Los precedentes de la erradicación de enfermedades mediante la cooperación internacional

por Frank Gaglioti
21 septiembre 2020

La humanidad, empleando sus crecientes logros en las ciencias médicas, ha intentado derrotar las enfermedades virales durante milenios. Los flagelos como la viruela han sido algunas de las infecciones virales más mortales conocidas por el hombre.

Los avances realizados en los siglos XVIII y XIX en las ciencias fueron fundamentales para comprender las enfermedades y los patógenos que las causaban. Sin embargo, también se reconoció que para que la sociedad humana lograra la victoria de estos patógenos con potencial pandémico, tenía que haber una cooperación internacional.

Hoy en día, la humanidad se enfrenta a la pandemia COVID-19, que ha provocado más de 30 millones de infecciones y un número de muertes que se acerca al millón en todo el mundo. En nombre del lucro, se están desechando todos los logros científicos de los dos últimos siglos, lo que permite que el virus se extienda desenfrenadamente, mediante una política mundial de "inmunidad colectiva", aunque según todas las autoridades de salud pública, la humanidad dispone de los medios para erradicar el virus, si los determinantes científicos se convirtieran en la base de la acción política.

"Mientras el mundo se enfrenta a la pandemia de COVID-19, la victoria de la humanidad sobre la viruela es un recordatorio de lo que es posible cuando las naciones se unen para luchar contra una amenaza común para la salud", dijo el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, en mayo. La viruela es la única enfermedad mundial que ha sido eliminada de la naturaleza, a excepción de los almacenes que quedan en dos laboratorios de alta seguridad en Rusia y los Estados Unidos.

Durante siglos, la viruela fue una de las enfermedades más temidas y siguió siendo notoria en todo el mundo. Cuando se propagó, a menudo como subproducto de las guerras coloniales y del comercio de esclavos, produjo resultados devastadores en África, Asia y América.

La viruela es causada por el virus de la viruela que se presenta en dos formas: la viruela menor y la mayor. Los estudios realizados en momias del antiguo Egipto que demostraron las características cicatrices de la viruela en sus pieles llevaron a los científicos a reconocer que la enfermedad ha formado parte de las civilizaciones humanas desde hace mucho tiempo. Los orígenes exactos de la enfermedad siguen siendo desconocidos.

Los síntomas de la viruela eran extremadamente severos, incluyendo altas fiebres y un sarpullido en todo el cuerpo que estallaba en ampollas llenas de pus. La forma menor fue la menos virulenta, matando al 1% de sus víctimas, mientras que la forma mayor mató a una de cada tres personas infectadas. Incluso si las víctimas sobrevivían, podían quedar ciegas y con cicatrices permanentes.

La enfermedad se propagaba a través del contacto directo con las pústulas que contenían el virus y que propagaban la infección cuando se rompían.

Un médico inglés llamado Edward Jenner realizó los primeros estudios científicos sobre la enfermedad, alrededor de 1796. Jenner notó que las ordeñadoras que tenían viruela de vaca no presentaban síntomas de viruela después de la variolación, la inoculación deliberada de una persona no infectada con el virus de la viruela que se practicaba ampliamente antes de la era de la vacunación.

Este régimen de tratamiento temprano intentó producir a propósito una forma leve de la enfermedad que más tarde proporcionaría al individuo protección contra la exposición al virus que producía formas graves de la enfermedad.

El método consistía en insertar o frotar una forma pulverizada de costras de viruela o líquido de las pústulas en rasguños superficiales hechos en la piel, infectando así a la persona que producía una enfermedad menos grave que la viruela adquirida naturalmente. Los síntomas durarían de dos a cuatro semanas después de lo cual disminuirían indicando una recuperación e inmunidad exitosa. Esto fue efectivamente un intento primitivo de vacunación.

Jenner supuso a partir de sus observaciones que la viruela de la vaca no sólo protegía contra la viruela, sino que también podía utilizarse para inocular a una persona para inmunizarla contra la viruela.

Concebió una prueba simple para probar su hipótesis. En el ahora infame experimento, Jenner tomó material de las llagas de la viruela de la lechera Sarah Nelmes y lo usó para inocular a James Phipps, el hijo de su jardinero. Más tarde Jenner expuso al desafortunado niño al virus de la viruela, pero afortunadamente no contrajo la enfermedad. Jenner continuó repitiendo sus experimentos para verificar sus resultados.

Aunque en ese momento no había comprensión de los virus, microbios o células inmunes, Jenner había dado un gran salto intuitivo que sometió a la experimentación científica. Llamó a su procedimiento de vacunación, de la palabra latina para vaca, vacca .

Jenner publicó su descubrimiento en privado en 1798: Una investigación sobre las causas y efectos de la Variolae Vaccinae, una enfermedad descubierta en algunos de los condados occidentales de Inglaterra, en particular Gloucestershire y conocida por el nombre de viruela de la vaca. "La aniquilación de la viruela, el azote más terrible de la especie humana, debe ser el resultado final de esta práctica", escribió Jenner.

Para 1800, la vacunación contra la viruela se había extendido a través de Inglaterra y en Europa. Jenner envió material de vacunación a un profesor de física de la Universidad de Harvard en los Estados Unidos, Benjamin Waterhouse, quien introdujo la vacunación en Nueva Inglaterra.

Waterhouse envió algunas vacunas a Thomas Jefferson, quien escribió a Jenner en 1806:

"Tuyo es el cómodo reflejo de que la humanidad nunca puede olvidar que has vivido. Las naciones futuras sólo sabrán por la historia que la odiosa viruela ha existido y por ti ha sido extirpada". La de Jefferson era una visión utópica: las condiciones materiales de la sociedad no habían surgido aún para su realización.

La obra de Jenner, en la cúspide del siglo XIX, fue sin duda un pionero, pero lo que había que establecer era un método de distribución masiva de la vacuna sobre una base equitativa. Pero la rápida evolución de las relaciones sociales capitalistas hizo que los científicos trabajaran sólo esporádicamente en esa dirección, y especialmente la clase obrera y las masas oprimidas, y los países más pobres se quedaron atrás.

La viruela siguió siendo una enfermedad mortal hasta el siglo XX, cuando fue responsable de la muerte de al menos 300 millones de personas. Sólo en los períodos de posguerra un ligero deshielo en las comunicaciones entre los científicos estadounidenses y soviéticos permitió un avance en el control de la humanidad sobre los virus.

En 1958, el virólogo y viceministro de salud soviético Viktor Zhdanov propuso la erradicación de la viruela a la Asamblea Mundial de la Salud, una rama de la OMS. Zhdanov era un importante científico por derecho propio y llevó a cabo una importante labor de clasificación científica de los virus.

El médico de salud pública estadounidense D. A. Henderson fue el encargado de elaborar el programa internacional de erradicación para la OMS. En ese momento, la viruela seguía activa en América Latina, África y el Asia sudoriental. Henderson estableció los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) en los Estados Unidos.

En 1966, se elaboró un ambicioso plan decenal que incluía la vacunación sistemática junto con un programa de vigilancia y contención que consistía en equipos especiales que reaccionaban ante cualquier brote. El programa tenía un presupuesto anual de 2,4 millones de dólares EE.UU. por año.

En 1975, Rahima Banu, una niña de tres años de Bangladesh, se convirtió en la última persona en contraer el virus variola mayor en la naturaleza. Una campaña de salud pública aseguró la vacunación general de todos los habitantes de la zona en un radio de 2,4 kilómetros.

En 1977, el último caso notificado de viruela variola menor ocurrió en Ali Maow Maalin, un cocinero de un hospital somalí que contrajo la enfermedad en octubre, recuperándose totalmente. Ninguno de sus contactos desarrolló la enfermedad, y un agresivo esfuerzo de contención evitó un brote.

La última persona de la que se informó que murió de viruela fue Janet Parker, una fotógrafa médica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Birmingham, que la contrajo en el laboratorio. El 8 de mayo de 1980, la Asamblea Mundial de la Salud declaró la viruela destruida en la naturaleza.

La labor realizada en relación con la viruela se convirtió en el punto de referencia para los futuros intentos de erradicar las enfermedades virales que seguían devastando las sociedades, en particular en los antiguos países coloniales de África, Asia y Sudamérica. Dos virus que se consideraban de importancia crítica en los programas de eliminación eran la poliomielitis (o polio) y el sarampión.

El virus de la poliomielitis se conoce desde la antigüedad, pero fue en el siglo XX cuando causó epidemias generalizadas. Las epidemias de poliomielitis surgieron en Europa y los EE.UU. desde finales del siglo XIX hasta mediados del siglo XX. Por ejemplo, en los EE.UU. hubo un brote en 1916 que dio lugar a más de 27.000 casos y más de 6.000 muertes. Este brote llevó a que la polio se convirtiera en una enfermedad mundial.

El virus se propagó a través del contacto con material fecal en agua o alimentos contaminados y, a veces, a través de la saliva de los individuos infectados.

El primer trabajo científico conocido sobre la poliomielitis fue realizado en 1789 por el pediatra inglés Michael Underwood, quien publicó la primera descripción clara de la enfermedad paralítica de los bebés en un libro de texto médico. Describió la poliomielitis como "una debilidad de las extremidades inferiores".

En 1909, los médicos austriacos Karl Landsteiner y Erwin Popper identificaron el virus de la polio. El virus de la polio existe en tres formas, Tipos 1, 2 y 3. El desarrollo de una vacuna tendría que defenderse contra las tres variantes.

La polio ataca el sistema nervioso, siendo los jóvenes menores de 5 años los más vulnerables. Inicialmente causa síntomas parecidos a los de la gripe y se sabe que causa parálisis permanente. El virus puede afectar a los músculos que controlan la respiración, causando finalmente la muerte por asfixia. Es mortal para hasta el 10 por ciento de los niños.

Las vacunas efectivas contra la polio se desarrollaron finalmente en la década de 1950. En 1954, un científico estadounidense llamado Albert Sabin desarrolló una vacuna hecha de virus vivos mutados que se tomaba por vía oral. En 1955, Jonas Salk, en los Estados Unidos, desarrolló una vacuna contra la poliomielitis que se administraba por inyección. Salk hizo la vacuna a partir del virus de la polio inactivado.

En 1956, los científicos soviéticos Mijail Chumakov y Anatoli Smorodintsev colaboraron con Sabin para llevar a cabo pruebas a gran escala de su vacuna contra la poliomielitis. En 1959, la vacuna de Sabin se administró a 10 millones de niños y a finales de 1960, los científicos soviéticos la habían administrado a 77 millones de personas menores de 20 años en toda la Unión Soviética. Este trabajo demostró definitivamente la seguridad y la eficacia de la vacuna de Sabin. Se utilizó entonces para iniciar la eliminación de la enfermedad, lo que condujo a resultados muy rápidos y eficaces.

En 1960, Checoslovaquia se convirtió en el primer país en erradicar la polio. Durante este período, la poliomielitis fue erradicada en gran medida en Europa y los Estados Unidos, pero siguió siendo un flagelo en los antiguos países coloniales de África, Asia y América Latina. La OMS llevó a cabo "encuestas sobre la cojera" durante el decenio de 1970 para mostrar el alcance de los casos de poliomielitis en los países oprimidos.

La Iniciativa Mundial para la Eliminación de la Poliomielitis (GPEI) fue iniciada en 1988 por la Asamblea Mundial de la Salud con el objetivo de eliminar los casos de poliomielitis para el año 2000. Sin embargo, en lugar de un órgano internacional utilizado para llevar a cabo esta campaña de erradicación como en el caso de la viruela, fue financiada en gran medida por la Fundación Bill y Melinda Gates, mientras que Rotary International proporcionó una fuerza de trabajo de voluntarios y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) prestaron asistencia científica. La participación de la Fundación Gates y el Rotary significaba que los gobiernos de todo el mundo anulaban sus responsabilidades en el ámbito de la salud pública.

Aunque la OMS finalmente declaró a Nigeria libre de polio el mes pasado, el virus sigue acechando en Pakistán y Afganistán. La existencia de una vacuna administrada de manera sencilla y barata de producir ha sido un hecho durante décadas, pero la falta de iniciativa política por parte de las naciones ricas ha frenado los esfuerzos para erradicar la enfermedad. Esta es una acusación del capitalismo.

"Para erradicar la enfermedad, los dos países (Afganistán y Pakistán) deben centrarse en la construcción de la paz", dijo a Nature el investigador de salud pública de la Universidad Aga Khan Zulfiquar Bhutta. Tales sentimientos ocultan la responsabilidad del imperialismo estadounidense. Estados Unidos invadió Afganistán en 2001, devastando el país y desestabilizando a su vecino Pakistán. Diecinueve años después la guerra continúa como un hecho aparentemente permanente.

La otra gran enfermedad destinada a ser erradicada —una perspectiva aún no alcanzada— es el sarampión.

El primer diagnóstico conocido del virus fue publicado en 910 por el médico persa Rhazes, que distinguió el sarampión de la viruela.

El sarampión es una enfermedad viral extremadamente contagiosa transmitida por el aire que se propaga a través de la tos y los estornudos de las personas infectadas. Se suele asociar con un sarpullido rojo que se extiende por todo el cuerpo. Es un asesino mortal, y antes de que se desarrollara una vacuna eficaz en 1964, se producían grandes epidemias cada 2 o 3 años con un número estimado de 2,6 millones de muertes cada año.

Estudios recientes del ARN del virus del sarampión (morbillivirus del sarampión) han estimado que la enfermedad apareció hace cuatro mil años cuando se separó de un virus de la peste bovina que infecta al ganado. Esto es más o menos la época en que los humanos empezaron a vivir en ciudades con poblaciones superiores a 250.000 habitantes.

Se sabe que los primeros exploradores que navegaron por océanos inexplorados propagaron la enfermedad por todo el mundo. Cuando el sarampión y otras enfermedades como la viruela se introdujeron en las Américas, casi aniquilaron a las poblaciones nativas que carecían de inmunidad a los virus. Algunas estimaciones sitúan la disminución de la población en un 95 por ciento en apenas un siglo y medio.

A medida que el sarampión llegó a otras sociedades aisladas, causó un impacto horrendo similar. Por ejemplo, cuando el HMS Dido llegó a las Islas Fiji en 1875, se estima que 20.000 isleños murieron como consecuencia de contraer el virus.

En 1954, el médico estadounidense Thomas Peebles aisló por primera vez el virus del sarampión, un primer paso esencial para el desarrollo de una vacuna. El microbiólogo Maurice Hilleman desarrolló la primera vacuna eficaz en 1964.

La introducción de la vacuna representó un importante paso adelante, ya que evitó aproximadamente un millón de muertes por año. Sin embargo, a pesar de la existencia de un tratamiento eficaz y de que un programa de eliminación es totalmente factible, el sarampión no ha sido erradicado 56 años después.

Aunque se elaboraron programas a nivel regional que condujeron a la eliminación del sarampión en las Américas y en otras zonas, no se aplicó ningún programa internacional general eficaz. Esto ha dejado a África y a algunos estados insulares del Pacífico con casos continuos.

Según los funcionarios de la Cruz Roja y de la Fundación de las Naciones Unidas Athalia S. Christie y Andrea Gray, que escribieron en el Journal of Infectious Diseases (JID) en 2011, la inversión en el control mundial del sarampión había disminuido en un 55 por ciento desde 2007. En 2010, los Estados Unidos recortaron 10 millones de dólares, lo que llevó a la eliminación de varios programas a nivel internacional.

El fracaso de las grandes potencias en la financiación de estas iniciativas sanitarias y el agotamiento de los sistemas de salud en general ha provocado un resurgimiento de los casos de sarampión incluso en los países avanzados. Países que en su día fueron declarados libres de sarampión, como Albania, la República Checa, Grecia y Gran Bretaña, han experimentado recientemente una reaparición de la enfermedad.

"Se ha sugerido que la situación actual del sarampión equivale a una emergencia de salud pública no declarada de interés internacional", declaró el director de protección de la salud de la Universidad de Newcastle, David N. Durrheim, en The Lancet .

Aunque la erradicación de la viruela no se ha repetido hasta ahora con ningún otro virus, la labor médica y científica llevada a cabo constituyó un ejemplo fundamental de cómo la colaboración científica internacional puede obtener resultados importantes para el bienestar médico de la humanidad.

Hoy en día, con la furiosa pandemia del coronavirus, la perspectiva de una vacuna se ha mantenido como la única forma de hacer frente con éxito al virus. A pesar de los inmensos avances tecnológicos que han producido candidatos a vacuna en pocas semanas, la labor científica para desarrollar una vacuna se ha pervertido por completo y se está utilizando para aprovechar los beneficios empresariales y maniobrar para obtener ventajas para uno u otro país contra sus rivales geopolíticos.

La propiedad privada de los medios de producción y el afán de lucro, junto con la división del mundo en estados naciones rivales, constituye una barrera absoluta para la defensa de los derechos básicos, incluido el derecho a la vida. La lucha contra la pandemia es inseparable de la lucha de la clase obrera por el derrocamiento del capitalismo y la expropiación de la riqueza de la oligarquía corporativa. En este sentido, los logros científicos son fruto del trabajo social y pertenecen a toda la humanidad.

(Artículo publicado originalmente en inglés en dos partes el 15 y 16 de septiembre de 2020)