Diez años desde que WikiLeaks y Julian Assange publicaron los Registros de la guerra de Irak

24 octubre 2020

Hoy se cumple una década desde que WikiLeaks publicó los Registros de la guerra de Irak, la exposición más completa de la criminalidad imperialista y el bandidaje neocolonial al menos desde los Papeles del Pentágono de la década de 1970 que revelaron la magnitud real de las actividades militares estadounidenses en Vietnam, y quizás de todos los tiempos.

Con gran detalle, los registros expusieron todas las mentiras usadas para justificar la ocupación de Irak, revelando que es una operación brutal que involucra el asesinato diario de civiles, tortura, innumerables actos de matonismo imperialista contra una población oprimida, y encubrimientos que se alcanzan la cúpula de los mandos militares de EE.UU. y sus aliados.

El material fue revisado minuciosamente, contextualizado y sus implicaciones políticas explicadas, sobre todo por Julian Assange y su pequeño equipo de colegas periodistas de WikiLeaks.

Los registros fueron una de las aplicaciones más poderosas del modelo de WikiLeaks que Assange había desarrollado cuando fundó la organización en 2006. La publicación de los documentos filtrados, mantenidos ocultos por los poderes establecidos, expondría a la población las verdaderas relaciones militares, económicas y políticas, y las intrigas diarias de los Gobiernos que dieron forma a la política mundial y a gran parte de sus vidas. La gente común solo podía tomar acciones políticas informadas, incluyendo luchar por poner fin a la guerra, si sabía lo que realmente estaba ocurriendo.

Assange y WikiLeaks nunca han sido perdonados por la élite gobernante de los EE.UU., o sus aliados en Reino Unido, Australia e internacionalmente, por tomar estos ideales de la Ilustración en serio y aplicarlos. Detrás de todas las mentiras y calumnias utilizadas para socavar el apoyo a Assange, la verdadera consigna de la campaña contra el fundador de WikiLeaks es: "Él expuso nuestros crímenes, así que lo destruiremos".

Diez años después de que revelara los crímenes de guerra, de una escala e intensidad no vistas desde los horrores del régimen nazi, Assange se encuentra solo en una celda de la prisión de máxima seguridad de Belmarsh en Londres, una instalación diseñada para detener a terroristas y asesinos. Se enfrenta a una extradición a los EE.UU., un proceso en virtud de la Ley de Espionaje por publicar la verdad, incluidos los Registros de la guerra de Irak, y a 175 años en una prisión de máxima seguridad.

Chelsea Manning, la valiente denunciante que filtró el material, ha sido sometida a una pesadilla de una década que incluyó su encarcelamiento, involucrando lo que las Naciones Unidas consideró tortura estatal y los intentos de coaccionarla para que diera un falso testimonio contra Assange, a lo que se ha resistido heroicamente.

Pero los gánsteres que orquestaron la violación de Irak siguen en libertad. George W. Bush ha sido rehabilitado políticamente, sobre todo por los demócratas estadounidenses y la prensa liberal corrupta, el ex primer ministro británico Tony Blair sigue metido hasta el cuello en intrigas imperialistas en Oriente Próximo y su homólogo australiano John Howard disfruta de una tranquila jubilación.

Esta operación se ha apoyado sobre todo en los mismos medios de comunicación serviles y corporativos que promovieron la invasión ilegal de Irak, basándose en mentiras sobre "armas de destrucción masiva", y que luego se "incrustaron" en las fuerzas de ocupación que saquearon el país y tomaron su petróleo. Su complicidad hoy se resume en el hecho de que ni una sola publicación importante en los EE.UU., Reino Unido ni Australia ha tomado nota del décimo aniversario de los Registros de la guerra de Irak.

Sin embargo, hay que recordar el significado de los registros y el impacto explosivo que tuvieron en la conciencia popular.

La publicación incluía 391.832 informes de campo del ejército de los EE.UU., de 2004 a 2009, lo que la convierte en la mayor filtración en la historia del ejército estadounidense. Registraron 109.000 muertes de iraquíes.

Al menos 66.081 fueron descritas por el ejército de EE.UU. como civiles. Esto incluía unas 15.000 muertes que habían sido completamente encubiertas por los EE.UU. y sus aliados, quienes antes de la publicación, afirmaron que no tenían un registro de muertes de civiles. Sin WikiLeaks y Assange, los asesinatos de estos trabajadores, estudiantes, jóvenes y ancianos, equivalente a la población de una pequeña ciudad, nunca se habrían conocido.

Los registros mostraron que el ejército de los EE.UU. rutinariamente describe a las víctimas que asesina como "insurgentes", cuando sabe que eran civiles. Tal fue el caso del infame ataque con helicópteros Apache en Bagdad en 2007, documentado en el vídeo "Asesinato colateral" de Wikileaks, en el que se asesinó a 19 civiles, incluidos dos periodistas de Reuters. Un comunicado de prensa del ejército de los EE.UU. en ese momento había descrito un ficticio "tiroteo con insurgentes".

Los registros de la guerra revelaron que unos 700 civiles habían sido abatidos a tiros por las tropas estadounidenses y aliadas por "acercarse demasiado" a un puesto de control militar. Incluían niños y enfermos mentales. En al menos seis ocasiones, las víctimas estaban llevando a sus esposas embarazadas al hospital para dar a luz.

La carnicería también fue perpetrada por los contratistas privados que operaban como tropas de choque de la ocupación estadounidense. Un informe describió a los empleados de Blackwater disparando indiscriminadamente a una multitud tras la explosión de un artefacto explosivo improvisado. Otro dijo que los soldados estadounidenses "observaron a un PSD de Blackwater disparar contra un vehículo civil" en Bagdad. Este ataque de mayo de 2005 mató a un hombre inocente y mutiló a su esposa e hija.

Los registros mostraron que EE.UU. entregaba rutinariamente a los detenidos a sus títeres de las fuerzas de seguridad iraquíes para que los torturaran. En un informe se señaló la presencia de un "generador manual con abrazaderas de cable" en una comisaría de Bagdad, utilizado para electrocutar a los prisioneros. La política oficial de las tropas de la Coalición, según se revela en los registros, era no investigar esos incidentes.

En conjunto, las revelaciones pintaron un cuadro innegable de criminalidad sistémica, que implicó a los Gobiernos más poderosos del mundo, sus ejércitos y fuerzas patrocinadas.

En su testimonio ante las audiencias de la farsa judicial británica para la extradición de Assange el mes pasado, el profesor John Sloboda, cofundador de Iraq Body Count, declaró que los registros habían presentado los asesinatos de civiles iraquíes a "la mayor audiencia mundial de cualquier comunicado... Todas [las muertes de civiles registradas] disponibles exclusivamente en los registros de 2010 siguen siendo únicas... los registros de la guerra de Irak siguen siendo la única evidencia de esos incidentes".

Su significado es aún más evidente cuando se coloca en un contexto político más amplio. En 2003, millones de personas se unieron a las manifestaciones contra la invasión de Irak, en el mayor movimiento antiguerra de la historia de la humanidad.

Las fuerzas pseudoizquierdistas, Partidos Verdes y los sindicatos que dominaron políticamente las protestas hicieron todo lo posible por subordinar este movimiento a organizaciones proguerra, como el Partido Demócrata en los EE.UU. y el Partido Laborista en Australia, así como llamamientos impotentes a las Naciones Unidas. En 2008, apoyaron la elección del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, proclamando a ese representante de Wall Street, que se mantendría en guerra durante sus ocho años de mandato, como el portador de la paz.

La publicación de los registros de guerra por parte de Wikileaks se interpuso ante esta supresión del movimiento contra la guerra, suscitando la urgente necesidad de una nueva lucha contra el militarismo imperialista. En el proceso, los jóvenes de todo el mundo se dieron cuenta, en muchos casos por primera vez, de los horrores que se están perpetrando en Irak, lo que los volvió políticamente activos.

El New York Times y The Guardian se asociaron con WikiLeaks en la publicación de los registros de guerra. Su objetivo era controlar la narrativa y conseguir una primicia. Pero cuando se hizo evidente que las publicaciones estaban contribuyendo a una radicalización política de los trabajadores y los jóvenes, y que WikiLeaks se enfrentaba a toda la fuerza del Estado de EE.UU., comenzaron a denunciar Assange en los términos más calumniosos.

Tal es la razón fundamental de la hostilidad venenosa de toda la élite política y la prensa hacia Assange en todos los países, especialmente sus contingentes pseudoizquierdistas y liberales. Él y WikiLeaks "estremecieron el barco" del que depende su propia existencia privilegiada y egoísta de clase media-alta. Las guerras, además, no habían sido del todo malas para sus carteras de acciones, contribuyendo al apoyo abierto de este grupo social a los ataques imperialistas contra Libia y Siria.

Pero la publicación de los registros de guerra fue una contribución imperecedera a la humanidad y a la lucha contra la guerra imperialista, por lo que Assange es considerado con razón como un héroe por millones de trabajadores y jóvenes. Ahora, le corresponde a la clase obrera internacional encabezar la lucha por la libertad de Assange, la defensa de todo el personal de WikiLeaks y de los derechos democráticos en su conjunto.

Esto es inseparable de la lucha contra la escalada de la guerra, incluyendo las amenazas de guerra de los EE.UU. contra China y Rusia, y la lucha por poner fin al orden capitalista que es responsable de la violencia imperialista y el autoritarismo.

(Publicado originalmente en inglés el 23 de octubre de 2020)

Oscar Grenfell