Wall Street exige aún más dinero de la Reserva Federal.

por Nick Beams
21 septiembre 2020

Cuando Wall Street recibe un gran impulso de la Reserva Federal de EE.UU., siempre se puede confiar en que volverá y exigirá más. Este fenómeno, se podría decir que es una ley de economía política, ha sido exhibido de nuevo esta semana.

El miércoles, el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) del banco central estableció su nuevo marco para la política monetaria. Se comprometió a mantener los tipos de interés en niveles cercanos a cero, hasta donde alcanza la vista. También mantendría sus compras de activos financieros, al menos en la cantidad de $120 mil millones al mes —cerca de 1,5 billones de dólares al año— e intervendría de forma aún más agresiva en caso de que volvieran a producirse turbulencias financieras.

Desde la congelación del mercado a mediados de marzo, la Reserva Federal ha inyectado más de 3 billones de dólares, haciendo que los índices bursátiles vuelvan a sus máximos históricos en agosto. Pero este mes, los mercados han estado en un declive constante. En las últimas tres semanas, el índice S&P 500 ha perdido un 5,4 por ciento, y el NASDAQ, de alta tecnología, ha caído un 7,7 por ciento, su mayor descenso desde marzo.

Los índices de mercado han caído en los últimos tres días, con el Dow, el S&P 500 y el NASDAQ bajando ayer alrededor de un 1%.

Con las expectativas de menores beneficios en el tercer trimestre —los analistas han pronosticado un descenso del 22 por ciento en las ganancias, en comparación con el mismo período del año pasado— y la perspectiva de más paquetes de estímulo corporativo del gobierno se atorado en el Congreso, Wall Street buscaba más acción de la Reserva Federal para empujar los precios de las acciones al alza.

Las decisiones del FOMC del miércoles pasado estuvieron en línea con las demandas de Wall Street de "una fuerte y poderosa orientación hacia adelante", para usar las palabras del presidente de la Fed, Jerome Powell. Pero se consideraron insuficientes.

James Athey, gerente de inversiones de Aberdeen Standard Investments, dijo al Wall Street Journal, después de la reunión del FOMC: "La Reserva Federal dijo que mantendría las tasas bajas durante años. Pero eso no es suficiente. No quitar ya no es suficiente para este mercado. Hay que hacer más, más, más".

Otro gerente de fondos de cobertura le dijo al Journal, "necesitas una política fiscal para salir adelante". Esta es una demanda para que el Congreso apruebe una legislación para extender los más de $3 billones proporcionados en rescates corporativos bajo la Ley CARES.

El director de comercio de acciones de KBW, R. J. Grant, dijo que la Fed había actuado con rapidez y decisión, pero ahora "la gente está como girando para ver si el Congreso puede dar un paso adelante y hacer algo".

La preocupación de los mercados financieros no es por la devastación económica que se está infligiendo a millones de trabajadores. Es que, con la profunda recesión de la economía que continuará en el futuro previsible, las corporaciones deben tener aún más apoyo.

La insatisfacción con los pronunciamientos de la Reserva Federal se extiende a todos los ámbitos. El Financial Times (FT) informó que cuando la Fed intervino masivamente en los mercados financieros a mediados de marzo, "los inversionistas se consolaron al saber que la Fed y su presidente Jay (Jerome) Powell les dieron la espalda". Pero esta semana se frustraron por su renuencia a prometer acciones más específicas".

La principal causa de insatisfacción es que, aparte de decir que la Fed mantendría sus compras de activos, al menos a su nivel actual, no había ninguna indicación de cómo adaptaría su balance.

"Eso era algo que el mercado esperaba que se aclarara y no lo lograron", dijo al FT Michael Kushma, director de inversiones de renta fija global de Morgan Stanley.

Según el periódico, una cohorte de inversores quiere que la Reserva Federal cambie el enfoque de sus compras de activos de bonos del Tesoro a largo plazo, para asegurar que los costos de los préstamos se mantengan bajos, "mientras que otro subconjunto pensó que se justificaba un programa más grande".

Krishna Guha, vicepresidente de Evercore ISI, dijo al FT que el enfoque actual de la Fed para la compra de bonos era "débil". Dijo que la Reserva Federal tenía que "desplegar todos sus instrumentos".

En otras palabras, la expansión masiva del balance de la Fed de $4 billones en marzo, a más de $7 billones en junio, se considera insuficiente. Aún más dinero debe ser inyectado.

Esto se debe a la completa incertidumbre sobre la dirección de la economía. En su perspectiva económica, la predicción media del FOMC para la contracción de este año fue del 3,7 por ciento, en comparación con su pronóstico de una contracción del 6,5 por ciento en junio. Su tasa media de desempleo para el final del año es ahora del 7,6 por ciento, en comparación con el 9,3 por ciento de junio.

Un editorial del Wall Street Journal comentó con mordacidad que "incluso descontando las incertidumbres de COVID-19 son grandes fallos" en el espacio de 90 días. Las grandes variaciones subrayan el hecho de que ninguno de los organismos oficiales, incluida la Reserva Federal, tiene una idea clara sobre el futuro económico.

En estas condiciones, se está exigiendo que cualquiera que sea el estado de la economía subyacente, la Reserva Federal debe ampliar su intervención para que el dinero pueda seguir siendo embolsado.

Esta semana, el FT publicó un informe revelando cómo el aumento de la deuda corporativa, hecho posible por el régimen de tasas de interés ultra bajas de la Fed, está siendo utilizado.

Los grupos de capital privado estaban "aprovechando la demanda de deuda corporativa cargando a las compañías que poseen con nuevos préstamos y usando el dinero en efectivo para premiarse con un día de pago extraordinario".

En lo que va del mes, casi el 24% del dinero recaudado en el mercado de préstamos de EE.UU. se ha utilizado para financiar los dividendos pagados a los propietarios de capital privado. Esto fue un aumento de un promedio de menos del 4 por ciento en los últimos dos años.

Los números involucrados no son pequeños. El artículo informaba de que algo más de $4 mil millones de los $15 mil millones prestados en el mercado de préstamos en lo que va de mes se pagarían en forma de dividendos, y otros $2 mil millones en las próximas dos semanas.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 19 de septiembre de 2020)