El fiscal general de los Estados Unidos Barr da una diatriba fascista contra Antifa, Black Lives Matter

por Patrick Martin
12 agosto 2020

En una entrevista televisiva el domingo por la noche en Fox News, el fiscal general de los Estados Unidos, William Barr, declaró que algunos de los representantes demócratas que lo interrogaron en una audiencia del Congreso hace dos semanas eran revolucionarios que buscaban derrocar al capitalismo estadounidense, aliados con terroristas.

El fiscal general de los Estados Unidos William Barr en Fox News

La diatriba fascista, —cuya conclusión lógica es la criminalización de toda la oposición política a la administración Trump— se produjo durante una aparición en “Life, Liberty & Levin”, un programa de entrevistas del domingo por la noche.

Barr comenzó con un elogio exagerado a la policía, atacando el movimiento Black Lives Matter (Las vidas negras importan) y las protestas contra la violencia policial que se extendieron por los Estados Unidos después del asesinato policial de George Floyd el 25 de mayo. “El hecho es que, en términos generales, tenemos una excelente policía en este país”, dijo. “Habrá algunos casos de uso excesivo de la fuerza, pero en general es una excelente fuerza policial. Y si los van a demonizar así, no van a trabajar en estas ciudades".

El presentador Mark Levin, en lo que parecía ser un esfuerzo coreografiado, citó un informe de un grupo de expertos de ultraderecha sobre el grupo de protesta apenas organizado Antifa (antifascista). El Instituto Gatestone, que patrocina descaradamente una “investigación” islamófoba, estuvo presidido hasta 2018 por John Bolton, quien luego se unió a la administración Trump como asesor de seguridad nacional.

El informe Gatestone cita material producido por Verfassungschutz, la agencia del servicio secreto alemán que ha colocado a los trotskistas alemanes del Sozialistische Gleichheitspartei (SGP, Partido Socialista por la Igualdad) en su lista de vigilancia, al tiempo que da su sello de aprobación a Alternativa para Alemania (AfD), el principal vehículo para el resurgimiento de las tendencias neonazis en Alemania.

El informe presenta a Antifa como una gran conspiración internacional bien organizada de decenas de miles de militantes, aunque invariablemente los partidarios la describen como poco más que un letrero utilizado por anarquistas y otros manifestantes en diferentes localidades, que se comunican a través de las redes sociales pero no constituyen una organización en ningún sentido real del término.

Barr alabó el informe de Gatestone —que cita sus propios comentarios sobre el grupo— y lanzó una diatriba contra Antifa. “Son un grupo revolucionario que está interesado en alguna forma de socialismo, el comunismo”, dijo. "Son esencialmente bolcheviques".

Continuó afirmando que Antifa utilizó tácticas "fascistas". Según Barr, se infiltraron en las protestas masivas contra la violencia policial. “Lo que hacen es, esencialmente, se escudan o se envuelven en la actividad de la Primera Enmienda”, dijo. “Secuestran estas manifestaciones y provocan violencia. Y tienen varios niveles de personas, desde el tipo de los mejores provocadores hasta las personas que son sus secuaces y dirigen las misiones violentas".

Continuó: “Es una nueva forma de guerra de guerrillas urbana. Mao Tse-Tung solía hablar de que la guerrilla es como un pez nadando en el océano de la misma manera que la guerrilla se mueve entre la gente. La guerrilla se esconde entre la gente como pez en el océano”.

El propósito de esta presentación demente, emitida sin el menor intento de presentar evidencia alguna, fue hacer una amalgama que se extendiera desde los supuestos manifestantes violentos a través de Black Lives Matter y otros grupos que organizan las protestas contra la policía, hasta el Partido Demócrata.

Barr describió toda esta gama de opiniones políticas como si fuera una tendencia política unificada y coherente, a la que describió como "la izquierda", que buscaba el poder a través de una campaña coordinada para destituir a Trump de su cargo. Todos los que se oponían a Trump constituían "un Partido Revolucionario Rousseauiano que cree en derribar el sistema".

El fiscal general incluyó a los medios corporativos en esta amalgama, alegando que los medios ocultaron deliberadamente pruebas de la violencia generalizada de Antifa en Portland, Oregón y otras ciudades de Estados Unidos.

"Cualquiera con ojos puede ver lo que está sucediendo", declaró. “Ven la violencia. Ellos ven estos grupos de agitadores y sus atuendos negros, sus cascos y sus escudos que, por cierto, tienen la hoz y el martillo encima la mayor parte del tiempo, apresurando a la policía, haciendo violencia, tirando piedras… No lo ves en cualquiera de las noticias nacionales. No lo ve en las redes. No lo ves en las estaciones de cable. Y, sin embargo, escuchas hablar de estos manifestantes pacíficos, así que es mentira. Los medios están mintiendo al pueblo estadounidense".

Hay un contenido fascista definido en el tipo de amalgama política inventada por Barr. Así como Trump tuiteó que las protestas de Black Lives Matter constituían "traición", un crimen punible con la muerte, Barr sugiere que "la izquierda" está en guerra con la administración Trump y "Estados Unidos", y debe ser tratada en consecuencia.

Refiriéndose a la audiencia del Comité Judicial de la Cámara, donde hubo críticas leves de las tácticas de la policía federal en Portland, Barr dijo que algunos miembros del comité eran "verdaderos creyentes" y "esencialmente revolucionarios", mientras que la mayoría eran "cobardes que están interesados en ser reelegidos".

Después de leer esas palabras, llenas de amenaza, es necesario recordar que Barr no es un jurista nazi que condena a la horca a todos los opositores al Führer. Es el principal funcionario policial de un gobierno nominalmente democrático, donde la oposición pública al presidente es legal y donde la Primera Enmienda de la Constitución garantiza derechos como la libertad de expresión y la libertad de reunión.

Sin embargo, a pesar de su comportamiento flemático y sus juegos de palabras, Barr tiene mucho en común con Carl Schmitt, el principal teórico del derecho del Tercer Reich.

El hecho de que tal individuo sea el principal funcionario policial de la nación y presida la maquinaria del "sistema de justicia" de los Estados Unidos atestigua el carácter podrido, degenerado y profundamente antidemocrático de la "democracia estadounidense". La democracia genuina es incompatible con los asombrosos niveles de desigualdad social que prevalecen en Estados Unidos. Más exactamente, Estados Unidos es una sociedad oligárquica que aún tiene que deshacerse completamente de las trampas de la democracia burguesa, pero, frente a las crecientes tensiones sociales y la creciente amenaza de revolución de la clase trabajadora, se tambalea hacia formas dictatoriales de gobierno.

El fiscal general de Trump es muy consciente de que grupos como Antifa y los actos de vandalismo menor —derribar cercas fuera de los edificios federales y provocar pequeños incendios— no son una amenaza para el sistema capitalista. Sin embargo, en su referencia a los bolcheviques, Barr revela sus temores reales y los de toda la élite gobernante estadounidense, ya sea a favor o en contra de Trump.

El Partido Bolchevique lideró el primer levantamiento obrero revolucionario de masas exitoso en la historia, la Revolución de Octubre de 1917 en Rusia, que estableció a la Unión Soviética como el primer estado obrero. La repetición de ese ejemplo, en una escala mucho más amplia, es la pesadilla del imperialismo estadounidense y sus matones oficiales como Barr.

Por sus propias razones políticas, eligen agrupar la amenaza desde abajo de la clase trabajadora con sus oponentes dentro de la élite gobernante en el Partido Demócrata. Pero es la clase trabajadora la que es el verdadero objetivo de las medidas represivas que preparan Barr & Co.

El autor también recomienda:

Attorney General Barr aggressively defends violent attacks on protesters in Portland [29 julio 2020]

La acumulación ilegal de poderes de Trump y el espectro del bonapartismo estadounidense [11 agosto 2020]

¡Detengan el golpe de Estado de Trump! ¡Movilicen a la clase obrera contra el autoritarismo y la dictadura!

[2 8 julio 2020]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 11 de agosto de 2020)