Estados Unidos y Colombia organizan ejercicios de guerra mientras Pompeo amenaza a Venezuela

por Bill Van Auken
22 septiembre 2020

El secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo comenzó el jueves una gira de tres días por América Latina, visitando todos los países fronterizos con Venezuela —Colombia, Brasil y Guyana— junto con su vecino Surinam. El viaje ha sido organizado para coincidir con los ejercicios bélicos conjuntos de EE.UU. y Colombia en la costa caribeña del norte de Colombia. Estas acciones están claramente dirigidas a la escalada de agresión contra Venezuela en el período previo a las elecciones de noviembre en los EE.UU..

El matón secretario de Estado americano también está utilizando su gira para promover una cruzada global contra China, ya que las tensiones militares entre Washington y Beijing en el Mar del Sur de China y sobre Taiwán siguen aumentando.

El viaje de Pompeo comenzó con paradas en Surinam y Guyana, donde se reunió no sólo con los recién elegidos presidentes de ambos países, Chan Santokhi e Irfaan Ali, respectivamente, sino también con los representantes locales de los conglomerados energéticos y las empresas mineras estadounidenses.

Paracaidistas estadounidenses y colombianos [Crédito: Sargento Andrea Salgado-Rivera]

Las economías de ambos países han crecido como resultado del descubrimiento de grandes reservas de petróleo en alta mar. ExxonMobil, que encontró las reservas frente a las costas de Guyana en 2015, comenzó la producción en diciembre del año pasado en virtud de un acuerdo que otorga al país sólo el 50 por ciento de las ganancias, un acuerdo de explotación que ha sido ampliamente criticado por los guyaneses.

Hablando en la capital de Surinam, Paramaribo, Pompeo declaró que es un "momento emocionante" para la economía, refiriéndose a las reservas de petróleo, mientras que argumentaba que el país debería alinear sus intereses con los de EE.UU. y no con los de China.

"Hemos visto al Partido Comunista Chino invertir en países, y todo parece genial en el frente y luego todo se viene abajo cuando se aclaran los costos políticos relacionados con eso", dijo.

Tanto Surinam como Guyana han sido invitadas por Beijing a unirse a su propósito de desarrollar su “Iniciativa de la Franja y la Ruta” global, y ambas cuentan con importantes cantidades de inversión china. Los presidentes de ambos países se mostraron circunspectos al abordar la campaña de Pompeo contra China. "No fue un tema de discusión, por lo que no se trata de tomar decisiones", dijo Santokhi.

Al preguntársele si el Gobierno de Surinam permitiría a los EE.UU. usar su territorio para montar operaciones militares contra Venezuela, Santokhi declaró de nuevo que la cuestión no se discutió, y que "Surinam es de la opinión de que los líderes políticos en Venezuela tienen que resolver principalmente sus asuntos internos".

Pompeo luego voló a una escala relámpago de tres horas y media en el estado amazónico brasileño de Roraima, participando en una sesión fotográfica en un centro de acogida de refugiados venezolanos en la capital del estado, Boa Vista, y luego se reunió con su homólogo brasileño, el Ministro de Relaciones Exteriores Ernesto Araujo.

El secretario de Estado de EE.UU. usó la visita para fingir preocupación por los millones de venezolanos que han dejado su país. La inmensa mayoría lo ha hecho debido al catastrófico declive de la economía venezolana bajo el impacto de la caída de los precios del petróleo, un régimen de sanciones de EE.UU. equivalente a un estado de guerra y las políticas capitalistas llevadas a cabo por el llamado gobierno "socialista bolivariano" del presidente Nicolás Maduro, que defiende los intereses de una oligarquía financiera parasitaria.

Para que Pompeo se presente como el salvador de los refugiados va más allá de la hipocresía. Miles de venezolanos que han intentado entrar en los Estados Unidos solicitando asilo han sido enviados de vuelta a través de la frontera a los escuálidos campamentos de tiendas de campaña y a las peligrosas ciudades fronterizas de México para esperar indefinidamente a que sus casos sean escuchados. Mientras tanto, la Administración Trump está intentando deportar a unos 400.000 refugiados de países como El Salvador y Haití, admitidos bajo el programa de estatus de protección temporal (TPS), muchos de los cuales han estado viviendo en los EE.UU. durante décadas, con hijos nacidos en los EE.UU. Y una reciente queja denunciante ha revelado condiciones que se asemejan a "un campo de concentración experimental" en un centro de detención de inmigrantes donde las mujeres fueron sometidas a esterilización forzada a través de histerectomías.

Apareciendo con Araujo en una conferencia de prensa celebrada en una base aérea en las afueras de Boa Vista, Pompeo dijo "vamos a echarlo de allí", refiriéndose a Maduro, y declaró que era la misión de Washington "asegurar que Venezuela tenga una democracia".

Araujo, que ha descrito el cambio climático como un invento de los "marxistas culturales" para socavar las economías occidentales e impulsar a China, está ideológicamente alineado con la administración de Trump y la extrema derecha de los EE.UU. Ambos gobiernos han aplicado políticas criminalmente negligentes y homicidas en respuesta a la pandemia COVID-19, con resultados igualmente desastrosos. Brasil ha registrado el segundo mayor número de muertes —más de 135.000— en el mundo, sólo por detrás de EE.UU., y el tercer mayor número de casos, después de EE.UU. y la India, unos 4,5 millones.

Los estragos de la pandemia mundial, lejos de disminuir, sólo han intensificado el impulso del imperialismo de EE.UU. hacia la agresión militar en busca de la hegemonía mundial.

En Venezuela, la administración de Trump sigue manteniendo la ficción de que el autoproclamado "presidente interino" Juan Guaidó representa al gobierno legítimo, a pesar de su falta de un apoyo popular significativo y de sus repetidos fracasos para lograr el cambio de régimen exigido por sus jefes en Washington.

La mayor parte de la oposición de derecha del país ha abandonado a Guaidó y a su camarilla corrupta, y algunos de ellos han anunciado su participación en las elecciones parlamentarias previstas para diciembre, a pesar de que Washington las ha declarado ilegítimas antes de que se produzcan. Esto sólo ha llevado al gobierno de Maduro a girar más a la derecha, perdonando el mes pasado a más de 100 derechistas que participaron en intentos de golpes de Estado y complots de terror, con la esperanza de forjar algún tipo de acuerdo de unidad nacional con la ayuda de la Unión Europea y Turquía. Incluso mientras concede la impunidad a los derechistas, el gobierno de Maduro ha seguido reprimiendo despiadadamente las huelgas y las protestas sociales desde abajo.

Sin embargo, Washington no tiene interés en ningún compromiso de este tipo. Continúa insistiendo en el cambio de régimen y mantiene que la intervención militar es una opción que sigue "sobre la mesa".

Este componente crucial de la política estadounidense quedó claro en la última etapa del viaje de Pompeo, con su llegada a Bogotá, Colombia, a finales del viernes, para conversaciones con el presidente derechista del país, Iván Duque. La visita coincidió con los ejercicios militares conjuntos de EE.UU. y Colombia, llamados "Operación Poseidón", que incluyen operaciones aéreas conjuntas junto con ejercicios navales que simulan "la interdicción, interceptación y neutralización de objetivos marítimos ilícitos".

Estos ejercicios, al igual que el despliegue de buques de guerra y otros activos de los Estados Unidos en el Caribe ordenado por la administración de Trump el pasado mes de abril, se están llevando a cabo con el pretexto de combatir el narcotráfico. Washington ha intentado ridículamente calificar a Venezuela como la principal fuente del flujo de drogas hacia los EE.UU., cuando sus propias agencias han reconocido desde hace tiempo que Colombia representa la mayor parte del tráfico de drogas, que no fluye a través del Caribe, sino por la costa del Pacífico y por los países de América Central, también gobernados por gobiernos de derecha alineados con Washington.

Los ejercicios han suscitado amplias denuncias en Colombia, cuyos tribunales han dictaminado que Duque se extralimitó en su autoridad constitucional al invitar a las tropas estadounidenses a regresar al país en junio sin la aprobación del Senado del país. Colombia se ha visto sacudida por protestas masivas contra un brutal asesinato de la policía, que resultó en la masacre de 15 civiles. A la llegada de Pompeo a Bogotá, la policía estaba llevando a cabo redadas y arrestos contra los opositores en un intento de intimidar a la población antes de las protestas y huelgas nacionales previstas para el lunes.

La amenaza de una guerra contra Venezuela está íntimamente ligada a las amenazas simultáneas de Washington de agresión militar contra Irán, que al igual que el país sudamericano está sufriendo bajo el peso de una campaña de sanciones de "máxima presión" de Estados Unidos. Esta conexión se ha hecho explícita con el nombramiento por parte de la Administración de Trump de Elliott Abrams como "representante especial para Irán y Venezuela", después de que el ex enviado de EE.UU. en Irán, Brian Hook, dejara su puesto el mes pasado.

En una rueda de prensa el miércoles, Abrams dijo que Washington revelará nuevas sanciones contra ambos países en los próximos días. Esto incluye la pretensión de EE.UU. de que tiene el poder de invocar la disposición "snapback" del acuerdo nuclear de Irán de 2015, restableciendo las sanciones de la ONU que se levantaron cuando Teherán llegó a su acuerdo con las principales potencias. El Consejo de Seguridad de la ONU ha rechazado la posición de los Estados Unidos, insistiendo en que Washington, habiendo derogado unilateralmente el acuerdo, no tiene capacidad para restablecer las sanciones de la ONU, que incluyen la reimposición indefinida de una prohibición de venta de armas convencionales a Irán, que expirará el próximo mes.

Los medios de comunicación no han notado la ironía de que Abrams sea el paladín de tales sanciones, habiendo sido acusado de delitos graves en la década de 1980 por su papel en el escándalo Irán-Contra, que implicaba la venta ilegal de armas de EE.UU. a Irán para financiar la ilícita guerra contra Nicaragua respaldada por la CIA.

En su conferencia de prensa, Abrams denunció a Venezuela por haber "recurrido a otro paria internacional, Irán, enviándole oro para comprar gasolina". Irán ha enviado tanto gasolina como condensado, un gas natural necesario para convertir el petróleo crudo de Venezuela en gasolina. El mes pasado, Washington afirmó haber interceptado cuatro barcos que transportaban gasolina iraní a Venezuela. Los propietarios de los Emiratos Árabes Unidos, Omán y el Reino Unido de la carga enviada en los buques cisterna de propiedad griega están demandando al gobierno de los EE.UU., insistiendo en que el combustible estaba destinado a Trinidad, destinado a la venta a Colombia y Perú.

Abrams dijo a los periodistas el miércoles que los EE.UU. está "observando lo que Irán está haciendo" en relación con los envíos de combustible a Venezuela. El aumento de las sanciones de Washington contra ambos países y la amenaza de un secuestro militar estadounidense de buques iraníes en alta mar representa el peligro de una nueva y catastrófica guerra.

El autor también recomienda:

“La bahía de Cochinos” de Trump en Venezuela
[8 mayo 2020]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 19 de septiembre de 2020)