Un grupo de expertos británico al frente de la campaña de "libertad académica" de la derecha — Parte 2

por Thomas Scripps
27 agosto 2020

Esta es la segunda y última parte de una serie de dos partes. La primera parte se publicó el 25 de agosto de 2020.

Otro autor del informe Policy Exchange es Eric Kaufmann. Kaufmann, profesor de la Universidad Birkbeck de Londres, habló en defensa de Noah Carl durante la campaña de Cambridge. Es autor de un libro, Whiteshift: Populism, Immigration and the Future of White Majorities, que sostiene que la política occidental está siendo definida por "el tira y afloja entre el etnotradicionalismo blanco y el moralismo antirracista", que el antirracismo es una "represión de los instintos étnicos", y que los blancos deberían poder afirmar "su propio interés racial". Kaufmann ha pedido recientemente que se dé preferencia a los blancos en un sistema de inmigración basado en puntos.

Eric Kaufmann

La apelación a las capas sociales darwinistas de extrema derecha se hace explícita en el informe "Academic Freedom". El pasaje merece ser citado extensamente por su insistencia en las "intenciones positivas" de los defensores de la ciencia racial:

“Es difícil imaginar que los estudiantes negros se mostraran indiferentes ante las noticias de que un profesor de su departamento está siguiendo una línea de investigación que 'prueba' que los negros son inherentemente menos inteligentes que los blancos, por ejemplo, todos bajo el paraguas de la libertad académica. O que un estudiante de ascendencia india no se sienta profundamente ofendido por un profesor o conferencista que enseña en clase que el colonialismo británico es lo mejor que le ha sucedido al pueblo indio.

“Sin embargo, la pregunta en última instancia se reduce a si nuestro objetivo es construir una comunidad académica y una sociedad más amplia que opere sobre la suposición de buena fe de las intenciones positivas en los demás o una que opere sobre la suposición de intenciones nefastas. ...

“Además, con las instituciones británicas, incluidas las universidades, ahora bajo el microscopio tras la avalancha de protestas e iniciativas antirracistas tras el atroz asesinato de George Floyd en Estados Unidos, parece inverosímil que cualquier erudito racional interesado en una carrera académica exitosa considere la propagación de creencias racistas como una carrera sabia o incluso beneficiosa".

Estas ideas y sus defensores tienen una gran influencia entre las principales figuras gubernamentales. El primer ministro Boris Johnson ha reflexionado sobre la importancia de las diferencias innatas de coeficiente intelectual para la igualdad humana. Su asesor más cercano, Dominic Cummings, ha escrito un artículo de más de 200 páginas para el Departamento de Educación insistiendo en la importancia de la genética en el éxito académico de los niños y fue responsable de la contratación de un autoproclamado "eugenista" como asesor especial del gobierno. A medida que la desigualdad social alcanza niveles obscenos, esta ideología está recuperando su lugar central en el pensamiento de la clase dominante.

La impía alianza detrás del informe “Libertad académica” se completa con la autora de su prólogo, la exdiputada laborista Ruth Smeeth. Como parte del núcleo blairista del Partido Laborista, el papel político más importante de Smeeth ha sido como actor clave en la caza de brujas del antisemitismo contra la "izquierda" corbynista. Ha estado a la vanguardia de la criminalización de las críticas a Israel al consagrar la definición de antisemitismo de la Asociación Internacional para el Recuerdo del Holocausto. Entre 2005 y 2007, Smeeth se desempeñó como director de asuntos públicos y campañas para el Centro de Investigación y Comunicaciones de Israel de Gran Bretaña (BICOM), un grupo de presión pro-Israel. WikiLeaks la expuso en julio de 2016 como un activo de Estados Unidos que "protege estrictamente" en cables diplomáticos filtrados.

Ruth Smeeth

En 2018, Smeeth hizo que el activista antirracista Marc Wadsworth fuera expulsado del Partido Laborista después de alegar que había participado en una conducta antisemita hacia ella. En una reunión del partido, Wadsworth había visto a un reportero de Telegraph pasar uno de sus folletos pidiendo la eliminación de los parlamentarios laboristas de derecha a Smeeth y comentó: "Podemos ver quién está trabajando mano a mano". ¡Ahora Smeeth se pronuncia a favor de una campaña con las huellas dactilares del Telegraph por todas partes!

Smeeth respalda el informe de Policy Exchange en su calidad de directora ejecutiva recientemente seleccionada del Índice de Censura. El exmiembro líder del Partido Laborista, Trevor Phillips, se desempeña ahora como presidente de la junta directiva del Index on Censorship (Indice de Censura). Phillips logró criticar a Tony Blair desde la derecha, denunciándolo por promulgar el “multiculturalismo”. En una entrevista con el Times en 2004, pidió un rechazo del multiculturalismo y que el gobierno "afirme un núcleo de lo británico". Dijo en 2016 sobre la inmigración al Reino Unido: “Puede que Roma aún no esté en llamas, pero creo que puedo oler el ardor mientras tarareamos la música del autoengaño liberal” y se refirió al “lado oscuro de la sociedad diversa”. Fue expulsado del Partido Laborista por comentarios islamófobos a principios de marzo.

En los últimos años, Phillips ha trabajado en estrecha colaboración con Policy Exchange y ahora dirige su proyecto History Matters. En junio, Munira Mirza lo consideró para dirigir una investigación racial del gobierno, ya que ya había sido designado para una investigación anterior sobre cómo la pandemia afectó a las comunidades de BAME.

Al igual que Smeeth, Phillips fue una figura destacada en la campaña laborista contra el antisemitismo, y escribió en el Financial Times: "La inacción laborista contra el antisemitismo es vergonzosa".

Al defender la libertad de los reaccionarios para hablar sin oposición, las fuerzas reunidas detrás del Índice de Censura pretenden utilizar la intervención del gobierno en los campus para reprimir las críticas a Israel y su abuso criminal de los palestinos, una cuestión clave para el imperialismo británico. La prensa de derecha cita con frecuencia las protestas contra los funcionarios israelíes visitantes como prueba de una cultura de "censura" e "intolerancia".

Esta es una opinión compartida por el editor de Spiked, Brendan O’Neill, quien es un orador principal de la organización de defensa proisraelí StandWithUS. Escribió un artículo en 2018 titulado, “¿Por qué odias a Israel? La pregunta que pende sobre la izquierda”.

Toby Young y Nigel Biggar, que escribieron en el Telegraph y el Times, y su "Free Speech Union", fundado a raíz de la renuncia de Noah Carl, pusieron el sello final de aprobación al informe de Policy Exchange. Los autores del informe Remi Adekoya y Eric Kaufmann están en el consejo asesor del sindicato, junto con Claire Fox. Trevor Phillips pronunció un discurso en su lanzamiento.

Academia y lucha de clases internacional

La implacabilidad de esta campaña tiene sus raíces en el giro de la clase dominante hacia métodos e ideologías dictatoriales. Una crisis mundial cada vez más profunda del capitalismo, exacerbada por la pandemia del coronavirus, enfrenta a la élite con conflictos geopolíticos y luchas sociales internas cada vez más explosivos. Están buscando un dominio absoluto sobre las universidades para sentar las bases intelectuales de un vicioso asalto contrarrevolucionario contra la clase trabajadora.

Una captura de pantalla de un video de Jörg Baberowski derribando volantes del IYSSE en la Universidad Humboldt

Este es un fenómeno internacional. En Alemania, los Jóvenes y Estudiantes Internacionales por la Igualdad Social ha liderado una lucha de seis años contra los esfuerzos por transformar las universidades en centros de propaganda estatal para el militarismo y la política de extrema derecha. Estos se centran en el trabajo de los profesores Jörg Baberowski y Herfried Münkler para rehabilitar el Tercer Reich y los crímenes militaristas del Imperio Alemán, y en la creciente prominencia otorgada a la Alternativa para Alemania (AfD) de extrema derecha en el campus.

El año pasado, estas fuerzas recibieron apoyo estatal de varios partidos en forma de un libro, impreso por el editor alemán de derecha Wilhelm Hopf, Academic Freedom and its 'Enemies'. El libro incluía ensayos de Baberowski, Münkler, ideólogo antiinmigrante, el darwinista social y político del SPD Thilo Sarrazin, el político de AfD Marc Jongen y el director de la Asociación de Profesores Universitarios Bernhard Kempen. Nigel Biggar de Oxford contribuyó con un capítulo. Los argumentos políticos más abominables y las conspiraciones viciosas contra la población, desarrolladas en estrecha colaboración con el Estado, se reencarnan como brillantes ejemplos de compromiso democrático con la libertad de expresión y el debate académico.

El pernicioso papel de las políticas de identidad

En Gran Bretaña, esta campaña se basa totalmente en hacerse pasar por una oposición a los proveedores pseudoizquierdistas de la política de identidad en el campus. Una y otra vez, los comentaristas de derecha citan ejemplos de "no plataformas" como evidencia de la "intolerancia" de los estudiantes. El informe de Policy Exchange se refiere específicamente a los esfuerzos del activista sin plataforma por los derechos de los homosexuales Peter Tatchell, la feminista Germaine Greer y la profesora de Oxford Selina Todd, todos ellos acusados de promover puntos de vista transfóbicos.

Dice todo sobre las fuerzas agrupadas en torno al Policy Exchange que el informe no menciona ni mucho menos el uso más indignante y antidemocrático de esta práctica. Es decir, la inclusión efectiva en la lista negra del periodista más importante del siglo XXI, el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, o cualquiera que se atreviera a hablar en su defensa, sobre la base de difamaciones de agresión sexual fabricadas por el estado y desacreditadas. En 2012, George Galloway fue prohibido por la Unión Nacional de Estudiantes por ser un "negacionista de violación" por defender a Assange. En 2015, la Unión de Estudiantes de Cambridge intentó prohibir a Assange hablar en el campus, y la Unión de Estudiantes de Sheffield intentó lo mismo en 2016. Ambos esfuerzos fueron anulados por la demanda popular de los estudiantes.

Julian Assange

Los autores del informe “Libertad académica” no plantean estos hechos porque no están en desacuerdo con ellos. Los estudiantes deben rechazar con desprecio cualquier sugerencia de que Policy Exchange se oponga genuinamente a tales campañas antidemocráticas. Sus críticas a la falta de plataformas son un medio para un fin reaccionario.

Para evitar ese fin, los estudiantes deben llevar a cabo su propia lucha contra las políticas de identidad, sobre la base de un giro hacia la política socialista y la clase obrera internacional. La no plataforma como táctica comenzó en la década de 1970 y pudo ganar una simpatía más amplia entre los estudiantes porque se dirigió a los fascistas y la extrema derecha. Incluso entonces, sin embargo, la práctica tenía implicaciones políticas peligrosas, ya que a menudo se vinculaba con llamamientos al Estado para que interviniera, cuando la historia ha demostrado repetidamente que las medidas introducidas nominalmente contra la derecha se despliegan más regular y salvajemente contra la izquierda. La defensa de la no-plataforma fue generalmente competencia de grupos pseudoizquierdistas, como el Partido Socialista de los Trabajadores, hostiles a la lucha por el socialismo en la clase trabajadora.

El desarrollo subsiguiente de la pseudoizquierda —su constante giro hacia la derecha— ha expuesto más claramente las implicaciones reaccionarias de la no plataforma.

Ha estado cada vez más vinculado a la feroz promoción de las políticas de identidad, arraigada socialmente en una capa acomodada de la clase media y basada teóricamente en un rechazo de la Ilustración —en particular, su logro culminante en el materialismo histórico de Karl Marx. Sobre todo, los defensores de las políticas de identidad son hostiles y buscan ocultar la división fundamental de la sociedad, la clase social.

El término nunca se usa excepto como un concepto completamente subjetivo que se refiere a una forma de prejuicio, el "clasismo". Está clasificado muy por debajo de las tres "identidades" principales de raza, género y orientación sexual, utilizadas como palanca en una disputa pequeñoburguesa por puestos bien recompensados y un trato preferencial por parte del estado y las grandes empresas.

Esta es una política totalmente reaccionaria, desorientadora y divisiva, hostil a la lucha socialista por la igualdad y los derechos democráticos. Las implicaciones se revelan más crudamente en las protestas contra el asesinato policial de George Floyd en los Estados Unidos. Este evento provocó la indignación y la oposición internacional, a través de supuestas divisiones raciales, contra la violencia estatal y el racismo.

La respuesta de los defensores de las políticas de identidad como Black Lives Matter fue insistir en que lo que planteaba el asesinato era una cuestión puramente racial, llegando a ser demostrablemente hostil a la participación de jóvenes no negros en las protestas, identificados como “privilegiados” por su “blancura”. Cualquier referencia a la necesidad de movilizar una lucha más amplia de la clase trabajadora se encontró con los mismos peyorativos.

Lo útil que es esta política podrida para la clase dominante fue indicado por un artículo de Telegraph publicado el lunes. El artículo, escrito por Nick Timothy, se convirtió en el principal artículo de opinión en la edición impresa del periódico y se le otorgó el primer lugar en su edición en línea. Se titula "El lenguaje racista y sexista de la izquierda es desesperadamente hipócrita", con el título, "Las 'Olimpiadas de la Opresión' han alcanzado un nuevo mínimo, ya que se importa un léxico extremo y divisivo de Estados Unidos".

Artículo de opinión de Nick Timothy en The Telegraph

A continuación, un asesor de la ex primera ministra Theresa May —cuyo gobierno orquestó enormes ataques contra los derechos democráticos y los trabajadores— puede presentarse como un defensor de las libertades civiles y señalar que “a menudo se pasa por alto la clase social, a pesar de que la educación y la prosperidad de nuestros padres es el mayor factor determinante de nuestras oportunidades de vida”.

Sin un desafío político socialista a la política divisoria de la identidad, la extrema derecha seguirá obteniendo avances. El gobierno está bien preparado para actuar según la señal de Policy Exchange. Johnson llevó al Partido Conservador a las elecciones generales de 2019 en un manifiesto que prometía "fortalecer la libertad académica y la libertad de expresión en las universidades". Este febrero, el secretario de Educación, Gavin Williamson, amenazó en el Times: "Si las universidades no pueden defender la libertad de expresión, el gobierno lo hará".

En marzo, el director de la OfS dijo que las universidades deben tomar "medidas prácticas para garantizar la libertad de expresión", y el gobierno indicó que estaba buscando fortalecer la Ley de Educación de 1986 —introducida por el gobierno de Thatcher para reprimir las protestas contra Enoch Powell y políticos del apartheid de Sudáfrica— para permitir la vigilancia directa de los sindicatos y sociedades estudiantiles.

En julio, el diputado conservador Robert Halfon, presidente del Comité Selecto de Educación, dijo que se podría exigir a las universidades que financien la seguridad de los "oradores controvertidos" para proteger la libertad de expresión. El mismo mes, Williamson anunció que las universidades en dificultades financieras tendrían que proporcionar "garantías de que [ellas] están cumpliendo plenamente con sus obligaciones legales de garantizar la libertad de expresión" para recibir préstamos del gobierno.

Los Jóvenes y Estudiantes Internacionales por la Igualdad Social insta a los estudiantes a librar la lucha necesaria contra el intento de hacer cumplir una agenda de derecha en el campus a través de la intervención del gobierno. Esto debe hacerse sobre la base de una perspectiva totalmente opuesta a los defensores de identidades en competencia —es decir, un giro hacia la única fuerza política capaz de combatir estos esquemas respaldados por el estado, la clase trabajadora internacional.

Conclusión

(Artículo publicado originalmente en inglés el 26 de agosto de 2020)

 

El autor también recomienda:

Un grupo de expertos británico al frente de la campaña derechista sobre "libertad académica"—Parte 1
[25 agosto 2020]