Educadores brasileños convocan huelgas contra homicida reapertura de escuelas

por Tomas Castanheira
28 septiembre 2020

Los esfuerzos de la élite gobernante de Brasil para reabrir escuelas en medio de la catastrófica propagación de la pandemia de COVID-19 se encuentran con una creciente ola de resistencia por parte de los trabajadores de la educación. El jueves, los maestros del estado de Pernambuco, en el noreste de Brasil, votaron masivamente a favor de un paro contra el regreso de las clases presenciales.

Huelga de maestros contra los salarios de hambre en Recife, capital de Pernambuco, en marzo de este año [Fuente: Facebook]

Brasil ha registrado cerca de 4,7 millones de casos de Coronavirus y más de 140.000 muertes. Cada día se notifican aproximadamente 30.000 nuevos casos.

A principios de semana, el gobierno de coalición de Pernambuco del Partido Socialista Brasileño (PSB) y el Partido Comunista Maoísta de Brasil (PCdeB) anunció una repentina reapertura de escuelas en el estado, a partir de la próxima semana. Enfurecidos por esta decisión, unos 2.000 educadores participaron en una reunión en línea del Sindicato de Trabajadores de la Educación en Pernambuco (SINTEPE) y el 94 por ciento votó a favor de la huelga.

La decisión de huelga fue informada con entusiasmo por los trabajadores en las redes sociales. Uno de ellos dijo: “La voz que resonó hoy en el encuentro fue histórica, mayor que cualquier nota o pronunciamiento de los líderes gubernamentales. Frente a la participación de cada profesional de la educación hoy en día, es fácil ver que tenemos una abrumadora mayoría, ¡y es un hecho que los maestros dicen NO a las actividades presenciales!”

SINTEPE, sin embargo, ya se prepara para conciliar con el gobierno, indicando sus planes para traicionar el paro. El presidente del sindicato, Fernando Melo, declaró que el descontento de los trabajadores estaba relacionado con la “forma en que se hizo el anuncio del regreso” y con las condiciones en las escuelas que “entienden” como inseguras. Y dijo que la concreción del paro dependerá de una reunión entre el sindicato y el gobierno, prevista para el próximo lunes, y de una nueva votación a continuación.

La reapertura aprobada por el gobierno del PSB / PCdeB en Pernambuco está alineada con la política homicida impulsada no solo por el presidente fascista de Brasil, Jair Bolsonaro, sino por sus socios políticos en los estados del noreste, como el gobernador de Maranhão, Flávio Dino del PCdeB Maoísta, y el gobernador de Ceará, Camilo Santana del Partido de los Trabajadores (PT), quienes ya aprobaron la reapertura de parte de las escuelas. En Maranhão, al menos siete escuelas privadas fueron cerradas con infecciones por COVID-19 luego de que fueron reabiertas por un decreto de Flávio Dino que autorizaba su regreso.

Las acciones de los educadores de Pernambuco, por su parte, siguen a otras recientes votaciones de huelga de los educadores brasileños en los estados de Paraná y Amazonas, y de los profesores civiles del Colegio Militar de Río de Janeiro, que impidieron su reapertura la semana pasada.

En Manaos, capital de Amazonas, el Sindicato de Trabajadores de la Educación de Amazonas (SINTEAM) mantuvo a los docentes dentro de letales aulas durante semanas, incluso cuando se reportaron brotes de coronavirus en decenas de escuelas, antes de convocar una reunión que votó a favor de una huelga. Pero solo unos días después, SINTEAM enterró la huelga argumentando que el gobierno podía recortar legítimamente los salarios de los huelguistas y los tribunales podían multar al sindicato.

Luego de la traición del gremio, el gobernador de Amazonas, Wilson Lima del Partido Social Cristiano (PSC), anunció esta semana la ampliación de la reapertura de escuelas, aun ante el aumento de infecciones y hospitalizaciones por COVID-19, que hipócritamente atribuye solo a las multitudes en los bares y no a cientos de miles de estudiantes en las aulas.

En Paraná, el gobierno de Ratinho Junior del Partido Socialdemócrata (PSD), buscando allanar el camino para la reapertura de escuelas, anunció este jueves que los maestros recibirán ausencias y recortes en sus salarios si los estudiantes no asisten a sus clases en línea en Google Meet. El gobierno no ha proporcionado ni computadoras ni internet a estudiantes y maestros. Indignados, los educadores exigieron en las redes sociales que la huelga comenzara de inmediato y no esperar a un decreto del gobierno para reabrir las aulas.

El miércoles, el gobierno de Minas Gerais autorizó la reanudación de las clases presenciales a partir del 5 de octubre en escuelas privadas y municipales de todo el estado. El mismo día, Minas registró 133 muertes por COVID-19, más de tres veces el número de víctimas del día anterior. Los maestros en las redes sociales denunciaron al sindicato de Trabajadores Unidos de la Educación de Minas Gerais (Sind-UTE/MG) por bloquear una reunión para llevar a cabo una votación de huelga y por dirigir a los educadores a confiar en los tribunales para bloquear la decisión del gobierno.

Los educadores brasileños están demostrando una inmensa voluntad de lucha contra la campaña homicida para reabrir escuelas y están encontrando un amplio apoyo entre la clase trabajadora en su conjunto. Esto es parte de una ola global de resistencia entre educadores y jóvenes contra estas mismas políticas que están siendo implementadas por las clases dominantes en todos los países capitalistas.

Para avanzar en esta lucha, sin embargo, es necesario enfrentar la estructura reaccionaria de los sindicatos que, en alianza con los gobiernos, se vuelven contra los trabajadores, buscando aislarlos localmente y reprimir sus huelgas o llevarlos a la derrota. Los trabajadores necesitan formar nuevas organizaciones democráticas que se adecuen a las demandas de la situación objetiva, una red de comités de base de educadores en todo Brasil y el mundo que permitan la unificación de estas huelgas para defender la vida de los educadores, estudiantes y sus familias y derrotar la política asesina que se adelanta en interés de la oligarquía capitalista.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 26 de septiembre de 2020)