Las lecciones del levantamiento masivo de 1953 (hartal) en Sri Lanka

por Saman Gunadasa
14 septiembre 2020

Un levantamiento masivo semiinsurreccional, conocido popularmente como el "hartal" (una huelga junto con un paro general de trabajo y de las pequeñas empresas), estalló en Sri Lanka hace 67 años el 12 de agosto de 1953. Sacudió a la clase dominante de la isla hasta la médula y marcó un punto de inflexión político.

A falta de una dirección revolucionaria genuina, es decir, un partido marxista-trotskista, el levantamiento fue derrotado por el gobierno de derecha del Partido Nacional Unido (UNP). Esta amarga experiencia tiene hoy lecciones poderosas para la clase trabajadora en la preparación de sus luchas revolucionarias por delante.

A nivel internacional, el año 1953 fue tumultuoso. Las revueltas obreras estallaron en Alemania Oriental y Checoslovaquia en junio contra los gobiernos estalinistas instalados por la burocracia soviética. Luego, en agosto, se produjo una huelga general de casi dos semanas de cuatro millones de trabajadores franceses contra las medidas de austeridad.

El gabinete de gobierno de la UNP de Sri Lanka en 1952

Sri Lanka (entonces Ceilán) sufrió una crisis económica. Las exportaciones de caucho y té cayeron drásticamente debido al fin del boom creado por los tres años de sangrienta Guerra de Corea iniciada en 1950 por el imperialismo estadounidense.

El gobierno de la UNP, que llegó al poder un año antes con una mayoría convincente, tomó medidas despiadadas en julio de 1953. Eliminó el subsidio al arroz, el alimento básico del país, triplicando el precio. También elevó los precios de productos básicos como el azúcar, retiró la comida del mediodía para los escolares y redujo drásticamente los gastos en salud y otros programas sociales, al tiempo que aumentó las tarifas del transporte ferroviario y los servicios postales, telefónicos y telegráficos.

El ministro de Finanzas, J. R. Jayewardene, dijo que el gobierno tuvo que eliminar el subsidio a los alimentos "porque no pudo encontrar el dinero para financiar el programa de desarrollo del país". Cínicamente les dijo a los pobres: "Cultiven su propia comida". Al mismo tiempo, anunció concesiones fiscales y otras donaciones a los ricos.

Las insoportables incursiones en las condiciones de vida encendieron el descontento entre los trabajadores y la población rural pobre, que había estado hirviendo durante años. En 1948, la élite gobernante, durante mucho tiempo servil al dominio colonial británico, había apoyado la independencia formal para sofocar las luchas de los trabajadores por mejorar las condiciones sociales y de vida.

Justo después de esta "independencia", el gobierno de la UNP abolió la ciudadanía de cientos de miles de trabajadores de plantaciones de origen indio. Fue un paso cínico calculado para dividir a la clase trabajadora a lo largo de líneas étnicas y así apuntalar el dominio capitalista.

El 23 de julio de 1953, mientras la oposición masiva se gestaba contra las medidas de austeridad del gobierno, el Partido Lanka Sama Samaja (LSSP), que obtuvo un apoyo considerable entre los trabajadores y en las áreas rurales, anunció una protesta de un día el 12 de agosto.

El líder del LSSP, NM Perera, se dirige a una protesta masiva en Gall Face Green de Colombo en oposición a un presupuesto de la UNP

El Partido Comunista Estalinista (PC) y el Partido Viplavakari Sama Samaja (VLSSP), un grupo nacionalista de derecha que se había escindido del LSSP, se unieron a la campaña.

Con el fin de explotar los disturbios, el opositor Partido de la Libertad de Sri Lanka (SLFP) condenó la represión del gobierno pero no apoyó la protesta. El SLFP se había formado en 1951 en una escisión del UNP liderado por S.W. R. D. Bandaranaike, en un intento por detener el creciente descontento. El Illankai Tamil Arasu Kachchi, o Partido Federal, de la élite capitalista tamil expresó su apoyo a la protesta pero tampoco participó.

El 12 de agosto, trabajadores, campesinos y jóvenes tomaron cartas en el asunto. Para contrarrestar a la policía, construyeron barricadas para bloquear cada entrada a la capital, Colombo. En una barricada al otro lado de la carretera cerca del puente Kirullapone, la gente luchó contra 80 agentes de policía.

Se cortaron los cables, bloqueando el telégrafo, el teléfono y otros enlaces de comunicación entre Colombo y otras regiones. En algunos lugares, se desmantelaron puentes de madera y otros pequeños puentes fueron volados con dinamita. Se detuvieron los servicios de transporte y correos. Algunas vías férreas fueron destruidas por una milla aproximadamente y algunos trenes fueron detenidos e incautados.

El aterrorizado gabinete de la UNP se reunió a bordo del buque de guerra británico, el HMS Newfoundland, anclado en el puerto de Colombo. Declaró una emergencia, llamó a los militares con órdenes de disparar a la vista, selló las oficinas y las prensas de los partidos obreros, impuso el toque de queda e introdujo la pena capital por daños a la propiedad.

La policía mató a tiros a nueve trabajadores y jóvenes en Colombo y las zonas rurales del sur y oeste, e hirió de gravedad a otros 175 manifestantes.

Aunque la protesta fue convocada por un día, en algunas áreas las manifestaciones continuaron, especialmente en los suburbios de Colombo y las áreas del sur, a pesar del llamado de la LSSP para que se detuviera.

El LSSP no organizó ninguna acción ni pidió la construcción de comités de defensa. Sin embargo, las protestas estallaron en áreas donde el movimiento trotskista había estado activo durante la década anterior. En ese momento, el LSSP era la sección de Sri Lanka de la Cuarta Internacional, el partido trotskista mundial, pero se estaba orientando cada vez más hacia el parlamentarismo y el sindicalismo en torno a demandas económicas limitadas.

El Partido Bolchevique-Leninista de la India (BLPI) se estableció en 1942 como una sección de la Cuarta Internacional y luchó por un programa trotskista en todo el subcontinente indio, incluida Ceilán. Sin embargo, una facción oportunista liderada por N. M. Perera y Phillip Gunawardena rompió con el BLPI y volvió a un programa nacionalista, bajo la bandera del LSSP, a mediados de la década de 1940.

En 1950, el BLPI se fusionó con el LSSP, barriendo a un lado los importantes problemas políticos de la división. La sección del BLPI en la India se había fusionado anteriormente con el Partido Socialista Nacionalista de la India. Estas fusiones equivalieron a liquidar el BLPI. Esta fue una adaptación a los acuerdos posteriores a la Segunda Guerra Mundial entre las potencias imperialistas y el régimen soviético para detener los levantamientos de la clase trabajadora que incluyeron la concesión del imperialismo británico de la independencia formal a Sri Lanka.

En los años siguientes, el LSSP se alejó aún más del trotskismo, uniéndose a la tendencia revisionista de Michael Pablo y Ernest Mandel que había surgido en la Cuarta Internacional (el pablismo). Esta tendencia atribuyó un papel progresista a la burocracia soviética estalinista y abandonó el programa trotskista de construir partidos revolucionarios independientes. En los países semicoloniales, propusieron fusionar sectores de la IV Internacional con movimientos nacionalistas burgueses.

El LSSP se opuso a la Carta Abierta emitida en noviembre de 1953 por el líder trotskista estadounidense, James P. Cannon, pidiendo el rechazo de este liquidacionismo, y se negó a unirse al Comité Internacional de la Cuarta Internacional (CICI) para combatir el pablismo. A pesar de haber criticado a Pablo, se quedó en el Secretariado Internacional pablista.

La deriva nacionalista del LSSP se expresó en su papel en el hartal de 1953. Como explica los Fundamentos históricos e internacionales del Partido Socialista por de la Igualdad (Sri Lanka) :

Dr. Colvin R. De Silva

“La mitología subsiguiente del LSSP se ha apoderado del hartal de 1953 para demostrar el carácter revolucionario del partido. En realidad, el LSSP no proporcionó liderazgo al movimiento de masas ... En un extenso artículo, Colvin R. de Silva declaró que el hartal era una "nueva etapa de la lucha de clases que llevaba la huella de la alianza de trabajadores y campesinos". Pero concluyó que la lucha ahora era 'obligar al gobierno de la UNP a celebrar nuevas elecciones generales'. El LSSP siempre vio al hartal como nada más que un complemento de sus maniobras parlamentarias". [página 58]

Si bien el LSSP propuso actividades parlamentarias, la intensidad de la lucha conmocionó a sectores importantes de la élite gobernante. Ellos dieron su apoyo al SLFP de Bandaranaike, como un partido capitalista alternativo al UNP. La política de Bandaranaike "Sólo cingalés" propuso el cingalés como idioma oficial, fomentando el comunalismo antitamil para dividir a la clase trabajadora que se ha expresado en la unidad de clase durante el hartal.

La traición del LSSP a la lucha de masas allanó el camino para que el SLFP asumiera el cargo en las elecciones parlamentarias de 1956. Lejos de extraer una lección revolucionaria del hartal o de analizar autocríticamente el evento, el LSSP retrocedió políticamente rápidamente.

S. W. R. D. Bandaranaike

De hecho, el LSSP entró en un pacto de "no competencia" con el SLFP durante las elecciones de 1956 y adoptó una postura de "cooperación receptiva" hacia el gobierno del SLFP, votando por su discurso del trono en el parlamento en 1956 y 1957. El líder del VLSSP, Philip Gunawardana, ingresó al gobierno del SLFP como ministro del gabinete.

A nivel internacional, los pablistas encubrieron el retroceso del LSSP, creando las condiciones para la gran traición de 1964, cuando el LSSP, enfrentado a otro levantamiento de la clase trabajadora, ingresó al gobierno de coalición liderado por el SLFP de Sirima Bandaranaike. Con ese acto, el LSSP finalmente abandonó por completo los principios socialistas internacionales, aceptando puestos ministeriales en un gobierno capitalista para ayudar a reprimir las luchas de la clase trabajadora.

Las horribles condiciones a las que se enfrentan los trabajadores y la población rural pobre desde entonces, incluidas décadas de comunalismo antitamil y guerra civil, son una consecuencia de esta traición histórica.

La clase trabajadora necesita sacar las lecciones del hartal de 1953 en el contexto de la crisis actual del capitalismo global y su aguda expresión en Sri Lanka. La pandemia del COVID-19 ha dado un nuevo impulso a la lucha de clases mundial, en la que la asimilación de las lecciones del pasado será crucial.

En primer lugar, el hartal mostró que cualquiera que sea el valor, la valentía y la militancia de los trabajadores, eso por sí solo no es suficiente para que la clase trabajadora tome el poder. Necesita un partido revolucionario basado en el programa del socialismo internacional y una asimilación completa de todas las experiencias históricas de la clase trabajadora a nivel internacional, incluso en Sri Lanka, de la degeneración y traición del LSSP.

La teoría de la revolución permanente de León Trotsky proporciona la base esencial para las luchas revolucionarias inminentes. Estableció que en países con un desarrollo capitalista tardío, solo la clase trabajadora puede abordar las tareas democráticas y las cuestiones sociales tomando el liderazgo de los pobres y oprimidos rurales para llevar a cabo una revolución socialista. Eso significa construir el CICI y sus secciones, los Partidos Socialistas por la Igualdad.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 2 de septiembre de 2020)