A medida que aumenta el número de muertes por la pandemia, los gobiernos retrasan la administración de la segunda dosis de la vacuna

por Benjamin Mateus
8 enero 2021

Casi 1,9 millones de personas en todo el mundo han perecido hasta ahora en la pandemia de coronavirus. Desde principios de diciembre, se ha registrado un promedio de siete días de unos 600.000 nuevos casos diarios en todo el mundo, con pocas pruebas de que la actual oleada invernal haya disminuido.

Estados Unidos son el epicentro mundial de la pandemia. El martes se registraron 3.738 muertes en un solo día, y otros 233.513 nuevos casos hicieron que los ingresos hospitalarios por COVID-19 alcanzaran un nuevo récord de 131.215 en un solo día. La tasa de mortalidad de los casos ronda el 1,6 por ciento. Pero con las infecciones al ritmo actual, el número de muertes será inevitablemente aún más espantoso.

Enfermeras y médicos en una unidad COVID-19 en Texas [Crédito: Miguel Gutiérrez Jr.]

En el condado de Los Ángeles, la Agencia de Servicios Médicos de Emergencia del condado ha emitido un memorando en el que se afirma que "con efecto inmediato, debido al grave impacto de la pandemia de COVID-19 en los servicios médicos de emergencia y en los hospitales receptores del 911, los pacientes adultos que sufran un paro cardíaco extrahospitalario, traumático y no traumático, no serán transportados [si] no se logra el retorno de la circulación espontánea en el campo".

En resumen, si después de 20 minutos de intentos de resucitar a un paciente, éste no respira espontáneamente, no será transportado a un hospital.

La supervisora del condado de Los Ángeles, Hilda Solis, dijo a la CNN: "Los hospitales están declarando desastres internos y tienen que abrir gimnasios de iglesia para servir como unidades hospitalarias. Nuestros trabajadores de la salud están física y mentalmente exhaustos y enfermos".

Se prevé que la crisis sanitaria en la nación se hará aún más catastrófica. Ha habido 365.859 muertes en los EE.UU. desde que se informó la primera muerte en febrero del año pasado. Según el Instituto de Métrica y Evaluación de la Salud (IHME) de la Universidad de Washington, el número de muertes será de alrededor de 502.600 para el 4 de febrero. El IHME espera que otras 135.000 personas mueran en las próximas cuatro semanas, un promedio de 4.800 muertes al día.

A pesar de estas nefastas estadísticas, los gobiernos estatales y locales de todo el país están obligando a los maestros a volver a las aulas y prometiendo falsamente un entorno seguro para los estudiantes y los educadores.

Los gobiernos de todo el mundo se niegan a promulgar las medidas de salud pública de amplia base —el cierre de todas las escuelas y empresas no esenciales, con plena protección de los ingresos de los trabajadores y las pequeñas empresas— que se requieren para contener la pandemia y salvar vidas. Ante la consiguiente explosión de infecciones y muertes, algunos países están adoptando medidas para extender la administración de las vacunas COVID-19, que son escasas y están mal organizadas, retrasando la segunda dosis del régimen de dos dosis. Su posición es que vacunar parcialmente a más personas más rápidamente salvará más vidas que ofrecer a menos personas el régimen completo.

Tanto en el Reino Unido como en los Estados Unidos, los funcionarios de salud pública y los científicos han afirmado que la vacuna de ARNm de Pfizer-BioNTech ofrece una eficacia notable, superior al 90 por ciento después del duodécimo día después de la inoculación, con una sola dosis.

La segunda dosis de la vacuna de AstraZeneca, que fue lanzada esta semana en el Reino Unido, será administrada 12 semanas después de la primera. El Wall Street Journal escribió: "Un portavoz de AstraZeneca dijo que el consejo de dosificación del regulador del Reino Unido estaba 'respaldado por fuertes evidencias', incluyendo la eliminación de las hospitalizaciones por COVID-19 con una sola dosis. La vacuna tuvo una eficacia de alrededor del 70 por ciento a las tres semanas después de la primera dosis y alargando el tiempo de la segunda dosis, dijo el regulador".

Las pruebas de estas afirmaciones aún están por presentarse.

Según un comentario publicado en la revista Lancet sobre la eficacia de la vacuna COVID-19 de Oxford-AstraZeneca, el régimen de dos dosis administrado con tres o cuatro semanas de diferencia mostró una eficacia del 70,4 por ciento 14 días después de la segunda dosis. La media dosis seguida por el régimen de dosis completa había mostrado un 90 por ciento de eficacia, que se está evaluando más a fondo en los ensayos. Las dos dosis estándar administradas con tres o cuatro semanas de diferencia proporcionaron sólo un 62 por ciento de eficacia contra la infección por COVID-19.

No se explica por qué de repente una sola dosis estándar de la vacuna debería generar una tasa de eficacia tan alta.

Pfizer ha dejado constancia de que su vacuna no ha sido evaluada por retrasos en la administración de la segunda dosis. El citado 95 por ciento de eficacia se desarrolla sólo 12 días después de la segunda dosis. "No hay datos que demuestren que la protección después de la primera dosis se mantiene después de 21 días", declaró la compañía. Un estudio del New England Journal of Medicine publicado la semana pasada encontró sólo un 50 por ciento de eficacia después de una dosis de la vacuna de Pfizer.

En la reunión informativa para la prensa de la Organización Mundial de la Salud del 5 de enero en Ginebra, el Dr. Alejandro Cravioto del Grupo Asesor Estratégico de Expertos en Inmunización (SAGE) explicó que sólo bajo "circunstancias excepcionales" se debe administrar la segunda dosis de la vacuna ARNm de Pfizer-BioNTech semanas después de la segunda dosis programada.

El Dr. Joachim Homback, secretario ejecutivo del SAGE, aclaró estas observaciones, afirmando que estas recomendaciones se basaban en datos clínicos limitados sobre un retraso en la segunda dosis de unas seis semanas. A los pacientes de la fase tres de los ensayos clínicos de Pfizer se les dio la dosis en el rango de 19 a 42 días, aunque la mayoría la recibió en un plazo de 19 a 28 días. Los científicos han afirmado enfáticamente que faltan pruebas que apoyen un retraso en la segunda dosis de estas vacunas más allá de la recomendación de seis semanas.

En cuanto a la vacuna Moderna, que muy probablemente recibirá muy pronto una autorización de uso de emergencia por parte de la UE, Moncef Slauoi, asesor jefe del programa de vacunas de la Operación Warp Speed de los Estados Unidos, declaró esta semana que los funcionarios federales estaban considerando reducir las dosis a la mitad para superar los cuellos de botella en la producción y la distribución. Sin embargo, una portavoz de la empresa Moderna dijo al Wall Street Journal que su ensayo de vacuna y la autorización de uso de emergencia estaban "vinculados a dos inyecciones de su vacuna con un mes de diferencia... no pudo comentar sobre las discusiones reglamentarias que implican otras opciones de dosificación".

En el caso de la vacuna de Moderna, el autor de otro estudio del New England Journal of Medicine, publicado el 30 de diciembre, Lindsey R. Baden, MD, del Hospital Brigham y de Mujeres de Boston, informó que un análisis secundario demostró una eficacia del 95,2 por ciento 14 días después de la primera inyección de la vacuna. Sin embargo, este no fue el protocolo del ensayo y sigue siendo especulativo, por lo que se requieren estudios adicionales para confirmar dicho régimen de una sola dosis.

Los atajos son a menudo reacciones reaccionarias y los científicos no son menos inmunes a ellos que los políticos y los jefes de estado. En el caso que nos ocupa, son una respuesta a la crisis social cada vez mayor que surge de la negativa de los gobiernos, todos ellos controlados por las élites capitalistas, a adoptar las medidas necesarias para proteger y atender a la población en general. Los intentos de apartarse de la ciencia en que se basan los ensayos de vacunas sólo infundirán más desconfianza en el público y crearán crisis nuevas e imprevistas.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 6 de enero de 2021)

 

El autor también recomienda:

COVID-19: Vacunación global obstaculizada por el nacionalismo y la elevación de ganancias
[5 enero 2020]

Continúa el fiasco de la distribución de vacunas en los Estados Unidos
[31 diciembre 2020]

Los esfuerzos de vacunación contra COVID-19 en los Estados Unidos están demostrando ser una masiva debacle
[7 enero 2020]