Veinticinco años desde la muerte de Ed Winn

por Fred Mazelis
27 junio 2020

Esta semana se cumplen 25 años de la muerte de Ed Winn, miembro desde hace mucho tiempo de la Liga Obrera (Workers League) , precursor del Partido Socialista de la Igualdad en los EE.UU. y dos veces candidato presidencial de la Liga Obrera. Este obituario, que conmemora la vida y el trabajo de Ed Winn, apareció en el International Workers Bulletin, un precursor del World Socialist Web Site . Ha sido ligeramente editado para su republicación.

Ed Winn, líder de la Liga Obrera (Workers League, antecesora del Partido Socialista por la Igualdad) y candidato del partido a la presidencia de los Estados Unidos en 1984 y 1988, murió en Wilmington, Carolina del Norte, el 20 de junio de 1995. Tenía 58 años.

Ed Winn

El camarada Winn había sufrido durante algunos años de una enfermedad renal y estaba en lista de espera para un trasplante de riñón. Sin embargo, su muerte por un aparente ataque al corazón fue repentina e inesperada. Es una gran pérdida para la clase obrera y el movimiento revolucionario.

Durante casi dos décadas, Ed Winn fue miembro de la Liga Obrera y partidario político de la Cuarta Internacional. Su historia de lucha, como trabajador de tránsito en la ciudad de Nueva York y, sobre todo, como líder del movimiento trotskista, está ligada a las grandes cuestiones políticas de nuestro tiempo.

Ed nació el 12 de febrero de 1937 en Wilmington, Carolina del Norte. Su padre, Richard, era albañil, y su madre, Anna, ama de casa. Su familia, como millones de personas, luchó por mantenerse durante un período de desempleo y pobreza masivos.

El sistema de Jim Crow de apartheid racial se afianzó firmemente en Carolina del Norte durante su infancia. La conciencia política de Ed mientras maduraba en los años 50 fue moldeada por la creciente lucha por los derechos civiles. Recordó las amenazas de la policía y los racistas blancos y todo el sistema de segregación: "los bebederos separados para los blancos, las instalaciones públicas separadas que fueron creadas por las leyes racistas de los estados del sur desde Maryland, donde tenía parientes, hasta Mississippi, donde visité y me quedé por un tiempo".

Ed tenía 18 años cuando Emmett Till, un joven negro de 14 años, fue golpeado y linchado por el Ku Klux Klan en Sumner, Mississippi en el otoño de 1955. Till, un joven de Chicago que estaba visitando a sus parientes, fue asesinado por el "crimen" de supuestamente silbar a una mujer blanca. Sus asesinos fueron absueltos.

Cuando Ed Winn llegó a la ciudad de Nueva York en 1958 ya sabía mucho sobre la lucha por la igualdad de derechos. Pronto se enteró de las luchas en los centros de trabajo. Consiguió trabajo en una tienda de ropa y se hizo miembro del sindicato de trabajadores de la confección durante un tiempo. A finales de 1965 fue contratado por la Autoridad de Tránsito de la ciudad de Nueva York, donde trabajó durante los siguientes 22 años.

Sólo unos meses después de convertirse en un trabajador de tránsito, Ed se unió a otros miles de personas en una huelga militante que cerró el Sistema. La huelga de tránsito de 1966 fue una de las amargas luchas, incluyendo las de la industria automotriz, las minas y otros sectores de la industria básica, que estalló cuando el auge posterior a la Segunda Guerra Mundial estaba llegando a su fin. El presidente del Sindicato de Trabajadores del Transporte, Mike Quill, fundador del sindicato, se vio obligado a convocar la huelga y a desafiar a los políticos capitalistas y a los tribunales. Quill, que sufría una grave enfermedad cardíaca, tuvo un ataque cardíaco fatal después de ser encarcelado.

Ed Winn haciendo campaña en 1984

La huelga terminó con una victoria para los trabajadores de tránsito, aunque los avances logrados en materia de salarios y prestaciones han sido destruidos en gran medida por los años de contratos de concesión. Ed fue elegido como delegado sindical en un patio de mantenimiento de coches durante su primer año de trabajo.

Varios años más tarde, Ed se unió a un grupo de oposición en el Local 100, el Comité de Base, que estaba dominado por una perspectiva de nacionalismo negro. La oposición desafió a la dirección del sindicato de derecha por motivos raciales, alegando que los ataques a los trabajadores eran el resultado de la discriminación y argumentando que el creciente número de trabajadores negros en el sistema de tránsito hacía posible un cambio al "liderazgo negro" del Local 100.

Como explicó más tarde Ed Winn: "No entendíamos los problemas de clase que se planteaban, que los problemas que se desarrollaban en los lugares de trabajo eran problemas que afectaban tanto a los trabajadores negros como a los blancos, que eran problemas que afectaban a la propia clase trabajadora. Nuestra estrecha perspectiva nacionalista nos impidió reunir a los trabajadores negros y blancos para emprender una lucha común contra aquellos, a saber, los banqueros y empresarios, que querían poner la carga de la crisis en tránsito sobre las espaldas de los trabajadores".

El Comité de Base se desintegró en 1972. Ed, junto con la mayoría de sus otros partidarios activos, se alejó por un tiempo de la actividad política y sindical.

A mediados de la década de 1970, el capitalismo mundial se vio sacudido por una serie de convulsiones económicas y políticas. En los EE.UU., la crisis del Watergate precipitó la dimisión de Richard Nixon, que fue seguida de la derrota de la guerra estadounidense contra Vietnam. En 1975 la ciudad de Nueva York se tambaleó al borde de la bancarrota y se estableció una Junta de Control Financiero de Emergencia estatal para romper los contratos sindicales y obligar a los trabajadores de la ciudad a pagar por la crisis.

Uniéndose a la Liga Obrera

Ed trabajaba ahora como mantenedor de autobuses en el taller de mantenimiento de la superficie del este de Nueva York en Brooklyn. Fue aquí donde entró en contacto con la Liga Obrera. Se enteró de la campaña del partido a favor de Gary Tyler, un joven negro que había sido incriminado y encarcelado en Luisiana por un crimen que no cometió.

Tom Henehan, un joven líder de la Liga Obrera y su movimiento juvenil, los Jóvenes Socialistas, desempeñó un papel clave en el reclutamiento de Ed Winn en la Liga Obrera.

Tom discutió con Ed el folleto de la Workers League Nacionalismo Negro y la Teoría Marxista, argumentando que la cuestión fundamental que enfrentaba cada sector de los trabajadores era la lucha de clases y no las luchas basadas en la raza. Tom también enfatizó la importancia de emprender una lucha dentro del sindicato de tránsito contra su liderazgo procapitalista y de luchar por construir un partido laboral para establecer un Gobierno obrero[1].

Como resultado de estas discusiones y su lectura del Boletín, como se llamaba entonces el periódico de la Liga Obrera, Ed se unió a la Liga Obrera a principios de 1976.

Más tarde dijo que "la primera obra de León Trotsky que leí fue Marxismo y los Sindicatos, en la que trataba de la decadencia económica del capitalismo y la necesidad de transformar los sindicatos en organizaciones revolucionarias. Esto, a su vez, significaba sustituir la dirección sindical reformista por una dirección revolucionaria. Al mismo tiempo, Trotsky advirtió que los sindicatos no podían sustituir al partido revolucionario: que la dirección revolucionaria sólo podía venir a través de la construcción de un partido formado en la perspectiva mundial marxista y en una perspectiva científica".

Una de las experiencias políticas cruciales por las que pasaron Ed y otros miembros de la Liga Obrera llegó menos de dos años después, cuando Tom Henehan, entonces de 26 años, fuera asesinado a tiros en baile de los Jóvenes Socialistas en apoyo de Gary Tyler en la sección de Bushwick de Brooklyn.

Ed Winn hablando en la reunión conmemorativa de Tom Henehan en 1977

Junto con otros miembros y partidarios de la Liga Obrera, Ed Winn respondió con fuerza a este asesinato político, reuniendo el apoyo de miles de trabajadores de tránsito y otros en peticiones que demandaban una investigación del asesinato y la acción para llevar a los asesinos a juicio. Después de más de tres años, los dos sicarios fueron arrestados, juzgados, condenados y sentenciados a penas de prisión máxima.

En diciembre de 1977, Ed Winn fue elegido para formar parte de la junta ejecutiva del TWU Local 100, representando a más de 1.000 trabajadores de la división de Mantenimiento de Superficie del sindicato. Se presentó en un programa que pedía la construcción de un partido laboral y políticas socialistas. Fue reelegido en 1979.

Durante estos años Ed se desarrolló como un luchador marxista de la clase obrera. Cuando los trabajadores de tránsito volvieron a hacer huelga en 1980, él estaba en el consejo ejecutivo y luchó contra los movimientos de la burocracia, entonces encabezada por John Lawe, para aislar y traicionar la huelga.

Ed luchó para que los trabajadores del tránsito dirigieran a toda la clase obrera contra el alcalde demócrata antisindicato, Ed Koch. Sin embargo, los demás oponentes de Lawe en el consejo ejecutivo del Local 100 se basaron simplemente en la militancia sindical e ignoraron las cuestiones políticas en la lucha contra la burocracia sindical. "Ellos mismos se negaron a romper con el Partido Demócrata capitalista y a desafiar el llamado derecho de unos pocos banqueros multimillonarios a dictar concesiones salariales, despidos y recortes en los servicios sociales", declaró Ed. "Por lo tanto, no podían ofrecer ninguna alternativa viable a la política capituladora de la dirección de Lawe”.

Candidato a la presidencia

La derrota de los trabajadores de tránsito en 1980 prefiguró la traición de la lucha de los controladores de tráfico aéreo de la PATCO un año después y la década siguiente de huelgas traicionadas y rotas. La siguiente etapa de la actividad de Ed Winn como trabajador de tránsito y líder de la Liga Obrera estaba ligada a la lucha contra estas traiciones. En 1984 Ed solicitó y obtuvo una licencia de su trabajo de tránsito para presentarse como candidato presidencial de la Liga Obrera en su primera campaña nacional.

Este fue un período de recortes salariales al por mayor, concesiones, cierres de plantas y destrucción de sindicatos. El asalto a la clase obrera fue llevado a cabo por los partidos Demócrata y Republicano. Jesse Jackson llevó a cabo su propia campaña como demócrata para mantener a los trabajadores atados a ese gran partido empresarial. Ed y su compañera de fórmula Helen Halyard fueron puestos en la papeleta en seis estados industriales, y recibieron 14.363 votos. Habló con miles de trabajadores en Nueva Jersey, Pensilvania, Ohio, Michigan, Illinois y Minnesota.

Ed Winn y Helen Halyard haciendo campaña en la planta de Ford Rouge

Ed fue de nuevo el candidato de la Liga Obrera para presidente, al que se unió esta vez Barry Porster como candidato a la vicepresidencia. La campaña de la Liga Obrera expuso el deterioro de las condiciones sociales de millones de personas tras ocho años de la presidencia de Reagan y la enorme transferencia de riqueza a los ricos, así como la crisis a la que se enfrentaba el movimiento obrero.

El ataque rompe-sindicato, ayudado e instigado por la propia dirección de la AFL-CIO, se había profundizado durante la década de 1980. La derrota de la huelga de los empacadores de carne de Hormel fue seguida por la incriminación de los cuatro mineros de carbón involucrados en la huelga de 1984-85 contra A.T. Massey en Kentucky. Durante ese período, el número de miembros de los sindicatos siguió disminuyendo rápidamente.

Uno de los puntos culminantes de la campaña de 1988 fue la aparición de Ed Winn ante mil trabajadores del papel y sus partidarios en un mitin en Lock Haven, Pennsylvania, en el que se conmemoraba el primer aniversario de la lucha contra International Paper. En ese discurso, escuchado atentamente por los trabajadores enfrentando un “lock-out” patronal y los huelguistas de varios estados, Winn analizó las derrotas sufridas en la década de 1980 y explicó su origen.

"Nadie puede afirmar", concluyó, "que los trabajadores estadounidenses no querían luchar contra los destructores de sindicatos de las empresas o que eran demasiado débiles para derrotarlos. La debilidad no está en las filas de los trabajadores, sino en la cobardía y la traición de los burócratas. Con una dirección revolucionaria, una dirección que lucha por políticas socialistas, y una estrategia revolucionaria, la clase obrera puede derrotar a sus enemigos y abrir un nuevo camino para la sociedad, a través de los Estados Unidos e internacionalmente. Esto es lo que les pido que hagan".

En la campaña de 1988 la Liga Obrera colocó a sus candidatos en la boleta en ocho estados y el Distrito de Columbia. Ed Winn recibió 18.662 votos.

Lucha contra el oportunismo

El período entre las campañas de 1984 y 1988 también fue testigo de una lucha histórica contra el oportunismo dentro de la Cuarta Internacional. La Liga Obrera y sus colaboradores derrotaron internacionalmente al liderazgo oportunista del Partido Revolucionario de los Trabajadores Británico (WRP, Workers Revolutionary Party), que reaccionó a la prolongada degeneración del estalinismo, la socialdemocracia y la burocracia sindical por abandonar la lucha por el liderazgo revolucionario. La lucha entre la mayoría del Comité Internacional y la dirección del WRP, que comenzó a principios de los años ochenta, culminó en una escisión en 1985-86.

El último mitin electoral de la Workers League de 1984

En 1984, Ed tuvo la oportunidad de ser testigo de primera mano de la degeneración del WRP, cuando visitó Gran Bretaña como candidato presidencial de los trotskistas norteamericanos. En una reunión pública sus anfitriones lo presentaron simplemente como un trabajador de tránsito, omitiendo toda mención de la campaña electoral de la Liga Obrera. De hecho, en este punto el WRP estaba proporcionando a Jesse Jackson una cobertura favorable en su prensa.

Ed se retiró de su trabajo en tránsito para dedicarse plenamente a la campaña electoral de 1988 y a otros trabajos políticos. Poco después de la campaña, sin embargo, se le diagnosticó una enfermedad renal poliquística, un trastorno hereditario que conduce a la pérdida progresiva de la función renal. Comenzó a recibir tratamientos de diálisis renal y se preparó para un eventual trasplante, que le permitiría volver a llevar una vida normal y activa.

Durante este período Ed continuó participando en el trabajo político lo mejor que pudo. Se reunió con sus compañeros de tránsito, habló en reuniones públicas de la Liga Obrera y escribió artículos y columnas para el Boletín sobre la lucha en el tránsito, así como sobre otros temas.

En 1990 y 1991 la ciudad de Nueva York fue escenario de varias luchas encarnizadas, entre ellas las huelgas del Daily News y del Greyhound. En noviembre de 1990, la policía, con la colaboración de los funcionarios del sindicato Newspaper Guild, detuvo a Ed en el piquete del Daily News por un cargo falso de alteración del orden público. Una campaña de la Liga Obrera obligó al gremio a acudir en defensa de Ed, y los cargos fueron retirados.

El temor que Ed Winn siguió evocando dentro de la burocracia de la TWU, tres años después de su jubilación, se demostró en marzo de 1991, cuando el presidente del Local 100, Sonny Hall, escribió a Winn una carta histérica y amenazadora en respuesta a una columna del Boletín que exponía la fraudulenta afirmación de Hall de apoyar a los huelguistas del Daily News. Hall escribió, "lo que ... quería era una huelga masiva, no para ganar salarios, sino para derribar al gobierno". En la respuesta de Winn, escribió: "¿Qué tiene eso de terrible? Si eso es lo que se necesita para defender los trabajos y el nivel de vida de los trabajadores de tránsito, ¡que así sea!"

Ed siempre estuvo muy orgulloso de su colaboración con sus camaradas internacionales del movimiento trotskista en Europa, Asia y Australia. En noviembre de 1991 pudo viajar como parte de la delegación de EE.UU. a la Conferencia Mundial contra la Guerra Imperialista y el Colonialismo, celebrada en Berlín, donde se reunió con trabajadores de muchas partes del mundo y participó en sus procedimientos.

El camarada Winn regresó a Wilmington en 1993 después de la muerte de su padre y permaneció en una lista de espera para un trasplante de riñón. Continuó participando en la vida política de la Liga Obrera, reuniéndose con otros miembros del partido y discutiendo los acontecimientos políticos.

A Ed le sobreviven sus tres hijos, Ed Jr., Adrienne y Debbie, y diez nietos. El 25 de junio de 1995 se celebró un funeral en Wilmington. La Liga Obrera anunciará pronto la fecha de una reunión conmemorativa que se celebrará en la ciudad de Nueva York.

Cualquiera que conociera a Ed Winn estaría dispuesto a testificar su integridad y honestidad. Era universalmente respetado por sus compañeros de trabajo, incluso por aquellos que no estaban de acuerdo con sus puntos de vista políticos, y por sus vecinos de Brooklyn. Un hombre calmado y digno, que ardía con una emoción apenas oculta cuando estaban en juego cuestiones fundamentales de principios. Tuvo un impacto intelectual y moral en aquellos que lo conocieron.

El legado político de Ed tiene que ser confrontado con la degeneración y el colapso de los viejos liderazgos de la clase trabajadora en todo el mundo.

Nunca vaciló en su dedicación a las luchas de los trabajadores, su confianza en que se acercaba un nuevo período de lucha revolucionaria y su convicción científica de la necesidad de la transformación socialista de la sociedad. Es por eso que tantos trabajadores aprenderán y honrarán el ejemplo que él dio.

Durante este período, la Liga Obrera luchó por la construcción de un Partido Laboral, basado en un programa socialista, como la forma política a través de la cual la clase obrera estadounidense podría establecer su independencia de la política capitalista. La bancarrota del programa nacionalista de los sindicatos, y su degeneración en instrumentos directos de la élite financiera corporativa para vigilar a la clase obrera, llevó a la Liga Obrera a concluir en 1995 que la demanda del Partido Laborista ya no era viable. Para más información, ver Los fundamentos históricos e internacionales del Partido Socialista de la Igualdad-Parte 11.

El autor t ambi é n recomienda :

Tom Henehan: una vida revolucionaria
[16 octubre 2017]

¿Por qué son hostiles los sindicatos al socialismo?
[ 1 octubre 2019]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 26 de junio de 2020)