La Corte de Apelaciones del Sexto Circuito niega la impugnación por parte de la SEP de las leyes restrictivas de acceso a la votación en Michigan

por Joseph Kishore—candidato del PSI para presidente
26 agosto 2020

El lunes, el Tribunal de Apelaciones del Sexto Circuito de los EE.UU. rechazó la apelación de nuestra campaña de la decisión del tribunal inferior que negaba nuestro desafío a la decisión de Michigan de hacer cumplir las leyes de acceso a la votación restrictiva en medio de la pandemia. El fallo es un flagrante ataque a los derechos democráticos del Partido Socialista por la Igualdad (PSI) y a los votantes del estado de Michigan que buscan una alternativa socialista a los demócratas y republicanos en las elecciones presidenciales de 2020.

En un fallo superficial de 10 páginas, el juez John K. Bush no intentó responder a ninguno de los argumentos planteados en nuestra apelación, presentada el 23 de julio. En cambio, el tribunal de apelaciones repitió la conclusión del tribunal inferior de que los miembros y partidarios del PSI deberían haber puesto en peligro sus vidas y las de los votantes al recoger firmas físicas en las peticiones de nominación a pesar del resurgimiento de casos positivos de coronavirus en todo el estado.

El fallo del Sexto Circuito dice que el PSI "tuvo la oportunidad de recoger firmas en persona desde la fecha de las órdenes de reapertura (1 de junio) hasta la fecha límite de presentación (16 de julio)". Sin embargo, el tribunal no menciona —y claramente no está preocupado por— el hecho de que el número de casos confirmados de COVID-19 diarios en Michigan se haya cuadruplicado durante este período de seis semanas.

Además, la decisión del Sexto Circuito dice que el PSI también debería haber estado recogiendo firmas en pleno invierno antes de que se emitieran las órdenes de permanencia en casa de Michigan el 23 de marzo. Sabiendo muy bien que la petición para las elecciones presidenciales no comienza hasta que el clima más cálido comienza en la primavera, el fallo del Sexto Circuito dice, "Kishore y Santa Cruz tuvieron la oportunidad de recoger firmas desde el 18 de enero hasta el 23 de marzo (antes de que la Orden de Permanencia en el Hogar entrara en vigor)".

Al igual que con la decisión del Juez Cox, que fue nominado para el Distrito Este de Michigan por el presidente republicano George W. Bush, el Sexto Circuito se ha solidarizado totalmente con los acusados en nuestra demanda: La gobernadora del Partido Demócrata Gretchen Whitmer, la secretaria de estado Jocelyn Benson y el director de la Oficina de Elecciones de Michigan Jonathan Brater.

Desde que presentamos nuestro caso el 18 de junio solicitando una medida cautelar contra la ley de acceso a la votación de Michigan en las elecciones presidenciales de 2020, ha quedado claro que tanto los demócratas como los republicanos se han negado a cambiar los requisitos inconstitucionales para recoger miles de firmas en todo el estado durante la pandemia con el fin de impedir que el PSI aparezca en la votación de noviembre para la presidencia de los Estados Unidos.

Esta alineación bipartidista de ambos partidos de la élite gobernante americana contra el PSI y la clase obrera se demuestra aún más por el papel del juez John K. Bush en el Tribunal de Apelaciones del Sexto Circuito. Un exmiembro líder de la Sociedad Federalista de derecha, Bush fue nominado por el presidente Trump para un asiento en el Sexto Circuito en 2017.

Durante su audiencia de confirmación, se reveló que el juez Bush había escrito cientos de entradas de blog que citaban fuentes de extrema derecha, atacaban los derechos de los homosexuales, comparaban el aborto con la esclavitud y, al igual que Donald Trump, promovían falsificaciones "de nacimiento" sobre la ciudadanía estadounidense de Barack Obama. Declaró que el movimiento abolicionista era una "tragedia" en la historia americana.

El alineamiento del reaccionario juez Bush con el gobernador Whitmer —figura destacada dentro del Partido Demócrata y presidente de la campaña para el boleto de Biden/Harris— deja claro que, independientemente de las diferencias entre los dos partidos capitalistas sobre consideraciones políticas tácticas, siempre se unen contra la clase obrera y su partido.

Los argumentos del gobernador Whitmer eran hipócritas hasta la médula. Mientras criticaba públicamente tanto a los republicanos de Michigan como al presidente Trump por su oposición a su orden de "quedarse en casa", Whitmer argumentó en la corte junto con los republicanos que el PSI debería haber estado recogiendo firmas del público votante durante este tiempo.

También, haciendo eco de los argumentos avanzados en los documentos legales presentados por los Demócratas de Michigan antes de la decisión del juez Cox, la opinión del Sexto Circuito admite que la decisión de nuestra campaña de no recoger firmas durante la pandemia "era bastante comprensible". Sin embargo, el tribunal dictaminó que el requisito de la firma debía mantenerse para evitar "el hacinamiento en las boletas, los candidatos frívolos y la confusión de los votantes".

Con esta declaración, el juez Bush y el Tribunal del Sexto Circuito han expresado las verdaderas razones para mantener el PSI fuera de la votación, así como su desprecio por los derechos democráticos fundamentales de nuestra campaña y del público votante. En un país donde los dos partidos de los bancos de Wall Street, las corporaciones y los multimillonarios han ejercido un monopolio político sobre las elecciones locales, estatales y federales durante más de un siglo, todo lo que se habla de "hacinamiento en las boletas" y "confusión de los votantes" es una absurdidad.

Sobre todo, los demócratas y los republicanos temen que los candidatos socialistas genuinos que se presenten a las elecciones presidenciales atraigan el apoyo de un gran número de votantes jóvenes y de la clase obrera. Sólo nuestra campaña ha presentado un programa revolucionario socialista e internacionalista para la organización política independiente de la clase obrera contra todo el sistema capitalista. El resultado de este caso demuestra una vez más que las soluciones a los problemas de las masas no se van a resolver en las elecciones, sino mediante la construcción de un movimiento socialista de masas de la clase obrera destinado a expropiar las riquezas de los ricos y a acabar con el duopolio de los partidos republicano y democrático.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 25 de agosto de 2020)