Trabajadores automotores de Norteamérica expanden lucha contra condiciones inseguras frente a pesadilla del COVID-19

por Shannon Jones
13 julio 2020

El Boletín de los Trabajadores Automotores del WSWS ayudará a los trabajadores autom otores y otros trabajadores a establecer comités de base para la seguridad. Env íale un correo electrónico al Boletín de los Trabajadores Automotores a autoworkers@wsws.org para obtener más información.

La oposición entre los trabajadores automotores en América del Norte está aumentando al retorno prematuro al trabajo impuesto por las corporaciones con el apoyo de los sindicatos. El COVID-19 se está extendiendo en las fábricas y almacenes en condiciones en las que se ignoran los protocolos básicos de seguridad como parte de la campaña para aumentar la producción, mientras los trabajadores que resisten son victimizados por la gerencia con la evidente colusión de los sindicatos.

En el Complejo de Fiat Chrysler en Toledo, Ohio, los trabajadores decidieron crear un comité de base para la seguridad en respuesta a los casos de montaje de COVID-19 en su planta. La valiente resistencia de los trabajadores de Toledo sigue al lanzamiento de comités de base para la seguridad en la planta de ensamble Jefferson North en Detroit, Michigan, y la cercana planta Sterling Heights en los suburbios al norte de Detroit.

Trabajadores de Jeep en Toledo [Fuente: FCA Media]

Le han llegado informes al Boletín de los Trabajadores Automotores del World Socialist Web Site en apoyo a tal iniciativa de las bases en la planta de camionetas de Ford en Louisville también, donde los trabajadores organizaron una protesta esta semana porque no estaban siendo aplicadas las medidas de seguridad.

A pesar de la propagación del virus mortal, el sindicato United Auto Workers (UAW) y la gerencia están reteniendo información básica de los trabajadores mientras colaboran para aumentar la producción a cualquier costo.

El Toledo Blade informó ayer que 31 trabajadores dieron positivo en la planta desde su reapertura en mayo. Esta cifra es probablemente una gran subestimación, en condiciones donde la administración se ha negado a reconocer cualquier infección. La producción en el complejo de 125 hectáreas ha continuado ininterrumpidamente, sin ninguna pausa para la limpieza. La planta emplea a unos 6.500 trabajadores y produce los Jeep Gladiator y Wrangler.

En Ohio, se registraron 1,525 casos de COVID-19 el viernes, el total diario más alto hasta la fecha, lo que lleva el total a 62,856. Además, se reportaron 26 muertes, lo que eleva el total en todo el estado a un poco más de 3.000.

Un trabajador de FCA de Toledo le escribió al Boletín de los Trabajadores Automotores: “Hoy tuve a alguien trabajando directamente a mi lado durante 10 horas sin nada que me protegiera además de una delgada mascarilla. Esta persona solo estuvo en cuarentena durante tres días y le dijeron que se reportara después de viajar. ¿Qué debemos hacer realmente? Ni a la empresa ni al sindicato les importan nuestros intereses.

“Les pido que, por favor, concienticen e investiguen más a fondo los problemas y amenazas en el complejo de ensamble de Toledo. Todos estamos tratando de protegernos sin ayuda y sin nadie a quien recurrir para obtener respuestas honestas”.

Otro trabajador de Jeep le dijo al Boletín de los Trabajadores Automotores: “Un empleado fue sacado de mi área en la línea y se les dijo a los empleados que no revelaran la situación. Una empleada renunció debido a esta situación y nos informó cuando ella se marchaba. No cerraron, no hicieron una limpieza profunda, simplemente detuvieron la línea para encontrar un reemplazo y siguieron funcionando…”.

“No les importa nuestra salud, seguridad, ni les importa la seguridad de nuestras familias”, comentó el trabajador sobre la respuesta de la gerencia y los funcionarios del UAW en la planta.

Sin embargo, otro trabajador de Jeep le dijo al Boletín de los Trabajadores Automotores: “Nos dan una botella de alcohol isopropílico a prueba de 70 con algunos trapos y se supone que debemos limpiar las máquinas con eso. Los trapos son como viejas camisetas del auto de alguien. No es seguro. Estamos constantemente unos encima otros. No puedes distanciarte socialmente en la planta”.

“Todo lo que les preocupa es ganar dinero. No les notifican a los que estuvieron en contacto con un caso positivo. Tengo una amiga que dio positivo. ¿Cómo saben quién estuvo en contacto con quién? Ni siquiera le avisaron a su equipo. Ella se encargó de contactar a los miembros de su equipo y decirles”.

Las condiciones deplorablemente inseguras son generalizadas en todas las plantas de automóviles y proveedores de piezas. Un trabajador de la planta de ensamble de Ford Louisville publicó en Facebook acerca de los acontecimientos el jueves: “Frenaron todo el equipo 2 para ir a cubrir trabajos donde está el COVID porque la mayoría de ellos se fueron. El 90 por ciento del equipo 2 se retiró y también finalizaron su turno en vez de ir al área infectada. ¡AHORA hay SOLIDARIDAD!”.

Trabajadores en la planta de ensamble de Ford en Louisville

Una veterana trabajadora de la planta de ensamble de General Motors de Wentzville, cerca de St. Louis, le dijo al WSWS que los casos reportados el jueves se aproximaban a los 20 y que han aumentado aún más desde entonces. Dijo que GM los consideraba “casos externos”, negando que fueran resultado de la exposición dentro de la planta. “¿Cómo pueden decir que no están relacionados con GM cuando estamos expuestos todos los días?”, preguntó. “¿Por qué no toman las temperaturas también cuando nos vamos, ya que solo lo hacen cuando entramos?”.

La situación es aún peor en las plantas de autopartes. Una trabajadora de Flex-N-Gate en Detroit escribió: “Te dan puntos, es decir, calificaciones disciplinarias por estar ausente, incluso cuando tienes una nota del médico, cuando no estaban haciendo esto antes. He estado aquí por casi dos años y me rompe el corazón que tantos de nosotros tengamos que soportar estas condiciones”.

Otro trabajador de autopartes escribió: “Escuché de un empleado de Piston Automotive, fuera de Detroit, que un empleado estaba vomitando en el trabajo y que lo enviaron a casa. Antes de que el empleado se fuera y fuera enviado a casa, declaró que su madre dio positivo al COVID-19. Además, otro empleado se puso a trabajar diciendo que estaba cerca de alguien que lo tenía. Le escribo para preguntar si esto puede investigarse, ya que tenemos una familia en casa, con un niño que tiene asma, así que verá por qué estoy muy preocupado”.

En México, donde los casos de coronavirus están explotando, los trabajadores buscan movilizar la resistencia a la política de retorno al trabajo del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador. El país tiene más de 282,000 casos confirmados y más de 33,500 muertes debido a la pandemia.

Los trabajadores del Complejo Silao de General Motors en Guanajuato, México, le han reportado al Boletín de los Trabajadores Automotores un total de 17 casos de COVID-19 y cinco muertes. La gerencia y el sindicato se niegan a reconocer ningún caso sospechoso o confirmado y han obligado a los trabajadores a firmar tres “acuerdos de confidencialidad” este año para evitar que hablen con nadie sobre las condiciones en la planta.

Miembros de Generando Movimiento del Complejo Silao de GM

La planta de Silao está funcionando presuntamente a cerca del 80 por ciento de su capacidad, a pesar de que el estado de Guanajuato está en un estado de “luz roja”, lo que significa que las plantas automotrices técnicamente solo pueden funcionar al 30 por ciento de su capacidad. Los hospitales en el estado están abrumados por la pandemia.

En la planta, el grupo de base Generando Movimiento, que está alentando a los trabajadores a reportar infecciones y condiciones inseguras, le dijo al Boletín de los Trabajadores Automotores que la última muerte fue la de Gilberto Medrano Ramírez, de 57 años, el jueves. GM lo envió a su casa el 2 de julio, según un documento firmado por un médico del Departamento de Salud Ocupacional de la planta, que describe “una infección de vías respiratorias” sospechada de ser “covid 19”. El Instituto Mexicano del Seguro Social, sin embargo, no le hizo una prueba del virus.

(Artículo publicado originalmente el 11 de julio de 2020)

We need your support

The WSWS Autoworker Newsletter needs your support to produce articles like this daily. We have no corporate sponsors and rely on readers just like you. Become a monthly subscriber today and support this vital work. Donate as little as $1. It only takes a minute. Thank you.