Administración de Trump detuvo a más de 500.000 niños inmigrantes en tres años

por Norissa Santa Cruz
5 noviembre 2020

Los datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, siglas en inglés) de EE. UU. obtenidos recientemente por el Marshall Project muestran que la Administración de Trump ha detenido a más de medio millón de niños inmigrantes desde 2017, alcanzando un máximo de 300,000 niños detenidos solo durante 2019.

Las cifras muestran que en al menos el 40 por ciento de todos los casos, el Gobierno de EE. UU. violó el límite de 72 horas en el que los niños pueden estar bajo la custodia de la CBP. Un caso legal de 1997, conocido como Flores, estableció límites de 3 días. Sin embargo, estos han sido eludidos durante mucho tiempo en la medida en que el límite puede extenderse con una afluencia de menores, definida como más de 130 detenidos.

Desde que Trump asumió el cargo, los tiempos de detención se han prolongado significativamente conforme se ha disparado el número de niños detenidos en la frontera. El profesor de derecho y abogado de inmigración de la Universidad de San Francisco, el Dr. Bill O. Hing, después de visitar los centros de detención en 2019, informó haber presenciado a menores detenidos durante períodos cada vez más prolongados en instalaciones inseguras que no estaban diseñadas para albergar a niños y bebés.

La Oficina de Control de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. procesa a niños tras cruzar la frontera de México con EE.UU.

Nuevas revelaciones también muestran que, en los últimos ocho meses, al menos 200 niños de Guatemala, Honduras y El Salvador han sido deportados a México, donde no tienen familiares ni conexiones.

La reportera del New York Times, Caitlin Dickerson, obtuvo acceso a un correo electrónico interno escrito por un subjefe de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos. En el correo electrónico filtrado, el funcionario señaló que hubo varios casos sospechosos de deportación de niños centroamericanos a México, y señaló que es un problema grave que debe terminar porque pone en peligro el acuerdo de Washington con el Gobierno mexicano durante la pandemia.

Dickerson señaló que la Patrulla Fronteriza “todavía no nos ha dado una explicación de si estas expulsiones a México fueron un accidente, si se están haciendo sistemáticamente desde un puerto de entrada y no desde otros”. Las acciones descuidadas o potencialmente intencionadas han puesto a estos niños en grave peligro de ser atacados por pandillas y cárteles en México, y dejan a sus familias y parientes en los EE. UU. y en América Central preocupados por el paradero de sus niños desaparecidos.

Con el inicio de la pandemia de COVID-19, miles de niños han sido deportados rápidamente a sus países de origen después de cruzar la frontera de Estados Unidos. La pandemia ha creado la justificación legal para la invocación de Trump desde marzo de la Ley del Servicio de Salud Pública de 1944, que autoriza al presidente emplear amplios poderes para bloquear la entrada de extranjeros al país con el fin de prevenir la “grave amenaza” del ingreso de una enfermedad peligrosa y rechazar a los solicitantes de asilo. y niños por motivos de salud pública.

La invocación de la ley de 1944 había estado a la espera de los arquitectos fascistizantes de la política de inmigración de Trump, y principalmente de Stephen Miller.

Según los funcionarios de la Casa Blanca, Miller y su equipo han considerado durante mucho tiempo las protecciones especiales ofrecidas a los menores como un obstáculo importante para llevar a cabo prohibiciones de inmigración completas y un bloqueo a las deportaciones masivas. Miller intentó invocar la ley en 2019, durante un brote de paperas, y lo volvió a intentar ese mismo año cuando una temporada de gripe agresiva afectó a las estaciones de la Patrulla Fronteriza. Como resultado, la pandemia ha presentado una oportunidad para Trump y sus asesores fascistizantes, permitiéndoles deportar a miles de niños y familias desde marzo y negando su derecho al asilo.

Si bien Washington ha estado a la vanguardia de la brutalidad contra los inmigrantes, incluidas las revelaciones de torturas en los centros de detención de inmigrantes de Estados Unidos de solicitantes de asilo africanos de Camerún, obligados a firmar sus propios acuerdos de deportación, y las esterilizaciones forzadas y bárbaras de mujeres inmigrantes, una depresión económica global y La amenaza del COVID-19 ha empeorado las condiciones de los migrantes y refugiados en todo el mundo, aumentando en su desesperación por buscar asilo.

Solo en la última semana se han producido múltiples ahogamientos trágicos que han cobrado aproximadamente 150 vidas. Al menos 140 se ahogaron cuando un barco que transportaba a unos 200 refugiados se hundió frente a la costa de Senegal mientras se dirigía hacia Europa. Un portavoz de la organización benéfica Save the Children dijo: “El Canal de la Mancha no debe convertirse en un cementerio para niños”, en respuesta al ahogamiento de siete solicitantes de asilo la semana pasada, incluida una familia completa: madre, padre y sus tres hijos, incluido un bebé, cuando su bote se hundió cuando intentaron cruzar el Canal de la Mancha.

Desde que estalló la pandemia, más de 7,029 detenidos dieron positivo al COVID-19 mientras estaban bajo custodia del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), y hay ocho muertes confirmadas, con al menos 24 centros de detención que informaron más de 100 casos con brotes importantes en muchas áreas, incluidos 448 casos en Phoenix. en el Centro Correccional de La Palma en Arizona, 373 casos en el Centro de Detención Stewart de Atlanta y 339 casos en los Centros de Inmigración de América de Virginia-Farmville.

Los ataques a niños inmigrantes son solo los últimos abusos contra esta población vulnerable, que van de la mano con los esfuerzos de la Administración de Trump para avivar la xenofobia de derecha y los llamamientos fascistizantes mientras el presidente promete que permanecerá en el cargo independientemente de la votación del martes. Las políticas antiinmigrantes de la Administración de Trump son parte de su adopción abierta del autoritarismo y el fascismo.

El Partido Demócrata ha sido cómplice del asalto a los inmigrantes. Ambos partidos apoyan fundamental y activamente las inhumanas políticas migratorias de Estados Unidos y son directamente responsables de la crisis actual.

En el segundo debate presidencial del 22 de octubre entre Trump y Biden, cuando este último había intentado atribuir a Trump la culpa total del ataque a los inmigrantes, Trump le devolvió la pregunta de “¿Quién construyó las jaulas?” y se refirió a una foto de 2014 de niños separados durmiendo en jaulas estrechas, la cual había sido distribuida por los demócratas en 2018 como prueba de la crueldad de la política de separación de niños de Trump. Biden desvió la pregunta y prometió, menos de dos semanas antes de las elecciones, que su Administración trazaría un camino hacia la ciudadanía para los 11 millones de inmigrantes indocumentados en este país.

Esta es una movida podrida y completamente cínica de Biden y los demócratas, quienes bajo Obama construyeron las jaulas utilizadas por Trump, deportaron a más de 3 millones de inmigrantes, separaron a los niños de sus familias y cuidadores, e implementaron la cuota de camas de detención, una cuota ordenada por el Congreso que requería a ICE mantener 34,000 camas de detención en un momento dado, un obvio regalo a las corporaciones carcelarias con fines de lucro. Así como Obama introdujo la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) dos meses después de las elecciones de 2012 como un llamamiento directo a los votantes latinos, Biden ha hecho lo mismo, convirtiendo la difícil situación de las masas desesperadas de inmigrantes y sus familias en un naipe que sacará cuando vea necesario para obtener votos.

(Publicado originalmente en inglés el 3 de noviembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

ICE uses torture to pressure African asylum seekers to agree to deportation
[26 octubre 2020]

Enfermera alega que hubo esterilizaciones forzadas, mala praxis en centro de detención de inmigrantes en Georgia
[17 septiembre 2020]