La especulación masiva alimentada por la Reserva Federal ha impulsado el aumento de Wall Street

por Nick Beams
8 septiembre 2020

La turbulencia en Wall Street a finales de la semana pasada, cuando los mercados se vendieron, ha revelado al menos parte de la especulación desenfrenada que ha estado en el centro del aumento del mercado desde su caída a mediados de marzo.

El principal factor del aumento ha sido el apoyo de $3 billones proporcionado por la Reserva Federal mediante su intervención como respaldo de todas las áreas del mercado financiero, junto con su compromiso con los tipos de interés ultrabajos. Esta política se garantizó para un futuro indefinido el mes pasado cuando la Reserva Federal cambió los parámetros de su política monetaria eliminando la amenaza de levantar los tipos de interés si la inflación aumentaba y el desempleo disminuía.

Sus intervenciones han dado lugar a una subida de los índices de mercado hasta sus máximos históricos alcanzados a principios de este año. Pero esto se ha concentrado en las mayores empresas estadounidenses por capitalización de mercado —Apple, Amazon, Alphabet (propietaria de Google), Microsoft y Facebook— con un valor combinado de más de $8 billones.

Corredores de la Bolsa de Valores de Nueva York (AP Photo/Richard Drew)

Según el Wall Street Journal, han estado cotizando a un promedio de 44 veces sus ganancias esperadas, un nivel sólo superado por la relación precio/ganancias de 50 veces que se produjo durante la burbuja de las punto com a principios de siglo.

Hubo recuerdos del colapso de esa burbuja el jueves pasado cuando el índice tecnológico Nasdaq cayó casi un 5 por ciento, mientras que el S&P 500 cayó un 3,5 por ciento y el Dow bajó más de 800 puntos o un 2,8 por ciento. Hubo otras caídas más pequeñas el viernes, después de que el mercado hubiera bajado bruscamente a principios del día, pero luego se recuperó un poco en las últimas horas de negociación.

El tamaño de la escalada de las acciones tecnológicas está indicado por Apple. El mes pasado su capitalización de mercado alcanzó más de $2 billones, siendo la primera compañía en alcanzar ese nivel, habiendo ganado más de $1 billón en sólo 21 semanas y $700 millones sólo en julio.

Apple tuvo la mayor pérdida el jueves, ya que sus acciones cayeron un 8 por ciento, causando que perdiera casi $180 millones en capitalización de mercado, la mayor pérdida de un día para una compañía estadounidense registrada. Pero el alcance de su aumento se indica por el hecho de que esta pérdida fue mayor que la capitalización de mercado individual de 470 de las 500 empresas que figuran en el índice S&P.

La escalada de la capitalización del mercado de las empresas de alta tecnología ha dado lugar a lo que se ha llamado un fenómeno en forma de K —el movimiento de un estrecho grupo de empresas alejadas del resto del mercado.

Este cambio se puso de manifiesto la semana pasada cuando el gigante del petróleo y la energía ExxonMobil fue eliminado de la lista de las 30 principales empresas que componen el índice Dow Jones. Fue la empresa con mayor permanencia en el Dow, entrando en él en 1928, y tan recientemente como en 2011 fue la mayor empresa por capitalización de mercado en el mundo.

Uno de los factores clave en el auge de la alta tecnología en agosto ha sido el uso de derivados financieros, sobre todo opciones de compra. Una opción de compra es el derecho a comprar una acción a un precio acordado en algún momento del futuro. El comprador puede entonces obtener una ganancia si el precio de la acción sube por encima del nivel del contrato.

Según los informes del Financial Times y el Wall Street Journal de la semana pasada, el conglomerado financiero japonés SoftBank ha sido un importante comprador de opciones de compra en empresas de alta tecnología.

En condiciones normales, las opciones de compra se equilibran en cierta medida con las opciones de venta, un contrato para vender una acción a un precio acordado, ya que los inversores buscan cubrirse contra posibles caídas en el mercado.

Pero como el Financial Times señaló en los últimos meses "esto se ha dado vuelta de cabeza para las acciones de megacapitalización y ha habido una compra desenfrenada de opciones de compra —y en particular en Apple y Tesla", ya que los inversores han intervinieron con las apuestas de que el mercado seguirá subiendo.

En la actualidad, se informa que Softbank tiene ganancias de alrededor de $4 mil millones. La especulación va más allá de Softbank. De acuerdo con Goldman Sachs, el valor nominal global de las opciones de compra de acciones individuales de EE.UU. alcanzó un máximo histórico en las últimas dos semanas, con un promedio de $355 mil millones por día, el triple de la media diaria entre 2017 y 2019.

Los ejecutivos de las empresas parecen tener menos confianza. Según los datos recopilados por el Financial Times, unos 1.042 ejecutivos, directores financieros y directores de empresas de EE.UU. vendieron $6,7 mil millones en agosto, el nivel más alto de cualquier mes desde noviembre de 2015.

La acumulación de riqueza en las manos de las elites financieras se está produciendo como las condiciones para la clase trabajadora empeoran continuamente, ya que incluso el limitado alivio proporcionado anteriormente se corta o se reduce significativamente. El informe de empleos publicado la semana pasada ha sido aprovechado para continuar esa política.

El Departamento de Trabajo dijo que el empleo aumentó en 1,4 millones en agosto, una cifra que fue aclamada como una muestra de que la economía estaba mejorando, ya que el asesor económico de Trump, Larry Kudlow, prácticamente descartó cualquier movimiento para proporcionar más ayuda. "En este momento la economía está en una senda de recuperación autosostenida a mi juicio y continuará en esta línea, y seguirá sorprendiendo en el lado positivo", dijo.

Los datos del informe desmienten esta evaluación. Todavía hay 11,5 millones de puestos de trabajo menos que en febrero y la tasa de crecimiento del empleo se está desacelerando. En junio, el empleo creció en 4,7 millones, cayendo a 1,7 millones en julio antes de caer a 1,4 millones el mes pasado.

Además, muchos de estos empleos son a tiempo parcial o eventuales, ya que las empresas reducen la fuerza de trabajo a tiempo completo. Las cifras de empleo de agosto también se vieron impulsadas por la contratación de 238.000 trabajadores temporales de datos del censo que pronto serán despedidos.

Los datos de agosto también mostraron que el número de trabajadores que han sido despedidos de forma permanente, en lugar de ser despedidos temporalmente, está aumentando, pasando de 2,9 millones en julio a 3,4 millones en agosto. Un informe citado en el Washington Post señaló que el 20 por ciento de los despidos permanentes en mayo y junio habían sido caracterizados como temporales un mes antes.

Y esta tendencia continuará. Como el Wall Street Journal informó el mes pasado, un estudio reciente encontró que "casi la mitad de los empleadores de EE.UU. que despidieron temporalmente o despidieron a personal debido a COVID-19 están considerando recortes adicionales en el lugar de trabajo en los próximos 12 meses".

Esto indica que la pandemia se está utilizando para llevar a cabo operaciones de "reestructuración" para impulsar el balance final, en combinación con medidas que han dado lugar a que 10 millones de trabajadores del sector privado vean reducido su salario o se vean obligados a trabajar a tiempo parcial.

Los trabajadores empleados en pequeñas empresas se han visto especialmente afectados, ya que un estudio reveló que el 50 por ciento de ellos que han sido despedidos desde marzo todavía no han podido encontrar trabajo. El número de desempleados durante 15-26 semanas es ahora casi el doble de lo que era en la recesión de 2009.

Mientras que los multimillonarios siguen acumulando dinero a través de la especulación, con la posibilidad de provocar un colapso financiero como lo demostró la caída de Wall Street a finales de la semana pasada, la situación de la economía real está empeorando.

Según el Deutsche Bank, las empresas zombi —aquellas que no ganan lo suficiente para cubrir sus pagos de intereses— representan ahora casi una quinta parte de todas las empresas que cotizan en bolsa en los EE.UU., en comparación con prácticamente cero a principios de siglo.

El autor también recomienda:

Las ganancias de agosto
[3 septiembre 2020]

Cómo lucró la oligarquía estadounidense de la muerte
[15 agosto 2020]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 7 de septiembre de 2020)