La crisis política de Perú se profundiza con una segunda moción para acusar al presidente Vizcarra

por Cesar Uco
29 octubre 2020

Una alianza reaccionaria y dispar de partidos políticos en el Congreso peruano presentó una segunda moción para derrocar al presidente Martín Vizcarra, acusándolo de incapacidad moral en relación con presuntos sobornos. Los cargos se basan en el testimonio de un testigo colaborador aún no identificado que trabaja con la oficina del fiscal general.

Vizcarra está acusado de tomar cerca de $300.000 de Obrainsa, una empresa que buscaba un contrato de construcción, cuando era gobernador del departamento de Moquegua, una región minera en el sur de Perú. Obrainsa formó parte del “Club de la construcción”, un consorcio de 31 empresas que incluía al gigante brasileño Odebrecht, implicado en escándalos de sobornos en Perú y todo el hemisferio, que recibieron miles de millones de dólares en contratos de infraestructura pública.

Vizcarra sucedió a Pedro Pablo Kuczynski como presidente cuando este último se vio obligado a renunciar en medio de acusaciones de corrupción de Odebrecht en marzo de 2018. Casi todos los expresidentes peruanos vivos han sido implicados en investigaciones de corrupción, mientras que uno, Alan García, se mató de un tiro en la cabeza en abril del año pasado en lugar de entregarse a la policía.

Presidente Vizcarra, centro. (Crédito: Galería del Ministerio de Relaciones Exteriores / Wikimedia Commons)

Este es el segundo intento de impugnar (o buscar una vacante presidencial en contra) a Vizcarra en poco más de un mes. En la última votación, 32 legisladores votaron a favor de la destitución del presidente, 78 en contra y 15 se abstuvieron. El Congreso, dominado por la oposición, requirió 87 votos para que la moción tuviera éxito de un total de 130 legisladores.

Dado el historial de los presidentes de Perú y otros políticos burgueses, los cargos contra Vizcarra son al menos plausibles. Quienes los presentan, sin embargo, persiguen intereses que no tienen nada que ver con una cruzada contra la corrupción.

La última moción ha sido presentada por miembros de la Unión por Perú (UPP) con el apoyo de Podemos Perú, Frente Amplio, dos congresistas de Acción Popular y un independiente.

Detrás del nuevo intento de juicio político se esconde un plan del presidente del Congreso, Manuel Merino, del partido de centro derecha Acción Popular (AP), para asumir la presidencia, y una apuesta de Antauro Humala para obtener su libertad. Antauro, excomandante del ejército y hermano del expresidente Ollanta Humala, quien también está bajo investigación por acuerdos ilegales con Odebrecht, cumple una condena de 19 años en relación con un fallido golpe nacionalista en 2005.

Se sabe que Antauro Humala también tiene ambiciones presidenciales si sale de la cárcel. (Los partidos han comenzado a anunciar precandidatos a la presidencia en el período previo a las elecciones de abril de 2021).

UPP, el principal partido impulsando el juicio político, fue fundado por el difunto exsecretario de Naciones Unidas Javier Pérez de Cuellar, quien desafió sin éxito en las elecciones presidenciales de 1995 al entonces presidente Alberto Fujimori, y que ahora está preso por crímenes de lesa humanidad.

Actualmente, la UPP está dirigida por uno de sus cofundadores, José Vega, exlíder sindical y delegado de la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP), dominada por los estalinistas. En 2006, Vega firmó una alianza con el naciente Partido Nacionalista Peruano (PNP) de Ollanta Humala, quien perdió las elecciones presidenciales de ese año, pero se convirtió en presidente después de ganar las elecciones de 2011.

Según los informes, Vega está en conversaciones con los partidarios ultranacionalistas de Antauro Humala para cambiar el nombre de su partido y presentar a Antauro como su candidato presidencial.

El Frente Amplio, que representó a la “izquierda” burguesa en las últimas elecciones y que postuló a la exhumalista Veronika Mendoza como su candidata presidencial, ha demostrado su carácter reaccionario al unirse a estos partidos de derecha para respaldar el juicio político.

Vizcarra criticó al Congreso por considerar una segunda moción de juicio político en apenas un mes y con poco más de cinco meses para las elecciones presidenciales programadas para el 11 de abril del próximo año.

“No sé si será una vez al mes, teniendo tanto que hacer, tanto trabajo, generando este tipo de distracciones y enfrentamientos cuando estamos tan cerca de las elecciones”, dijo.

El nuevo conflicto político refleja la crisis de toda la clase dominante peruana que enfrenta la peor recesión del país en décadas. Además, el número de muertos por COVID-19 sigue siendo alarmante. Si bien el número de infecciones y muertes ha disminuido, se espera una nueva ola de infecciones tras el resurgimiento del virus en Europa y Estados Unidos.

Hasta la fecha, el Ministerio de Salud (Minsa) ha registrado oficialmente más de 34.000 muertes por COVID-19, pero la cifra real es mucho mayor. El Sistema Nacional de Información sobre Defunciones (SINADEF) sitúa la cifra en 65.000. Un trabajador de Minsa que habló con WSWS calculó la estimación en 80.000 y dijo: “Sabemos que Minsa está ocultando las cifras reales. En mi oficina recibimos noticias de que todos los días mueren de tres a cinco empleados de Minsa. Es una situación desesperada".

Perú tiene la tasa de mortalidad per cápita más alta del mundo y ocupa el sexto lugar en el número de infecciones, con más de 890.000.

En las condiciones de la crisis económica cada vez más profunda y la pandemia aún incontrolada, Vizcarra y un gran sector de la burguesía temen que un juicio político pueda alimentar aún más la creciente militancia de la clase trabajadora.

En los últimos dos meses, los médicos han realizado dos huelgas de 48 horas y amenazan con una huelga indefinida más amplia. Cuentan con el apoyo de todo el sector salud y de la mayor parte de la población por su heroico sacrificio en la lucha contra la pandemia del coronavirus.

Con 199 muertos por el virus y más de 4.000 infectados, los médicos han sido los más afectados por el COVID-19 y expresan la creciente indignación de la clase trabajadora peruana por la respuesta de la clase dominante a la pandemia.

Además, está el conflicto minero de Las Bambas donde las protestas impidieron por seis días a la transnacional minera china MMG Limited transportar cobre al puerto de Matarani (Arequipa).

Los miembros del Congreso peruano han acusado que el gobierno hará uso de las fuerzas armadas para evitar el juicio político de Vizcarra. El primer ministro Walter Martos dijo: "Nunca usaremos a las Fuerzas Armadas en actos políticos". Que se vea obligado a emitir tal negación es revelador. Es bien sabido que Vizcarra y el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas han estado colaborando estrechamente desde que el presidente disolvió el antiguo congreso a fines de septiembre del año pasado.

La intervención directa de las fuerzas armadas es una amenaza creciente a medida que se unen la crisis económica y de juicio político del COVID-19.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 27 de octubre de 2020)

 

El autor también recomienda:

Latinoamérica, el epicentro de la pandemia de COVID-19, al borde de un estallido social
[14 septiembre 2020]