‘Coup 53’ cuenta el papel de la inteligencia británica en el derrocamiento de gobierno de Mosaddeq en Irán

por Jean Shaoul
9 septiembre 2020

Coup 53 es un documental fascinante sobre los tejemanejes británicos y estadounidenses en Irán en los años cincuenta con el fin de proteger sus lucrativos intereses petroleros y geoestratégicos en la región y evitar que la Unión Soviética ganara influencia.

Coescrito, producido y dirigido por el iraní Taghi Amirani, el documental fue coescrito y editado por Walter Murch, conocido por su trabajo en películas como The Godfather, Julia, The Conversation, Apocalypse Now, The English Patient y The Talented Mr. Ripley. Coup 53cuenta el papel del MI6, la agencia de espionaje del Reino Unido, en el golpe angloestadounidense de 1953 que derrocó a Mohammad Mosaddeq, el primer ministro nacionalista de Irán, y marcó el comienzo de la dictadura de veintiséis años del sah Mohammad Reza Pahleví. Durante décadas el sah, junto con Israel y Arabia Saudita, controló a la clase obrera y a los oprimidos en esa región rica en petróleo al servicio del imperialismo estadounidense.

Coup 53

Si bien se sabe que Estados Unidos fue la fuerza principal detrás del golpe que derrocó a Mosaddeq (uno de los principales defensores de la nacionalización de la industria petrolera) y restauró al sah, el alcance del papel del Reino Unido es menos conocido.

En una sesión de preguntas y respuestas en Internet luego del estreno, Amirani explicó que quería «decir la verdad y aclarar las cosas» sobre el papel del Reino Unido. «Es la experiencia más crítica en la historia de Irán con respecto a sus relaciones con Occidente» y sigue siendo motivo de tensión en las relaciones entre Teherán y Londres. Coup 53 proporciona una imagen devastadora de la arrogancia colonial, el racismo y el desprecio flagrante del Reino Unido por las normas y los derechos democráticos básicos en su esfuerzo por preservar su activo más valioso en el extranjero.

El documental se centra en el papel de Norman Darbyshire, un agente del MI6, y utiliza la transcripción de una entrevista concedida por él a los periodistas de End of Empire, una serie de catorces capítulos del canal Granada Television que dedicó al golpe uno de sus episodios transmitidos en 1985. Darbyshire (quien murió en 1993) tenía unos treinta años en el momento del golpe, hablaba farsi con fluidez y antes de unirse al MI6 había formado parte del Ejecutivo de Operaciones Especiales en Irán durante la Segunda Guerra Mundial. El actor Ralph Fiennes interpreta su rol.

Si bien revela el papel del MI6, el episodio de la serie de Granada no filmó ni mostró la entrevista con Darbyshire, ni la entrevista con su homólogo de la CIA, Stephen Meade. Los creadores de Coup 53 creen que esto se debió a la presión y la censura del MI6, ya que faltaban partes importantes de las transcripciones. Amirani obtuvo la transcripción gracias al archivo del British Film Institute, donde se almacenaron los trabajos de investigación de la serie End of Empire. Ahora esa transcripción está en Internet.

El trabajo de producción fue enorme. El tiempo previsto era de seis meses, pero se extendió a cuatro años, en parte debido a la falta de financiamiento, ya que ninguna organización oficial colaboró con los realizadores. Murch tuvo que editar 532 horas («más del doble del material que tenía en Apocalypse Now») en una película de dos horas.

Ralph Fiennes como Norman Darbyshire en Coup 53 (crédito: Chris Morphet)

La película de Amirani y la evidencia de Darbyshire demuestran hasta qué punto el soborno, el uso de propaganda en los periódicos, la incitación, los asesinatos y los golpes de Estado eran y siguen siendo el modus operandi de la política exterior del Reino Unido.

Mientras brinda detalles sobre el golpe, la película es menos clara sobre el contexto económico, la Guerra Fría y el programa de los movimientos políticos en Irán.

En 1950, Irán presionaba al Reino Unido para llegar al mismo acuerdo que Aramco (la compañía petrolera estadounidense) había firmado con el gobierno de Arabia Saudita: que las ganancias fueran del cincuenta por ciento para cada parte. El rapaz acuerdo de 1933 generó una gran fuente de ingresos para la compañía petrolera británica (la Anglo-Iranian Oil Company, AIOC, de propiedad mayormente estatal, ahora BP) y el gobierno británico recibió alrededor de 116 millones de libras (4.200 millones de libras de hoy) en el período 1948-1950. Irán vio pocos beneficios de su petróleo, lo que alimentó la masiva oposición popular a la dominación británica del país durante décadas.

Como detalla el filme, a pesar de los grandes pagos del Reino Unido para garantizar un Majlis (Parlamento) comprensivo, que aceptara una enmienda ligera al acuerdo de 1933, y a los periódicos para desacreditar a sus oponentes, el Frente Nacional de Mohammad Mosaddeq, que se oponía al acuerdo, ganó varios escaños en las elecciones de 1950.

Mosaddeq contó con el apoyo del Partido Tudeh («Partido de las Masas de Irán»), el sucesor del Partido Comunista de Persia y el primer partido político de masas iraní. Tudeh tenía decenas de miles de miembros, dirigía el Consejo Central de Sindicatos Federados (CCFTU), con más de 275.000 miembros, y tenía una influencia fuerte incluso en el sur, ocupado por los británicos, y en Abadan, donde estaba el centro de operaciones de la AIOC. A pesar de ser proscripto por el sah en 1949, el Tudeh fue una fuerza política poderosa, que sacudió a la élite política iraní al liderar una huelga general en Juzistán y huelgas de solidaridad en otras ciudades.

El Partido Tudeh siguió la línea estalinista de la revolución en dos etapas: Irán, como país semicolonial y económicamente atrasado, no estaba preparado para una revolución socialista y su clase obrera no podía luchar por el poder político. Nunca presentó una perspectiva independiente para el proletariado iraní y lo mantuvo cautivo a las políticas de Mosaddeq y la burguesía nacional, que se oponían a las demandas populares de reforma agraria y abolición de la monarquía.

Cartel de Coup 53

Como explica Coup 53, el Reino Unido rechazó toda propuesta de participación en las ganancias en medio de las crecientes demandas de nacionalización de la AIOC, hasta que un destacado clérigo emitió una fetua contra los funcionarios del gobierno que habían entregado los activos del país. Pero este pequeño cambio de política llegó demasiado tarde. En el tumulto que siguió al asesinato de Haj Ali Razmara, el primer ministro probritánico, Mosaddeq hizo un llamamiento por la nacionalización de la AIOC, lo que le permitió llegar al poder.

El Reino Unido abandonó el plan de lanzar una invasión militar para apoderarse de la refinería petrolera de la AIOC en Abadan cuando se enfrentó a la oposición del gobierno de Truman en Estados Unidos, que temía que esto pusiera en peligro los intereses petroleros estadounidenses en Arabia Saudita y le hiciera el juego a la Unión Soviética.

La película relata cómo en junio de 1951, luego de que Irán tomara la oficina principal de la AIOC, cerca de Abadan, el Reino Unido comenzó a bloquear la ciudad portuaria para impedir que los barcos petroleros salieran de la refinería, provocando el cierre de la industria petrolera y grandes trastornos económicos. En octubre el gobierno de Mosaddeq expulsó de Irán al personal de la AIOC en Abadan.

Frente a una oposición similar en Egipto y el Canal de Suez, el entrante gobierno conservador de Winston Churchill comenzó a sopesar la posibilidad de una operación militar contra el gobierno de Mosaddeq en Irán, el tema abordado por Coup 53.

Darbyshire insistió en que el MI6 quería deshacerse de Mosaddeq porque creía que su gobierno, que incluía a un miembro del Partido Tudeh, quedaría finalmente bajo la influencia soviética, incluso si firmaba un acuerdo favorable a los británicos. Dijo: «Con el tiempo, [Estados Unidos y el Reino Unido] habrían tenido que deshacerse de él para evitar el control ruso. Estoy convencido de que eso estaba en los planes».

Si bien Mosaddeq usó el apoyo de Tudeh para presionar al sah y a los británicos, este político burgués, proveniente de una gran familia terrateniente, era muy consciente de la amenaza potencial de la izquierda.

Mohammad Mosaddeq y el sah Pahleví, Coup 53

Darbyshire describió un intento temprano para derrocar a Mosaddeq en 1952: «Mi orden fue simple. Salga, no informe al embajador, use el servicio de espionaje y todo el dinero que necesite para derrocar a Mosaddeq por medios legales o cuasilegales». Tuvo que abandonar sus planes y marcharse a Chipre en octubre de 1952, cuando Mosaddeq se enteró del complot y expulsó del país a los diplomáticos y funcionarios británicos.

Estados Unidos recién se interesó en este plan golpista luego del golpe de los Oficiales Libres en Egipto en 1952, apoyado por la CIA. El presidente Dwight Eisenhower designó a John Foster Dulles como secretario de Estado en 1953. Al principio, Dulles, un entusiasta defensor de la política de «hacer retroceder» a la Unión Soviética y a los partidos comunistas en todo el mundo, tuvo una perspectiva negativa sobre la arrogancia colonial del Reino Unido que beneficiaba a los nacionalistas y los estalinistas.

Pero la creciente agitación popular en Irán convenció a Estados Unidos de que fuera cual fuera la facción antibritánica que ganara, Washington enfrentaría un régimen cada vez más intransigente y la creciente influencia del Partido Tudeh, cuya manifestación del 21 de julio, como dijo Darbyshire, «fue mucho más grande que la nacionalista». Comenzó a trabajar con el equipo de la CIA (a las órdenes de Kermit «Kim» Roosevelt Jr., el nieto del presidente Theodore Roosevelt) en mayo de 1953 y el plan del golpe fue firmado por ambos gobiernos en julio.

Hubo un comienzo en falso, que hizo que el sah huyera a Roma y que multitudes de manifestantes, liderados por el Partido Tudeh, salieran a las calles para oponerse al golpe. Pero Mosaddeq convocó al ejército, el cual apoyaba al sah, que se puso en su contra, lo arrestó y el 19 de agosto instaló como primer ministro al general Fazlollah Zahedi.

El golpe consolidó el poder del sah y marcó el comienzo de uno de los regímenes más crueles sobre la faz de la tierra. Mosaddeq fue juzgado y mantenido bajo arresto domiciliario hasta su muerte, en 1967. Los miembros del Partido Tudeh y otros opositores sufrieron una persecución terrible por su apoyo al primer ministro depuesto, el mismo hombre que puso al ejército en su contra. Muchos fueron ejecutados.

Fue una victoria pírrica para el Reino Unido, ya que la AIOC se vio obligada a unirse a un nuevo consorcio, con cinco empresas estadounidenses, que la dejó con una participación del cuarenta por ciento, menos que el acuerdo 50/50 que pudo haber evitado el conflicto. Pero eso no impidió que el Reino Unido intentara llevar a cabo otros golpes y asesinatos, entre ellos varios intentos de asesinar al presidente egipcio Nasser, la invasión de Egipto en 1956 para controlar el canal de Suez, derrocar a Nasser e instalar un régimen más dócil, y un intento fallido de derrocar al gobierno sirio en 1957.

El golpe iraní se convirtió en el modelo para una sucesión de complots de la CIA, algunos realizados con el apoyo del MI6, con el fin de fomentar golpes y desestabilizar gobiernos en todo el mundo durante la Guerra Fría. Asimismo, el boicot al petróleo de Irán se convirtió en el modelo para las sanciones económicas modernas.

Los hechos en Irán, incluido el papel de Mosaddeq y del Partido Tudeh, confirman que el único camino viable de oposición al imperialismo es la movilización revolucionaria de los trabajadores en Irán y Oriente Próximo, basada en apelación a sus aspiraciones sociales y democráticas y orientada a la clase obrera en Estados Unidos y en los demás centros imperialistas.

La información sobre las proyecciones de Coup 53 en el Reino Unido está disponible aquí, en el sitio web de la película. Para proyecciones en otros países, haga clic en el enlace Watch Now (Ver ahora), ubicado en la barra del menú.

(Publicado originalmente en inglés el 3 de septiembre de 2020)