El "servicio militar voluntario" de Alemania: Reclutas del gobierno para el despliegue del ejército en el país y en el extranjero

por Johannes Stern
5 agosto 2020

El Gobierno de gran coalición de Alemania planea introducir un "nuevo servicio militar voluntario" a partir del próximo abril. El anuncio fue hecho por la ministra de Defensa Annegret Kramp-Karrenbauer (Unión Demócrata Cristiana, CDU) en una conferencia de prensa el pasado jueves en el Bendlerblock, uno de los sitios oficiales del Ministerio de Defensa.

Kramp-Karrenbauer, que compareció junto al subinspector general del ejército, Markus Laubenthal, y Peter Tauber (CDU), el secretario de Estado del Ministerio de Defensa, no dejó ninguna duda sobre el hecho de que el nuevo servicio militar era parte de una amplia militarización de la sociedad. Tiene dos objetivos clave: un gran despliegue del ejército en el interior y el reclutamiento de nuevos soldados para guerras externas.

El nuevo servicio militar con el lema "Tu año para Alemania" es "una opción para hombres y mujeres, ya sean jóvenes o mayores, que quieran comprometerse por Alemania", afirmó Kramp-Karrenbauer. Retoma "los temas en los que hemos estado pensando durante algún tiempo, específicamente construyendo un fuerte puente entre el concepto de protección en el frente doméstico y el concepto de la reserva militar".

La ministra de Defensa Annegret Kramp-Karrenbauer y la canciller Angela Merkel en la ceremonia de juramento de los nuevos soldados en Berlín (AP Photo/Michael Sohn)

En un programa de siete meses de duración, se entrenará a un contingente inicial de 1.000 reclutas. Durante este tiempo, harán "el contacto inicial con su futura unidad, las llamadas compañías RSU, las unidades de seguridad regional y de apoyo a la protección de la patria". A esto le seguirá "un servicio de seis años como reservista en una zona cercana a su casa, que en la práctica será la RSU más cercana a su casa".

En otras palabras: las unidades regionales de seguridad y apoyo, que forman parte de las reservas territoriales desde 2012 y están comandadas por las estructuras de mando militar de cada Estado alemán, se reforzarán considerablemente y se transformarán en unidades de combate de despliegue rápido y permanente. Esto no tiene nada que ver con la respuesta a desastres o con la prestación de una "ayuda" durante la pandemia de coronavirus. En cambio, el objetivo es la defensa del estado capitalista y sus instituciones.

"Se trata de proteger la infraestructura crítica, no sólo en el ejército, sino también en otras cosas", dijo Tauber. Ofrece "la oportunidad de formar a jóvenes específicamente para tareas de seguridad durante seis años, y no sólo en las reservas generales, sino para anclarlos sólidamente en una empresa, en su estado o región".

La "ventaja militar" es que en una situación operacional "no tienes que empezar con una llamada general a las reservas... para atacar". En su lugar, "tenemos compañías apropiadas listas para ser desplegadas", continuó.

En el contexto de los acontecimientos actuales en los EE.UU., donde Trump está movilizando unidades paramilitares contra los manifestantes, y de la historia de Alemania, esto debe ser tomado como una seria advertencia. Entre las víctimas del terrorismo del ejército alemán se encontraban los trabajadores revolucionarios y sus líderes, entre ellos Karl Liebknecht y Rosa Luxemburgo, que fueron asesinados por las fuerzas de extrema derecha del Freikorps en enero de 1919.

Hoy en día, el ejército alemán está en plena ebullición con redes de extrema derecha que traman un golpe violento y el asesinato de oponentes políticos. En un acontecimiento notable, un empleado del Ministerio de Defensa responsable de los medios de comunicación social fue retirado del equipo de medios de comunicación social el mismo día que se anunció el nuevo programa de servicio militar debido a sus opiniones de extrema derecha.

Esto no produjo ningún cambio de rumbo en el Ministerio de Defensa. Por el contrario, las campañas de reclutamiento del ejército están dirigidas a elementos de la derecha. La nueva "protección de la patria" es "una tremenda oportunidad para los jóvenes que se sienten obligados a servir a su ejército y a su país, y vinculados a su patria, y que quieren llenar un importante vacío en las fuerzas armadas", dijo Tauber.

Entre los extremistas de derecha y los neonazis, la frase "protección de la patria" es un término codificado. Por ejemplo, el National Socialist Underground (NSU, Subterráneo Nacional Socialista), responsable de la muerte de nueve inmigrantes, reclutó a sus miembros de la llamada fuerza de "Protección de la Patria de Turingia".

Una consideración importante en la creación de unidades de protección de la patria a nivel nacional es la preparación de los soldados para las guerras externas. "Los jóvenes que entren en el servicio recibirán entrenamiento militar y participarán en ejercicios con las reservas", añadió Tauber.

La tarea principal es "reclutar para la amplia variedad de tareas" que tiene el ejército, sobre la base de "la estrategia de las reservas, la doctrina del ejército y su perfil de capacidad. Para ello, necesitamos hombres y mujeres. Los soldados en servicio activo no pueden manejarlo solos".

Un examen de los documentos estratégicos a los que se refiere Tauber da una idea de los amplios planes de militarización que se están preparando a espaldas de la población. La "doctrina" declara abiertamente que después de sus horribles crímenes en dos guerras mundiales, el ejército alemán se está preparando para otra gran guerra.

El principal objetivo de la nueva doctrina política del ejército alemán adoptada en 2018 era preparar todas las estructuras militares y civiles para la guerra. "Se deben hacer planes para un ataque rápido y capacidades de seguimiento para una operación muy grande", declaró la doctrina. "Deben ser eficaces en un conflicto híbrido a medida que se desarrolla y se intensifica en todo el espectro de sus efectos, en todas sus dimensiones, en una fuerza armada conjunta y multinacional, y en todo tipo de operaciones. Al comienzo de una operación muy grande y de alta intensidad, es necesario un enorme despliegue de fuerzas y equipos fácilmente disponibles. Se necesitarán disposiciones para regenerar el personal y el material".

El nuevo servicio militar es un componente de este impulso enloquecido hacia el rearme y la guerra. "Las seis áreas de organización militar están trabajando juntas en el fortalecimiento de las estructuras territoriales", dijo el general Laubenthal en la conferencia de prensa.

"Con la implementación de su estrategia," el ejército asume "que los refuerzos también tendrán un impacto cuantitativo." Señaló "beneficios de sinergia en otras áreas, en la fuerza aérea, la marina y el ejército, donde quieren programas de entrenamiento similares". Sin embargo, todo esto es sólo "el comienzo".

Kramp-Karrenbauer dejó claro hacia el final de la conferencia de prensa que le gustaría seguir el servicio militar voluntario con la reintroducción del servicio militar obligatorio. Es bien sabido que ella es "una partidaria del servicio militar obligatorio", dijo. Es hora de "tener un debate político sobre eso".

No sólo cuenta con el respaldo de la Alternativa para Alemania (AfD) de extrema derecha para esta estrategia, sino también de la comisaria militar parlamentaria del Partido Socialdemócrata (PSD), Eva Högl. A principios de este mes, Högl describió el fin del servicio militar obligatorio en 2011 como un "gran error".

(Artículo publicado originalmente en inglés el 28 de julio de 2020)