Según se multiplican las derrotas en cortes

Trump sigue impulsando la anulación de las elecciones

por Patrick Martin
24 noviembre 2020

El presidente Donald Trump continuó presionando sus esfuerzos para anular el resultado de las elecciones de 2020 y reprimir millones de votos, a pesar de una serie de derrotas legales y reveses políticos en seis estados muy disputados ganados por el demócrata Joe Biden.

Trump anunció que apelaría un fallo de un tribunal federal devastador en Pensilvania, donde un juez de distrito federal conservador, un exfuncionario del Partido Republicano, denunció la campaña de Trump por tratar de privar del derecho a voto a más de seis millones de votantes sobre la base de cero pruebas.

El presidente Donald J. Trump habla con la prensa [Foto oficial de la Casa Blanca por Joyce N. Boghosian]

El juez Matthew Brann accedió a una solicitud de la secretaria de Estado de Pensilvania, Kathy Boockvar, para desestimar la demanda de Trump, emitiendo una opinión de 37 páginas que caracterizó los argumentos legales de Trump como un “monstruo de Frankenstein” entretejidos a partir de teorías legales irreconciliablemente opuestas sin ningún esfuerzo por reconciliarlas.

“Este Tribunal ha sido presentado con tensos argumentos legales sin mérito y acusaciones especulativas, sin presentar en la denuncia operativa y sin respaldo de pruebas”, escribió Brann. “En los Estados Unidos de América, esto no puede justificar la privación del derecho a voto de un solo votante, y mucho menos de todos los votantes de su sexto estado más poblado. Nuestra gente, leyes e instituciones exigen más”.

“Este Tribunal no ha podido encontrar ningún caso en el que un demandante haya buscado un remedio tan drástico en la contienda de una elección, en términos del gran volumen de votos solicitados para ser invalidados”, continuó, “Uno podría esperar que cuando buscando un resultado tan sorprendente, un demandante vendría formidablemente armado con argumentos legales convincentes y pruebas fácticas de corrupción desenfrenada ... Eso no ha sucedido".

Si bien los abogados de Trump se burlaron de que Brann era un “juez designado por Obama”, en realidad es un expresidente del Partido Republicano y miembro de la conservadora Sociedad Federalista, nombrado bajo los auspicios del senador Pat Toomey, el único funcionario republicano del estado. Toomey elogió a Brann como "un republicano conservador desde hace mucho tiempo que sé que es un justo e imparcial jurista”.

La campaña de Trump presentó un aviso de apelación ante la Corte de Apelaciones de los Estados Unidos para el Tercer Circuito en Filadelfia contra la decisión de Brann. El abogado jefe de Trump, Rudy Giuliani, dijo que, en última instancia, el caso debería ser decidido por la Corte Suprema de Estados Unidos, que tiene una mayoría de derecha de 6 a 3, incluidos tres jueces designados por el propio Trump.

La apelación no impedirá que el estado de Pensilvania certifique la victoria de Biden en el estado, con sus 20 votos electorales, muy probablemente el lunes, cuando los funcionarios electorales del condado informen formalmente sus resultados al secretario de Estado Boockvar. Biden ganó Pennsylvania por más de 80.000 votos, el doble del margen de Trump cuando ganó el estado en 2016 contra Hillary Clinton.

En esta foto de archivo del 2 de noviembre de 2020, un trabajador del condado recoge las boletas por correo en un área de entrega de boletas por correo en el Departamento de Elecciones del Condado de Clark en Las Vegas. (Foto AP/John Locher, archivo)

Como en varias otras acciones judiciales que ha presentado, la campaña de Trump en Pensilvania prescinde de las descabelladas afirmaciones de fraude masivo realizadas por Giuliani y otros abogados en conferencias de prensa. En cambio, se enfoca en el hecho de que los condados usaron diferentes estándares en el tratamiento de las boletas por correo, particularmente al permitir a los votantes "curar" errores técnicos como no firmar el sobre exterior de la boleta por correo.

El propósito de este argumento legal es invocar la doctrina de "protección igualitaria" ideada por el juez de ultraderecha Antonin Scalia en la notoria decisión Bush v. Gore, que otorgó la presidencia al candidato republicano en 2000. Scalia afirmó que el tribunal podría intervenir y suprimir el recuento de votos en Florida con el argumento de que diferentes condados habían utilizado diferentes estándares en el manejo de boletas con "chads colgantes".

Este argumento era tan engañoso que la mayoría de la derecha 5-4 insistió en que no debería servir de precedente para ninguna decisión futura. Pero los abogados de Trump han buscado con frecuencia invocarlo este año, ya que proporciona un medio para que la Corte Suprema intervenga y revoque las acciones de las autoridades estatales al certificar sus votos electorales.

Otra táctica se está empleando en Michigan, que Biden ganó por una mayoría aún mayor, más de 150.000 votos. Trump y el Partido Republicano están ejerciendo una enorme presión sobre los miembros republicanos de la Junta de Electores Estatales, que se reúne hoy para recibir y aprobar la certificación de los votos de los 83 condados del estado.

La campaña de Trump ha buscado elevar discrepancias menores en el recuento de votos en el condado de Wayne, el condado más poblado del estado, para invalidar los casi 800.000 votos emitidos allí. Las discrepancias son verdaderamente menores: 357 votos de los 250.000 emitidos en la ciudad de Detroit. En particular, un funcionario republicano se ofreció a certificar los votos en los suburbios del condado de Wayne, en su mayoría blancos, que tienen pequeñas discrepancias similares, siempre que los votos en Detroit, que son 80 por ciento afroamericanos y 95 por ciento demócratas, fueran descartados.

La campaña de Trump espera que los dos republicanos en el panel estatal de cuatro miembros forzarán un punto muerto de 2 a 2. La presidenta del Comité Nacional Republicano, Ronna McDonnell, y el Partido Republicano estatal apelaron a la junta para posponer la acción durante dos semanas, lo que la acercaría peligrosamente a la fecha límite del 8 de diciembre para certificar los 16 votos de Michigan en el Colegio Electoral.

Durante este período, se aplicaría más presión a los líderes de la legislatura estatal controlada por los republicanos para nominar una lista de electores pro-Trump, que reemplazaría a la lista de Biden elegida por los votantes. Trump se reunió con los líderes legislativos del estado de Michigan el viernes, pero hasta ahora no ha ganado su apoyo para esta maniobra descaradamente inconstitucional y antidemocrática.

En un tuit el sábado por la noche, Trump abrazó abiertamente esta estratagema. "Con suerte", escribió, "los Tribunales y/o Legislaturas tendrán el VALOR de hacer lo que sea necesario para mantener la integridad de nuestras Elecciones y de los propios Estados Unidos de América".

Pero el conservador Detroit News publicó un editorial en el que pedía a la Junta de Encuestadores del Estado que certificara la victoria de Biden y solo 75 partidarios de Trump asistieron a un mitin en el Capitolio estatal el sábado.

En los otros cuatro estados donde Trump busca revertir la victoria de Biden en las urnas, los movimientos legales y políticos parecen haber fracasado.

En Georgia, un recuento manual concluyó el viernes con la certificación de una victoria de Biden por un margen estrecho pero significativo, 12.670 votos. El secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, y el gobernador de Georgia, Brian Kemp, tanto republicanos como leales a Trump, aprobaron el recuento de votos como un reflejo de la voluntad de los votantes, certificando los 16 votos electorales del estado para Biden. La campaña de Trump solicitó inmediatamente un segundo recuento, que se llevará a cabo a expensas del estado.

En Wisconsin, los recuentos comenzaron en el condado de Dane (Madison) y el condado de Milwaukee, los dos condados más poblados y demócratas del estado. La campaña de Trump, que pagó los recuentos, trató de atascar el proceso objetando individualmente cada votación por correo, la gran mayoría de las emitidas. Los funcionarios electorales locales decidieron registrar un desafío general a todas las papeletas para completar la revisión a tiempo para la fecha límite de certificación del estado del 1 de diciembre. Biden ganó Wisconsin por más de 20.000 votos.

En Arizona, la Junta de Supervisores controlada por los republicanos en el condado de Maricopa, donde viven dos tercios de la población del estado, votó unánimemente el viernes para certificar los resultados de las elecciones del condado después de que todos los desafíos legales de Trump fueran rechazados por los tribunales. Biden ganó el estado por poco más de 10.000 votos, gracias en parte a una mayoría de 40.000 votos en el condado de Maricopa.

"Es hora de reducir la retórica, las conspiraciones y las afirmaciones falsas", dijo Clint Hickman, presidente de la junta republicana. "En una democracia libre, las elecciones hacen que el candidato de algunas personas pierda". Los resultados del condado van a la secretaria de Estado Katie Hobbs, demócrata, quien los certificará el 30 de noviembre y otorgará los 11 votos electorales de Arizona a Biden.

En Nevada, todos los condados completaron el escrutinio de sus votos la semana pasada y enviaron los resultados a la secretaria de Estado Barbara Cegavske, una republicana. De acuerdo con la ley estatal, la Corte Suprema de Nevada escrutará la votación el martes 24 de noviembre y el gobernador Steve Sisolak emitirá una proclamación otorgando los seis votos electorales del estado a Biden. Luego, Trump puede buscar un recuento, pero Biden ganó Nevada por más de 33.000 votos.

La decisión de la corte de Pensilvania tuvo un impacto político significativo. El senador Pat Toomey declaró que Trump había agotado todos los desafíos legales plausibles y ahora debería aceptar el resultado de las elecciones. Dijo: “Felicito al presidente electo Biden ya la vicepresidenta electa Kamala Harris por su victoria. Ambos son servidores públicos dedicados y estaré orando por ellos y por nuestro país”.

Si bien tales declaraciones generalmente se hacen a las pocas horas de un resultado de las elecciones de EE. UU., la gran mayoría de los senadores, representantes y gobernadores republicanos no han admitido públicamente que Biden es el ganador de las elecciones presidenciales y que se les debe otorgar el estatus de presidente electo, con acceso a los recursos federales para su transición.

Con el anuncio durante el fin de semana de que el senador Rick Scott de Florida y la senadora Kelly Loeffler de Georgia contrajeron COVID-19, más senadores republicanos han reconocido dar positivo por coronavirus (ocho) de los que han reconocido a Biden como presidente electo (siete).

La crítica más contundente a Trump desde el Washington oficial provino del senador Mitt Romney, el candidato presidencial republicano de 2012, quien denunció al presidente por "presionar abiertamente a los funcionarios estatales y locales para subvertir la voluntad del pueblo". Declaró: "Es difícil imaginar una acción peor y más antidemocrática por parte de un presidente estadounidense en funciones".

Las palabras de Romney fueron mucho más allá de lo dicho por el presidente electo Biden o cualquier otro demócrata destacado. La política del Partido Demócrata es minimizar la importancia de la negativa de Trump a ceder y encubrir los peligros para los derechos democráticos. Temen que el intento de golpe de Trump pueda provocar un aumento masivo entre los trabajadores y la juventud que amenazaría no solo a la camarilla de Trump, sino al sistema capitalista en su conjunto.

La Casa Blanca y la campaña de Trump están claramente en una profunda crisis, y no solo políticamente. Trump anunció que su hijo, Donald Trump Jr., había dado positivo por COVID-19. Trump Jr., con su característica arrogancia fascista, dijo que utilizaría el período de cuarentena para limpiar sus armas.

El hijo de Giuliani, Andrew, que trabaja en la Casa Blanca, también dio positivo por COVID-19. Como resultado, Giuliani no asistió a la reunión del viernes de Trump con la delegación de legisladores de Michigan.

El domingo por la noche llegó el anuncio de que el abogado Sidney Powell, quien hizo los cargos más incendiarios en una conferencia de prensa de la campaña de Trump el jueves, alegando una conspiración chino-venezolana para subvertir las elecciones de Estados Unidos, ya no estaba trabajando para la campaña de Trump.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 22 de noviembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

Reorganización del Pentágono busca facilitar golpe de Trump
[23 noviembre 2020]

La pandemia y los complots de Trump
[17 noviembre 2020]