La economía política de la deuda capitalista

por Nick Beams
6 mayo 2020

En respuesta a un artículo de la semana pasada sobre la contracción de la economía estadounidense y la oferta aparentemente interminable de dinero que se puso a disposición de las corporaciones y Wall Street, un lector planteó una pregunta importante en la sección de comentarios de Disqus.

"¿Podría alguien explicarlo por favor", preguntó el corresponsal, "¿qué significan los escritores cuando dicen que el dinero 'de una manera u otra, será extraído de la clase trabajadora?'

"Puedo entender cómo la deuda equivale a austeridad en países como Grecia o España, pero realmente no veo cómo funciona esto en Estados Unidos. ¿No están endeudados los billones de dólares? Y si es así, ¿qué diferencia hacen los billones extra de deuda?

"¿Es el caso de que los billones asignados a Wall Street este mes son dinero tomado directamente de los programas sociales, o es más opaco que eso?"

La referencia a la situación en Grecia y España, contrastándola con la de los Estados Unidos, se basa en las opiniones expresadas por muchos analistas y comentaristas económicos. Sostienen que debido a que el dólar es la moneda global preeminente, las autoridades financieras y el gobierno pueden seguir ampliando la oferta monetaria indefinidamente y Estados Unidos está de alguna manera exento de las leyes que operan en el resto de la economía global.

El objetivo de la respuesta a esta pregunta es demostrar que este no es el caso y plantear dos cuestiones clave que surgen directamente de la crisis.

La primera es que la clase obrera estadounidense, lejos de estar exenta, ya se enfrenta a un nuevo ataque frontal masivo contra sus niveles de vida, empleos y condiciones de trabajo, e incluso la vida misma, además de las que ya han tenido lugar en las últimas décadas. Y, además, que se enfrentará, en el curso de una feroz batalla por defenderse, con la necesidad de emprender una lucha para tomar el poder político en sus propias manos.

La segunda es que el proceso de añadir billones de dólares de dinero creado digitalmente a la montaña ya existente de capital ficticio contiene en su interior las semillas que germinan rápidamente de una crisis económica y financiera que va mucho más allá de lo que se experimenta hasta ahora.

Como señalaron correctamente varios respondedores en Disqus, las respuestas a las preguntas planteadas por el lector giran en torno al análisis marxista del valor. Examinemos esta pregunta.

El circuito de capital en su forma más básica es dinero-commodity-dinero. El objetivo y la fuerza motriz del modo de producción capitalista es la disposición de dinero para comprar productos básicos y luego la venta de productos básicos para devolver una mayor cantidad de dinero al final, con lo cual el proceso se reanuda inmediatamente, de modo que la cantidad adicional de dinero así obtenida se acumula aún más.

En este circuito sin fin, el dinero no es, como lo muestran los economistas burgueses, simplemente un dispositivo técnico inventado de alguna manera para asegurar el proceso de intercambio. Es el representante material de otra cosa, valor.

Este valor se deriva de la cantidad de mano de obra socialmente necesaria, en una etapa determinada del desarrollo de las fuerzas productivas, necesaria para producir el producto en particular. Es decir, el proceso de M-C–M'—la colocación de una masa inicial de dinero, la compra de productos básicos y la obtención de una mayor masa de dinero M'— es en última instancia la acumulación de valor.

La pregunta clave es ¿de dónde proviene este valor adicional? Fue respondida por Karl Marx. Solucionó el problema que había plagado a sus predecesores clásicos (particularmente Adam Smith y David Ricardo) en el ámbito de la economía política. ¿Cómo fue posible en una sociedad de mercado, donde se intercambian equivalentes por equivalentes, por un superávit que se acumularía en manos de la clase capitalista?

Marx señaló que, contrariamente a la concepción anterior, el trabajador no vendía su trabajo al capitalista. Más bien, el trabajador vendió su mano de obra, no el trabajo de parto, sino la capacidad de trabajar.

El valor de este producto se determinó por el valor de los productos básicos necesarios para sostener al trabajador y a su familia, produciendo así la próxima generación de trabajadores asalariados.

Después de haber comprado la fuerza de trabajo de productos básicos, el capitalista tenía entonces derecho a consumirla y, como cualquier otro comprador de una mercancía, a disfrutar de los frutos de ese consumo. El consumo de la mano de obra de productos básicos tuvo lugar en producción. En el proceso de trabajo, el obrero creó más valor del que se encarnaba en la mercancía que había vendido al capitalista: esa mercancía siendo la fuerza de trabajo.

El valor de los productos básicos que comprendía el valor de la fuerza de trabajo de productos básicos vendido al capitalista encarnaba, digamos, cuatro horas de trabajo, pero el trabajador trabajó durante ocho, 10 o 12 horas, y este fue el origen del valor excedente.

Es decir, la fuerza laboral era un producto excepcional o peculiar, en la medida en que su consumo era fuente de valor adicional, o excedente, y que este proceso no se llevaba a cabo en contravención de las leyes de intercambio de mercado, sino de conformidad con ellas.

El valor excedente se acumuló no porque el trabajador individual fuera engañado —Marx asume que al trabajador se le paga el valor total de su poder laboral—sino a través de un sistema de relaciones sociales en el que la equivalencia da lugar a una desigualdad masiva— la acumulación de riqueza en un polo y la pobreza en el otro, incluso a medida que los recursos materiales se expanden.

El significado época del descubrimiento de Marx fue expuesto por su colaborador de toda la vida Frederick Engels en su obra Anti-Duhring .

Allí Engels explicó que el socialismo antes de Marx había criticado el modo capitalista de producción y denunciado sus consecuencias. Pero no podía dominarlos y sólo podía rechazarlos como malos.

Marx, sin embargo, mostró tanto la necesidad para el desarrollo del capitalismo en un período determinado —su desarrollo de las fuerzas productivas de la sociedad— como la necesidad de su caída. Y dejó al desnudo su carácter esencial.

Engels escribió que con estos dos descubrimientos —la concepción materialista de la historia y el secreto de la producción capitalista— "el socialismo se convirtió en una ciencia". Agregó: "Lo siguiente fue resolver todos sus detalles".

Uno de los detalles más preocupantes en el presente período es el papel de las finanzas, o capital ficticio, que se ha desarrollado en los últimos 150 años desde la publicación de Das Kapital; desarrollos de los que Marx era muy consciente, pero que acababa de empezar a surgir en su época.

Las empresas gigantes no son financiadas por empresarios individuales, confiando en sus propios ahorros acumulados o los de su familia. La escala de la producción capitalista ha ido mucho más allá de esto. Dependen de la movilización de los recursos de la sociedad en su conjunto, a través del mercado de valores y del crédito emitido por los bancos.

La mitología del capitalista individual, luchando para avanzar contra grandes probabilidades, tomando riesgos, etc., se mantiene por razones políticas e ideológicas como la justificación para la acumulación privada de beneficios de lo que es esencialmente un proceso social.

El auge de las finanzas condujo al surgimiento de una nueva categoría económica, el capital ficticio.

Si se recauda dinero, ya sea a través de la emisión de acciones o a través de un préstamo bancario, y ese dinero se utiliza para comprar maquinaria, materias primas y mano de obra para iniciar la producción y la extracción de plusvalía, entonces tenemos capital productivo, es decir, capital que extrae el valor excedente.

Pero el mismo capital también existe de otra forma, como las obligaciones de acciones o deuda. Sin embargo, no es capital productivo, sino ficticio. No se dedica a la extracción de valor excedente. Se trata más bien de una reivindicación sobre el valor excedente extraído de la clase trabajadora por el capital en su forma productiva.

Este proceso sólo había comenzado en la época de Marx, pero tenía algunos comentarios perspicaces que hacer sobre él que no han perdido nada de su relevancia. El desarrollo de sociedades anónimas, escribió, "reproduce una nueva aristocracia financiera, un nuevo tipo de parásito disfrazado de promotores de empresas, especuladores y meros directores nominales; todo un sistema de estafa y engaño con respecto a la promoción de empresas, emisión de acciones y tratos de acciones".

Este proceso, continuó, arrasó con todas las justificaciones ideológicas para el modo de producción capitalista. "Lo que arriesga el comerciante especulador es propiedad social, no suya. Igualmente absurdo es el dicho de que el origen del capital es salvar, ya que lo que exige el especulador es precisamente que otros ahorren para él... El otro dicho sobre la abstención es refutado diametralmente por su lujo, que se convierte en un medio de crédito. Las concepciones que todavía tenían cierto significado en un estado menos desarrollado de producción capitalista ahora se vuelven completamente sin sentido" [Karl Marx, Capital Volume 3, p 369, 370 Penguin, 1991].

La masa de plusvalía extraída de la clase trabajadora constituye un pool que se distribuye entre las distintas secciones de capital productivo y las reclamaciones de los titulares de capital ficticio.

Por supuesto, se puede hacer una gran riqueza a partir del comercio de acciones en el mercado de valores y en la gama de mecanismos arcanos en los mercados financieros para el comercio de deuda que se han desarrollado en el período reciente.

Pero el hecho de que el beneficio se pueda obtener de estas operaciones no significa que estos diversos activos financieros en y de sí mismos encarnan el valor. Permanecen, en definitiva, reclamaciones sobre el valor, un hecho que se revela cuando una empresa o empresa va a la liquidación y los precios de mercado de todos los activos financieros basados en ella se desploman y los reclamantes se mudan para obtener lo que pueden de los restos.

Estos activos financieros y sus mecanismos asociados se han expandido en gran medida en las últimas cuatro décadas en un proceso que emana del divorcio cada vez mayor de la acumulación de riqueza del proceso real de producción.

Las raíces de esta separación se pueden ver en el esquema básico de la producción capitalista: M-C–M'. Es decir, en el dinero como punto de partida y de finalización del proceso en su conjunto.

Cualquiera que sean las frases utilizadas por los políticos burgueses sobre cómo se necesitan rescates y limosna para "salvar la economía", la producción capitalista nunca se trata de la producción de bienes y servicios materiales para satisfacer las necesidades de la sociedad. Esto no es más que un medio para un fin, y el capital, como señaló Marx, considera el proceso de producción real —la creación de riqueza material— como un "término medio" inconveniente del que continuamente se esfuerza por liberarse, con el fin de proceder directamente del dinero a más dinero.

Esto no es, cabe señalar, un producto de la codicia individual e insaciable, aunque existe en abundancia, sino que está arraigada en la lógica objetiva de las relaciones sociales y económicas capitalistas.

Eliminando el "término medio" se aceleró a partir de la década de 1980. La desaceleración de la tasa de ganancias que puso fin al auge capitalista de la posguerra —un auge basado en tasas de ganancias constantes o en aumento y una consecuente expansión de la industria— condujo al aumento de la financiarización y la acumulación de riqueza a través de la especulación y el parasitismo.

Se crearon nuevas y más fantásticas formas de capital ficticio, incluyendo derivados financieros complicados como swaps de incumplimiento de crédito y obligaciones de préstamos garantizados. Se desarrollaron algoritmos para facilitar el comercio informatizado rápido, de modo que los especuladores pudieran aprovechar instantáneamente las ligeras variaciones en los mercados para obtener beneficios. Todo se convirtió en objeto de especulación, desde hipotecas de viviendas hasta deudas con tarjetas de crédito y estudiantes, la solvencia crediticia de las empresas, la volatilidad del mercado de valores, las tasas de interés y los movimientos de divisas.

Los beneficios no fueron cosechados cada vez más por el desarrollo de la producción, sino a través de los juegos de azar y la especulación en este casino gigante, y cuando una burbuja financiera estalló, la Fed de los Estados Unidos estaba a su disposición para bombear más dinero para crear el siguiente.

Esto condujo al colapso de 2008. La Fed y sus contrapartes globales, sin embargo, respondieron poniendo aún más dinero a disposición, a través de tasas de interés ultrabajas y la flexibilización cuantitativa, creando una nueva montaña de capital ficticio que amenazaba con colapsar incluso antes de que el coronavirus golpeara.

De hecho, se puede decir que la pandemia ha desempeñado un papel útil para el capital, ya que ha proporcionado la justificación para que la Fed y otros grandes bancos centrales lleven a cabo una operación de rescate que habrían tenido que llevar a cabo de todos modos.

En respuesta a la amenazada crisis del mercado que surgió a mediados de marzo, se han vertido más billones en el sistema financiero.

Pero por mucho que parezca que el "valor" simplemente se puede crear de la nada, esta gigantesca masa de capital ficticio se basa en última instancia en valor excedente obtenido de la explotación de la clase trabajadora. Sus reclamaciones sólo pueden satisfacerse si se aumenta el pool disponible de plusvalía.

Aquí radica la fuente material objetiva del impulso de todos los gobiernos capitalistas, cualquiera que sea su coloración política, para un regreso al trabajo, cualesquiera que sean los peligros para la salud que plantean a los trabajadores.

La extracción de la plusvalía debe reanudarse y reanudarse a un ritmo aún más feroz que en el pasado. Esta es la razón por la que las llamadas medidas de "emergencia" introducidas en la crisis actual, que eliminan los salarios y las condiciones anteriores, se harán permanentes, al igual que las nuevas medidas, como el sistema de salarios de dos niveles, los contratos de hora cero y el desarrollo de la llamada economía “gig”, se harán permanentes después de la crisis de 2008.

El vampiro de capital ficticio creado por la Fed y otros bancos centrales, así como los déficits incurridos por los gobiernos para financiar las corporaciones y los bancos, deben tener sangre fresca en forma de valor excedente bombeada en sus arterias.

Pero esta sangre debe ser suministrada no sólo a través de la intensificación inmediata de la explotación de la clase trabajadora. Los servicios sociales vitales, como la salud, la educación, las pensiones, etc., son una fuga del pool de plusvalía disponible para la apropiación por capital ficticio, y este desvío de valor excedente debe detenerse. Aquí no se trata de predecir lo que va a ocurrir, sino de estudiar lo que ya ha sucedido.

Inmediatamente después de la crisis de 2008, los gobiernos capitalistas mayores comprometieron a proporcionar un estímulo presupuestario. Poco más de un año después, en una reunión del G20 en junio de 2010, se revirtió esa política y se aplicaron medidas de austeridad, lo que dio lugar, entre otras cosas, a los desastrosos recortes a los servicios de salud expuestos por la actual pandemia.

El corresponsal de Disqus plantea la cuestión de qué diferencia hará la adición de más billones de dólares al déficit estadounidense, dado que los niveles de deuda ya están significativamente elevados.

Al abordar esta cuestión, cabe señalar en primer lugar que incluso antes de la pandemia, había preocupaciones sobre los niveles de deuda pública estadounidense y su sostenibilidad. La acumulación adicional de deuda no es un mero aumento cuantitativo, sino que tiene más naturaleza un salto cualitativo.

Se ha estimado que la relación deuda pública/PIB de Estados Unidos este año será del 99 por ciento, frente al 79 por ciento del año pasado, y aumentará al 108 por ciento en 2023, superando el récord anterior establecido en la Segunda Guerra Mundial.

Una de las cuestiones clave es el efecto que esto tendrá en el sistema financiero mundial, en condiciones en las que el dólar estadounidense es la base del sistema monetario internacional.

Según el historiador económico Adam Tooze, puede seguir funcionando mientras el dólar se haya puesto a disposición de otros bancos centrales para evitar un colapso en el sistema crediticio global.

Tooze publicó un libro titulado Crashed en el décimo aniversario de la crisis de 2008, en el que señaló el papel principal desempeñado por la Fed en el suministro de swaps de dólares a otros bancos centrales, lo que impidió una congelación total del sistema de crédito. Por lo tanto, acogió con beneplácito la ampliación de este programa a mediados de marzo, cuando el mercado de valores estadounidense se hundiría.

En un artículo publicado en el New York Times el 20 de marzo, dijo que era "buenas noticias" y que la Fed se estaba tomando en serio su responsabilidad internacional. El artículo fue incluso encabezado "This Is the One Thing That Might Save the World From Financial Collapse" (“Esta es la única cosa que podría salvar al mundo del colapso financiero.”)

En el curso de su artículo, Tooze hurgaba en la cuestión del valor.

"La propia economía estadounidense puede parecer débil", escribió, "pero el dólar sigue siendo el medio de pago y almacenamiento de valor más universalmente aceptable".

Pero cómo estos dólares, creados digitalmente a través de la pulsación de un botón de la computadora, podrían ser una "tienda de valor" que no explicó. Además, su argumento era esencialmente circular. Fue de la siguiente manera: El dólar es el medio de pago más universalmente aceptable porque es un almacén de valor, y es un almacén de valor porque es el medio de pago más universalmente aceptable.

Tooze, que se describe a sí mismo como un historiador "izquierda-liberal", es muy consciente, de su estudio de la crisis de 2008, de las implicaciones del aumento masivo de la deuda.

En un artículo publicado en The Guardian el 27 de abril, escribe que habrá una "pila imponente de IOUs (pagarés)" que surja de la crisis, y la cuestión de su reembolso "decidirá la complexión de nuestra política en los años venideros". Advierte que a menos que se aborde este tema, "las deudas del coronavirus serán un ariete para una nueva campaña de austeridad".

Con razón concluye, después de señalar el programa de austeridad iniciado después de 2010, que la política del pago de la deuda no es una cuestión nacional, sino de clase: ¿quién va a pagar?

Pero su conclusión es que es posible evitar un conflicto de frente haciendo que el banco central compre la deuda emitida por los gobiernos, y que se debe llevar a cabo una campaña política con el objetivo de "garantizar que los bancos centrales continúen sus métodos de lucha contra la crisis en el período de recuperación".

Con ello se pretende tratar de garantizar que se impida a la masa de la población comprender la importancia real de la desintegración actual del sistema capitalista al que se enfrenta ahora. Las masas deben quedar atrapadas en una serie de ilusiones de que se puede evitar una confrontación frontal, si sólo la Fed, junto con el Banco Central Europeo y el Banco de Inglaterra, siguen bombeando más dinero.

La política de un programa de este tipo, ya sea que el "izquierda-liberal" Tooze se preocupe por reconocerlo o no, es dar a las clases dominantes más tiempo para preparar su ofensiva contra la clase trabajadora, que reconocen como inevitable.

La infusión de dinero digital no puede continuarse ad infinitum porque en algún momento, más pronto que tarde, socavará todo el sistema financiero, advertencias de las cuales ya se están haciendo.

Un artículo en la Australian Financial Review del 27 de abril, por ejemplo, informa sobre las advertencias hechas por Paul Singer, el jefe del fondo de cobertura de 60 mil millones de dólares Elliott Management. En su última carta a los inversores, Singer escribió que si bien la "política monetaria de emergencia" puede ser el movimiento correcto hoy, no sería dentro de dos años.

Hace diez años, los responsables políticos recurrieron al "extremismo monetario" y lo aceleraron incluso después de que la emergencia hubiera pasado, escribió. El resultado no fue hiperinflación. Pero esta perspectiva, que definió como "un rechazo del dinero falso y los banqueros centrales con conocimientos falsos posiblemente está al acecho fuera de la vista".

Advirtió que la flexibilización cuantitativa y las tasas de interés negativas no eran sólidas "porque su eficiencia de apariencia mágica confía en la fe ingenua por parte de los ciudadanos, los inversores y las empresas de que el dinero en papel es confiable sin importar cuánto de él se haga, y no importa cuál sea el retorno... de mantener reclamaciones al respecto”.

El mundo, dijo, "se había acercado a un punto de inflexión después de lo cual la impresión de dinero, los precios y el crecimiento de la deuda están en una espiral ascendente que las autoridades monetarias se dan cuenta de que no se puede romper excepto a costa de una profunda recesión y colapso del crédito".

La forma de lo que vendrá en un período de lo que podría llamarse "política de deudas" se puede discernir examinando lo que ocurrió después de la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial, los dos períodos anteriores en los que la deuda estaba en los niveles que ahora se estaban alcanzando.

La deuda contraída en la lucha contra la Segunda Guerra Mundial fue capaz de ser agotada con el tiempo sobre todo porque la economía capitalista mundial, después de tres décadas de la hecatombe, entró en un repunte. Esto se debió principalmente a la extensión de los métodos más productivos de la industria estadounidense a las otras grandes economías, asegurando un aumento en la tasa de ganancias y un aumento en el crecimiento económico.

Fue una situación completamente diferente después de la Primera Guerra Mundial. La economía global ya había entrado en una larga recesión antes de que estallara la guerra —en muchos sentidos, como señaló León Trotsky en muchas ocasiones, la guerra en sí misma estaba arraigada en ese desarrollo— y la clase trabajadora emergió de ella para sumergirse en una serie de conflictos en los que la tarea de tomar el poder político se planteaba directamente.

Esa tarea no se llevó a cabo porque la clase obrera no tenía a la cabeza un partido revolucionario del calibre del Partido Bolchevique que llevó a la clase obrera rusa al poder en la revolución de octubre de 1917. Las consecuencias de esas derrotas fueron dos décadas de desempleo, depresión, fascismo y luego guerra.

Cualquier intento de hacer una comparación con la reducción de la deuda después de la Segunda Guerra Mundial es completamente falaz. No hay una economía estadounidense preparada para dar un impulso al sistema capitalista global. El capitalismo estadounidense es la expresión más atroz de la podredumbre y la decadencia del sistema en su conjunto.

La economía mundial ha entrado en un colapso, desencadenado, pero no fundamentalmente causado, por la pandemia, en condiciones de una caída prolongada —un período que ya se había caracterizado mucho antes de que el coronavirus hubiera llegado a la escena como uno de estancamiento secular—.

Esto es lo que está determinando la economía política del período que ahora se ha abierto. La clase obrera sólo puede hacer frente a esta nueva situación extrayendo las lecciones del pasado y, basándose en ellas, emprender la construcción del partido revolucionario para liderar la lucha por el poder político a fin de comenzar la tarea de reconstruir la economía mundial en bases socialistas.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 05 de mayo de 2020)

 

El autor también recomienda:

La pandemia del COVID-19 y el surgimiento del nacionalismo económico
[22 abril 2020]

La pandemia, las ganancias y la justificación capitalista del sufrimiento y la muerte
[20 abril 2020]

Los mercados se disparan con anuncios de despidos
[20 febrero 2020]