos del Centro de Rehabilitación y Atención Médica de St. Monica en el sur de Filadelfia votaron a favor de la huelga, exigiendo el fin de las condiciones inseguras que han llevado a que el COVID-19 devaste las instalaciones.

Una trabajadora de la FCA en la planta de ensamblaje Jefferson North en Detroit le dijo al World Socialist Web Site: "No me opongo a volver a trabajar, pero quiero estar segura cuando vaya. Tengo esposo, tengo hijos. No quiero infectarles nada.

"Las mesas se van a parecer a un bloque de celdas B de la prisión. Todavía vamos a estar codo a codo. Alguien te toserá en la cara".

Refiriéndose a los fabricantes de automóviles, agregó: "No les importa en absoluto matarnos. Piensan: 'Hemos pagado suficiente dinero para el seguro de paro, es hora de que vuelvan a trabajar'".

El fabricante de aviones Boeing reinició la producción esta semana en sus fábricas estadounidenses en lo que se considera un caso de prueba para la reanudación de la producción industrial. Un número significativo de trabajadores de Boeing boicoteó el regreso al trabajo esta semana.

Cientos de personas participaron en una protesta continua el viernes ante la mansión del gobernador de Georgia, con carteles que incluían: "¡Quédese en casa!", "¡No es hora de abrir!" y "¡Es demasiado pronto para abrir Georgia!". En el transcurso de la semana pasada, enfermeras y otros trabajadores de la salud en Arizona, Virginia y otros Estados se enfrentaron a manifestantes de extrema derecha que exigían un regreso inseguro al trabajo.

Estos desarrollos están teniendo lugar en todo el mundo.

La resistencia al reinicio de la producción no esencial continúa en México, con huelgas esta semana de trabajadores de autopartes en Ciudad Juárez. Esto incluyó a cientos de trabajadores en las plantas operadas por la Electrical Components International que exigen que se les envíe a sus hogares en cuarentena con el salario completo.

En Francia, los docentes presentaron un aviso de huelga oficial, exigiendo que el gobierno de Macron implemente una serie de medidas de seguridad antes de la reapertura prevista de las escuelas en mayo.

En Gran Bretaña, los trabajadores del Servicio Nacional de Salud en Leeds se niegan a trabajar por turnos después de no contar con el equipo de protección personal adecuado en las salas de salud mental. Khulisani Nkala, una enfermera de salud mental de Leeds de 46 años murió de coronavirus la semana pasada. Una enfermera le dijo al Yorkshire Post: "El gobierno está haciendo de cuenta que el uso de máscaras quirúrgicas protege contra la contracción del virus. No protege. También podría ponerme un pañuelo sobre la cara".

Desde el principio, la administración Trump, hablando en nombre de la oligarquía financiera, solo ha tenido una preocupación con respecto a la pandemia de COVID-19: la preservación y expansión de los valores de la bolsa y los márgenes de beneficio de las grandes corporaciones.

La resistencia de los trabajadores a las demandas de la administración Trump y los empleadores de un retorno inseguro al trabajo convergen con las declaraciones de los principales científicos y proveedores de atención médica, que han dejado en claro que es irresponsable reabrir negocios en condiciones en las que la enfermedad no está contenida.

La lucha por defender la vida y el sustento de los trabajadores y la población en su conjunto es inseparable de la lucha contra el sistema capitalista y la transformación socialista de la sociedad.

(Publicado originalmente en inglés el 25 de abril de 2020)